“La educación no se hace construyendo muchos edificios y mejorando muchas escuelas”: Néstor Hincapié

Néstor Hincapié
Néstor Hincapié Vargas, Rector de la Universidad de Medellín

La educación de calidad es una de las principales apuestas que hay en la actualidad en Colombia, para hablar sobre este tema 360 entrevistó a Néstor Hincapié Vargas, Rector de la Universidad de Medellín, quién nos dio su opinión sobre la situación de la educación en Antioquia y Colombia.


Por: Luis Enrique Castro.

La Universidad de Medellín ofrecerá un nuevo pregrado en Ciencias Políticas y tiene una nueva Facultad de Diseño ¿Cuál es el objetivo de estas nuevas propuestas y porque esta apuesta?

Nosotros pensamos que nos debemos vincular más con la comunidad y lo podemos hacer a través de la Facultad de Diseño. En Medellín no existen estudios de diseño de espacios y diseño de productos, pero sí existe el diseño textil, en algunas otras instituciones. Pensamos que Medellín tiene una vocación textilera, a pesar del decaimiento que ha tenido, pero hay sigue Coltejer, Fabricato y otras empresas, a pesar del receso que han tenido, siguen funcionando y Medellín sigue siendo el foco del diseño en Colombia.

Creemos que ampliando la gama del diseño, nosotros estamos vinculándonos más a la comunidad y ofreciendo otras oportunidades que no existen en la ciudad, que si quieren, tienen que salir a otra parte a estudiarlo. Seguir innovando, esa es la idea de nuestra Universidad.

El pregrado en Ciencias Políticas. Esta universidad fue fundada en el año de 1950 por el partido liberal, es una vocación política, como la tienen las otras universidades, lo que pasa es que ellas no son tan agresivas en ese sentido, pero nosotros sí y pensamos que con la vocación de la Universidad, el programa de Ciencias Políticas es bien importante. Preparamos igualmente profesionales para el país en que vivimos, que es un país político, tenemos que prepararnos para que realmente le aporte a la política en el buen sentido de este país.

Hace poco abrieron una nueva sede de la Universidad en Bogotá ¿Cómo va este proyecto?

Arrancando, inicialmente con el funcionamiento de algunos posgrados y abriendo inscripciones para derecho. Bogotá es una plaza muy dura, porque hay mucho garaje y mucha oferta muy barata. Nosotros no podemos competir con los garajes, vamos a competir con los grandes, los buenos.

¿Esto forma parte de su estrategia para descentralizar la educación y abrir nuevas sedes en todo el país?

Esta es la primera, afortunadamente tenemos una muy buena sede. Pensamos que en un futuro a muy corto tiempo, debemos abrir una sede en el Eje Cafetero, porque aquí hay mucho estudiante que viene de allá, sobre todo de Manizales y Quindío, yo creo que podríamos poner una sede en Pereira que es todo el Eje Cafetero y resultaría atractiva para estudiantes de Manizales, Quindío y Risaralda.

Mirando un poco el balance en este 2016 ¿Qué deja este año a la Universidad de Medellín?

Un cúmulo de satisfacciones, hace poco me estaban comentando que nos dieron una nueva patente y tenemos ocho en proceso en la Superintendencia de Patentes. Es una universidad que todos los días se re acredita más, sin necesidad de que nos vengan a visitar del Ministerio de Educación y estamos consolidando a todos nuestros profesores de tiempo completo, requisito para la re acreditación.

Nosotros estamos acreditados y re acreditados hasta el año 2019, pero eso no quita que seguimos mejorando cada día; tenemos 70 especializaciones, 48 maestrías, 5 doctorados. Trabajamos constantemente y a veces pecamos por ser de bajo perfil.

¿Cómo apoya a la universidad a su egresado? ¿Cómo es la visibilidad del egresado en el mundo laboral?

Néstor HincapiéTenemos una oficina especial para los egresados y somos la única universidad que tiene vínculos directos con sus egresados, tal vez no lo sabe la gente, pero esta universidad es de nosotros los egresados; por disposición estatutaria que los fundadores establecieron que desaparecidos ellos la universidad pasaba, como fundación que es, a manos de los egresados titulados de la universidad.

Cuando egresamos nos convertimos en dueños de la universidad, es un modelo que no tiene ninguna otra universidad en el país y por eso tenemos que fomentar un sentido de pertenencia, y creamos la casa del egresado.

Es la única que tiene una casa especialmente dedicada a nosotros los egresados, donde tienen restaurante, piscina, zonas húmedas y buen parqueadero. En este momento, estamos terminando de construir unas habitaciones para recibir a nuestros profesores que vienen de afuera, de otra ciudad o de fuera del país, los vamos a atender aquí al interior de nuestra universidad.

Hablando del tema de los egresados ¿Cuál es el impacto cuando una persona busca empleo y es egresado de la universidad de Medellín?

Es un impacto muy positivo, no es sino mirar nuestros egresados, miremos el Éxito y Sura, todos son egresados nuestros y hay muchos en puestos muy importantes que nos honran, como: magistrados, en altos tribunales de Medellín, Corte Constitucional, Corte Suprema de Justicia, en los tribunales de Medellín y de Antioquia la mayoría son nuestros.

Además, el 80% de los notarios de aquí son egresados de esta universidad, es decir, nosotros tenemos una cantidad de egresados bien importantes que nos hacen sentir  muy orgullosos.

¿Qué le espera a la Universidad de Medellín el próximo año? ¿Cuáles son los proyectos y planes para el 2017?

Consolidar los nuevos programas que estamos implementando y mirar que nuevas opciones tenemos a nivel de pregrados y de maestrías, ese es nuestro afán, porque se nos aproxima el año 2019 y tenemos que sacar la re acreditación por segunda vez.

Para usted ¿Cómo está la educación actual en Colombia? ¿Cuáles son sus fortalezas y que le hace falta?

La gran dificultad es la presencia de un muchacho, cuando llega a la universidad, fuera de ser rector, cumplí 40 años como docente de la Facultad de Derecho y tuve la oportunidad de recibir a muchos estudiantes, porque dictaba clase en primero y segundo. Entonces, uno encuentra las debilidades del muchacho que viene de su bachillerato, no sabe leer y menos sumar o restar.

“Me parece a mí, que la educación no se hace construyendo muchos edificios y mejorando muchas escuelas, sino mejorando la calidad de los maestros”: Néstor Hincapié.

Uno logra notar la gran falencia que hay en la educación secundaria y la recibimos en la universitaria, y es difícil. Me parece a mí, que la educación no se hace construyendo muchos edificios y mejorando muchas escuelas, sino mejorando la calidad de los maestros. Hay gente que habla de la educación y construcciones, edificios, parques y no, yo pienso que la mayor fortaleza que debe tener la educación es la capacitación que puedan tener sus profesores, que muchos de ellos han perdido ese título que uno antes les daba de maestro.

Rector, hay una resistencia de los profesores a ser evaluados, eso, hace unos años desencadenó unas protestas en el país ¿Qué opina de esto?

Me parece que es necesaria la evaluación, no como una amenaza, se debe quitar este término del que no gana lo echan. El profesor si debe ser evaluado como forma de mejorar el proceso, como tal, de la educación como un todo. Es bueno que se evalúe, siempre habrá resistencias, porque la mística de antes ya no existe y eso es lo que uno percibe, cuando llegan muchachos a la universidad.

Ahorita usted mencionaba las universidades de garaje, que están emergiendo mucho ahorita ¿Qué lectura puede usted hacer de ese fenómeno, afecta a las universidades que ya tienen una reputación establecida? ¿Cómo se ha combatido?

El Ministerio ha sido muy laxo en ese sentido, sobre todo en el área de derecho es vergonzoso lo que está ocurriendo, se están formando abogados de fines de semana, y me parece que afecta la profesión y la credibilidad de los abogados. La credibilidad del Gobierno está en un nivel de tolerancia extremo, que raya en el despropósito.

Nuestra Facultad de Derecho sigue siendo un programa que es el único y que tiene 2 doctorados en el país, no nos da temor de eso. Aquí viene, el que quiere ser buen abogado, a otros lados van los que necesitan un título para metérselo debajo del brazo.

Es un despropósito y un nivel de negligencia del Ministerio intolerable, que se vaya comercializando la profesión de abogado, porque eso se convierte en negocios de tipo particular y la educación no puede ser un negocio en sí, la educación tiene que ser algo que realmente pretenda convertir a los que estudian en profesionales que puedan servir a este país.

¿Cómo ve al departamento de Antioquia y la ciudad hoy en día?

Muy regular, es que los resultados nos muestran, yo creo que eso no se puede tomar en forma negativa, debe ser en forma positiva para ver que se puede mejorar, ojala entiendan que la educación se mejora no construyendo edificios, ni parques, sino mejorando las calidades de las personas que enseñan.

Actualmente con las nuevas tecnologías y tendencias, se rompen paradigmas en la educación ¿En su opinión entre educación virtual y presencial, cuál es mejor?

Siempre he pensado que la prespecialidad no se va a agotar, cuando hablan de universidades virtuales, uno ve a Europa que es un continente viejo y allá es la prespecialidad. La virtualidad es un complemento importante en el tema de los posgrados, porque se le puede dar opciones a las personas que no tienen las posibilidades o capacidades de llegar a una universidad de forma presencial, en pregrados siempre es mejor lo presencial, porque a veces la virtualidad carece de cierta seriedad y eso es malo, por eso hablo de la seriedad en la virtualidad.

En Colombia se está viviendo un fenómeno enfocado a los jóvenes, que se desmotivan al llegar a la parte productiva por la falta de ofertas de empleabilidad ¿Cómo podemos mirar este fenómeno?

Eso ha sucedido toda la vida y en todo el mundo, porque el  ámbito laboral no logra absorber a todo el mundo, en especial, porque el que egresa de una universidad acreditada tiene que competir con el profesional que sale de otras universidades y se entrega por cualquier salario. Esa es una competencia grande, no es lo mismo un diploma de una universidad acreditada que un diploma de universidad que no lo es, entonces, el empleador escoge cual le conviene más, algunos escogen al mejor que se presume está mejor preparado y otros escogen el de menor salario.

La lectura del país fue de un año movido en temas de paz, políticos y económicos ¿Cómo recibe usted este balance que deja el país en el 2016?

El balance del país es muy regular, porque tiene que hacerse en términos económicos, en política todo pasa, pero económicamente el país ha tenido muchos tropiezos en lo que vamos a conseguir como balance económico de Colombia.

Un nivel de inflación muy alto, hacía muchos años no se veía un nivel tan alto, año muy sorpresivo y movido políticamente, el plebiscito fue una gran sorpresa para todo el mundo, incluso los del NO, porque nunca pensaron que iban a ganar.

Esto da la oportunidad de mejorar un poquito el posible arreglo que se haga con las Farc, hay puntos donde ellos no van a ceder: la justicia transicional y la participación política. A mí personalmente la participación política me parece que es necesaria y es del arreglo, si los traemos aquí, pues démosle participación política, ellos no van a ser presidentes de la república como dice el doctor Uribe, no, este país no va a llegar hasta allá y lo de la justicia transicional hay algunos puntos que si se deben tocar, como la temporalidad de la firma, los jueces nacionales e internacionales, pero son cosas que se pueden mirar y llegar a mejorar.

Comments

comments