Los conservadores antioqueños que buscarán Congreso en el 2018

Confidenciales 360.


Los movimientos de los partidos políticos más tradicionales siguen aumentando a medida que se aproxima el gran banderazo de inicio para los comicios electorales de 2018 que buscará, en teoría, renovar el Congreso de Colombia.

Por Antioquia las cosas no están fáciles. Varios analistas y políticos coinciden en el difícil momento que atraviesan las instituciones, entre ellas el Congreso, ante la opinión pública. Cómo su legitimidad es casi nula, cómo las personas están más que cansadas con la política tradicional y como resultado de esto cuáles pueden ser los efectos de votaciones disruptivas, de figuras que signifiquen probablemente nuevos cambios en la política y orden público colombiano.

El partido Conservador es uno de los que tiene más difícil su elección el próximo año. Ya está más que sobre diagnosticado el problema del partido, que es la ausencia de líderes, la falta de coherencia, de conexión con su electorado, con las bases. Esa reforma tributaria que fue aprobada y que fue votada por todos los conservadores entre otras decisiones que no han caído para nada bien, en quienes aún confiaban o confían en la ideología conservadora que se ha maltratado desde los postulados de Caro y Ospina.

Las fórmulas que se van a presentar son las siguientes: al Senado de la República irán Juan Diego Gómez en fórmula con Nicolás Albeiro Echeverry Alvarán. Los dos están actualmente en el Congreso. Echeverry llegó hace tres años a ese cuerpo colegiado en alianza con el equipo de Itagüí de la senadora Nidia Marcela Osorio y de Carlos Andrés Trujillo, pero ahora ha partido cobijas y ha llegado a donde Juan Diego Gómez a reforzar la estructura debido a que personas como Orfa Nelly Henao y César Eugenio Martínez han salido de este grupo político; este último ya está en las listas del Centro Democrático a la Cámara de Representantes.

Juan Diego Gómez buscará mantener una votación de por lo menos 65 000 votos que le permita llegar al Senado, mientras Alvarán busca alcanzar la cifra de unos 45 000 votos. Otra fórmula es la de Carlos Andrés Trujillo y Nidia Marcela Osorio, equipo netamente del sur del Valle de Aburrá. Algunos han criticado esta alianza por significar un aparente cero más cero, no están sumando a nadie nuevo que tenga una fuerza electoral y esto genera dudas porque realmente para llegar al Senado se requiere de una fuerza que tenga unos tentáculos por fuera del departamento antioqueño, y es que realmente los votos de Nidia Marcela Osorio y Carlos Andrés Trujillo son los mismos; de ahí a que no se comprenda cómo van a lograr que 70 000 votos vayan para los dos candidatos si siempre han contado con una base aproximada de 40 000 votos.

La última fórmula es la de la senadora Olga Suárez Mira, quien buscará repetir curul en alianza con su tradicional compañero Germán Blanco, y esta vez en alianza con Horacio Gallón, quien se fue del equipo de Itagüí y ha logrado algunos acuerdos programáticos con el bloque político del norte de Antioquia.

Así pues se van configurando estas fuerzas. Las cifras están claras. Para el Senado se requeriría como mínimo 65 000 votos y para Cámara mínimamente 42 000. En las probabilidades de la política se maneja que cualquiera de estas tres fórmulas tiene que hacer esfuerzos sobre humanos para lograr repetir Congreso, pues las listas de Centro Democrático siempre han perjudicado a la colectividad azul; por lo que le convendría al partido Conservador tener un buen desempeño en la escogencia de un candidato a la Presidencia que pueda significar por lo menos un empuje de legitimidad y de reconocimiento.

Comments

comments