Santos pide reconciliación pero los mensajes son otros

Foto: Cortesía

Confidenciales 360.


Creería la inmensa mayoría de las personas que el presidente Juan Manuel Santos tiene las mejores intenciones de hacer las paces con el expresidente Uribe, algo que sería muy benéfico para el país. Esto ayudaría a mermar tanta polarización, y fuera de eso serviría como aliciente para un debate político mucho más sano en el 2018.

Lo cierto es que el mismo expresidente Uribe ha dicho a su círculo más cercano que no entiende cómo Santos habla de reconciliación cuando por otro lado hay una clase de mensajes que nada tienen que ver con algún intento de reconciliación. Ha pasado en el caso de Odebrecht, en menciones a sucesos del anterior gobierno, en puyas de sus más cercanos colaboradores y estos no son entendidos como mensajes de paz sino como mensajes de guerra.

El presidente Juan Manuel Santos debería ordenar un cese unilateral del fuego contra el expresidente Uribe y empezar a tratar de reorganizar canales de comunicación sanos, coherentes y respetuosos para no volverse el mejor amigo del expresidente Uribe o viceversa, sino para demostrarle al país que quieren hacer una política mucho más sana en el escenario del debate público y no en la pelea personal de lo que se hizo o se dejó hacer.

El país se los agradecería, sobre todo en momentos en donde es realmente importante tomar buenas decisiones. De igual manera, y en aras de un equilibrio, el expresidente Uribe también debería ordenar a sus miles de seguidores en redes sociales le bajen al tono, se limiten al debate político, se suscriban al escrutinio del actuar de la administración y cesen ataques personales contra su familia, todo esto para propiciar un ambiente mucho más sano y positivo, que al fin y al cabo no le quitaría nada a nadie, por el contrario, le daría mucha altura a los dos y le traería un momento de paz al ambiente político colombiano.

Comments

comments