“A la universidad están llegando jóvenes mal preparados”, Néstor Hincapié

Foto: 360 Radio

El rector de la Universidad de Medellín expresó su preocupación con respecto a lo mal preparados que están llegando algunos estudiantes a su universidad. Aclaró que es su percepción como docente de la misma institución.


Revista 360: ¿Cómo evalúa usted la actual situación del sistema educativo en Colombia, teniendo en cuenta el nuevo Gobierno y las constantes protestas que se dan por parte de estudiantes?

Néstor Hincapié: Algunas decisiones del nuevo Gobierno han tomado por sorpresa al campo de la educación, sobre todo con la terminación del programa ‘Ser Pilo Paga’ y la modificación que están exponiendo en el Gobierno, donde solamente se habla de universidad pública y no se habla de universidades privadas para que nosotros subsidiemos, cuando esta cumple la misma función de la universidad pública.

Lo hace con cierto nivel de garantías que tal vez no tiene la universidad pública, y no se ha hablado de la capacidad que tienen estas para recibir a los estudiantes. Se sigue hablando de que la universidad pública estaba molesta porque los pilos no iban a ese tipo de universidad sino a la privada, pero no han hablado sobre que la universidad pública tiene sus limitaciones en cuanto a capacidad para recibir estudiantes.

Se debe hablar es de la ampliación de las universidades públicas con el fin de que pueda recibir a los pilos, y no que tengan que ir a buscar universidad privada para continuar sus estudios.

Las manifestaciones fueron establecidas con la aquiescencia de los rectores de las universidades públicas, quienes utilizaron a los estudiantes para obtener a lo que legítimamente tienen derecho: recursos. Aunque el Estado no puede seguir dando recursos que no tiene.

Con todo respeto por el presidente Duque y la señora ministra Angulo, me parece que empezaron a trompicones en el campo de la educación.

360: ¿Cómo se administra bien una universidad?

N.H.: Manejar bien los recursos de una universidad es muy difícil. Tiene que existir una proporcionalidad en cuanto al manejo de esos recursos con destino a los diferentes estamentos que maneja una universidad: investigación, docencia, extensión, y depende también del énfasis en que la universidad quiera sobresalir.

La universidad pública ha tenido grandes problemas, los empleados de allí son oficiales y por lo tanto en algunas universidades hay demasiada estructura administrativa que no funciona. A nosotros no nos da un peso nadie. Tenemos que subsistir con las matrículas de los estudiantes y con lo que hacemos en extensión, lo que nos lleva a que seamos muy precavidos con el manejo de nuestros recursos; a las áreas que le asignamos deben producir. Si no producen, no se puede seguir haciendo ninguna inversión.

Los recursos públicos no son aprovechados como debería ser, en algunas ocasiones. Así de simple.

360: ¿Si se llega a dar el debate sobre una reforma a la educación cuáles cree que son los puntos que debe tener en cuenta el Gobierno y el sector de la academia?

N.H.: A la universidad están llegando muchachos mal preparados, sobre todo en el área de las matemáticas. Este es un problema cuando ellos llegan a una institución educativa superior. La comprensión de lectura de los muchachos es deprimente, no estoy hablando como rector de la Universidad de Medellín sino como profesor. Que un muchacho lea un artículo cinco veces para que entienda lo que está diciendo, es muy complejo.

Lo anterior lo lleva a uno a pensar: ¿Cuando dicto la clase estará entendiendo? Pues si leyendo un artículo lo tienen que leer cinco veces… Son falencias que traen de los colegios, así de simple. Los traen aquí con un problema y nosotros no enseñamos a leer y escribir, presumimos que ya vienen leyendo bien, con los conocimientos básicos y nos estamos llevando una sorpresa grande.

Nadie le ha metido el diente a una reforma al menos en el aspecto administrativo de las universidades privadas y públicas, eso lleva a que en algunos momentos, unas instituciones que no son universidades aparezcan como tal, y eso lleva a la proliferación de una serie de instituciones que enseñan todo tipo de carreras sin que tengan las capacidades para hacerlo, y eso es admitido aquí, protegido, inclusive, por el Ministerio de Educación.

Las exigencias llevan más a una universidad que eventualmente pueda aparecer como privada o pública en determinado momento, y algunas instituciones pasan de agache, ahí, enseñando tonterías, sacando muchachos a los espacios laborales sin tener las capacidades para hacerlo. Todo eso es porque no ha habido una reglamentación en el Ministerio que fije las condiciones para que pueda existir una universidad.

360: La Universidad de Medellín se ha caracterizado por ser muy fuerte en el campo del derecho, y usted ha sido una eminencia en el tema. Este país hace años clama por una reforma a la justicia. ¿Cómo debe afrontar esta realidad el actual Gobierno Nacional?

N.H.: Hay demasiados intereses. En la justicia hay intereses que impiden algún tipo de reforma, lo cual no debería ser así. Además, se ha politizado la justicia. Antes mejoraba mucho la justicia cuando los poderes eran independientes, cuando no tenía nada que ver con el Legislativo ni con el Ejecutivo. Los magistrados son elegidos por el Congreso, otros por el presidente de la República, y eso no debería ser así.

Había un sistema en las cortes en donde los magistrados se encargaban de escoger a alguien que trabajara como ellos, sin cuestiones políticas. Ahora, primero hay que preguntar a qué partido político pertenecen.

360: ¿Cree que le hace falta a los gobiernos locales trabajar más de la mano con la universidad privada?

N.H.: La universidad privada es un complemento de la educación. A este tipo de universidad se le debe dar un trato igual al que se le da a la universidad pública: respetándola, porque se está irrespetando injustamente. Algunos dicen que el programa ‘Ser Pilo Paga’ se perdió porque los estudiantes solo elegían universidad privada. Muchos de los pilos iban a una universidad privada porque no encontraban cupo en la universidad pública. No se ha hablado de aumentar cupos en la universidad pública, y para ello debe haber una estructura administrativa y física, lo que no es fácil de hacer.

360: ¿Cómo está planeando la Universidad de Medellín los próximos tres años?

N.H.: En seguir investigando, innovando, produciendo. Ahora tenemos una cantidad de patentes que estamos sacando que le van a servir a la comunidad. Dichas patentes están en proceso de comercialización para que la gente las aproveche.

Hacia el futuro, pretendemos hacer una universidad con mucha y muy buena investigación e innovación. Hay que abrir las mentes. Que los profesores y los estudiantes entiendan que en el país y en el mundo todos los días hay cosas por inventar que le sirven a la gente.

360: ¿Y en Bogotá?

N.H.: Seguimos insistiendo. Es algo que nosotros sabemos que es lento. Tenemos una muy buena localización, buenos elementos, buenas instalaciones y todos los días vamos ganando unos espacios que al final mantendremos, y que nuestra intención no es ampliar mucho sino mantener.

Esta publicación hace parte de la tercera edición de la Revista 360, lacual puede encontrar en el siguiente enlace: https://issuu.com/revista_360/docs/revista_360_edicion_3-2