$8,5 billones que podían ser invertidos en construcción de vivienda se quedaron en Reficar.

Reficar, el escándalo económico del siglo en Colombia comienza a mostrar datos que dejan ver la millonaria cifra de irregularidades en la contratación; así lo reveló después de una ardua investigación la Contraloría General de la Nación.


Por: John E. Arango Ocampo.

Twitter: @JohnArango27

Casi un año después de que el país conoció el sobrecosto multitudinario de la Refinería de Cartagena -Reficar-, la Contraloría General de la Nación en cabeza de Edgardo Maya Villazón anunció el resultado de un informe que confirma lo que ya se veía venir; el equipo de investigadores estuvo durante 10 meses observando el estado de las obras y contratos que le han dejado al país un fallo fiscal de grandes proporciones.

Durante la supervisión los investigadores estudiaron 177 contratos, 121 de ellos de la firma constructora CB&I y 56 de Reficr, que suman 1.730 millones de dólares. Para la Contraloría el daño fiscal de la refinería es de 2.879 millones de dólares, es decir de 8.5 millones de pesos, un valor 4 seis veces mayor al fallo fiscal de Saludcoop.  «El proceso de construcción no se realizó dentro de las buenas prácticas» señaló Edgardo Maya este martes y además indicó que el proyecto, el cual fue iniciado sin tener los diseños, debía ser terminado en 2013 fue entregado en 2017, 27 meses después.

Algunos de los datos más escandalosos  es el papo de 21 millones de pesos que asumió Reficar por llamadas telefónicas y servicios de minibar; así mismo se dio cuenta del pago de 364 millones de dólares por el incremento en las horas de trabajo, las cuales no tenían justificación alguna, muchas de estas horas según el informe fueron hechas en Holanda y Egipto. Otro dato que llamó la atención de la Contraloría fue el pago de 6.313 millones de pesos para las mejoras de la planta procesadora que habría quedado mal construida, valor que no debía asumir Reficar sino la firma CB&I.

También se evidenciaron sobrecostos en algunas contrataciones, por ejemplo el contrato de andamios que costaba en un principio 23 millones de dólares, terminó costando 161 millones de dólares, un incremento de más del 675%, así mismo Reficar pagó 37.855 millones de pesos por unas grupas que no fueron utilizadas.

El contralor señaló que 9 de cada 10 contratos tenían errores y así mismo reveló otra cifra que deja a cualquiera con la boca abierta, “con el presunto daño fiscal se hubiera podido becar durante dos siglos a los 22.000 estudiantes que actualmente tiene el Programa Ser Pilo Paga», subrayó  Maya Villazón; así mismo el ente de control informó que en enero iniciará una nueva inspección en le refinería donde se espera encontrar más datos que revelen la cuantía real del fallo fiscal.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar