Alicia Arango aseguró que la presionaron para que nombrara nueva superintendente de Vigilancia y Seguridad

Fotografía: Kien y Ké

La ministra de Trabajo expresó su malestar y entregó explosivas declaraciones en las que dejó entrever que el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno, es quien está detrás para que se haga el nombramiento de Lucía Velázquez.


Por: Redacción 360 Radio

Una nueva tormenta al interior del Gobierno está por desatarse, y todo por las explosivas declaraciones de la ministra de Trabajo, Alicia Arango, quien aseguró que recibió presiones para que Lucía Velásquez fuera nombrada en el cargo de superintendente.

Cabe recordar que el presidente Iván Duque le quitó la potestad que Arango tenía de nombrar a la persona que asumiría este cargo, luego de que esta se negara a hacerlo.

“No quiero obstruir al presidente, no tengo derecho, ni más faltaba. Quién soy yo para obstruir al presidente. Pero lo que si tengo derecho es a expresar los motivos que tengo para no hacer equis o ye nombramiento”, dijo la ministra de Trabajo en entrevista con Blu Radio

Lo sorprendente de la entrevista fue cuando Arango aseguró que la hoja de vida de Lucía Velázquez le fue enviada por el exalcalde de Bogotá condenado y detenido por el carrusel de la contratación, Samuel Moreno.

“Cuando a mí me llegó esa hoja de vida, yo simplemente la guardé, pero cuando comienza a sonar ese nombre y lo publicaron y todo, fui a donde el presidente Duque y le dije que esa hoja de vida me había llegado impresa por parte de Samuel Moreno. El Presidente se quedó atónito, porque él no sabía eso, pero fui enfática en reiterarle que mientras yo sea ministra de Trabajo, jamás nombraría ese nombre”, dijo Arango.

Frente a estas afirmaciones surgen dos preguntas: La primera, ¿Por qué Samuel Moreno está exigiendo cuota de participación en el gobierno Duque? Y la segunda, ¿Por qué nombrar en este cargo a una persona que es muy cercana al presidente Santos, que fue ficha clave de su gobierno durante el plebiscito por la paz y pertenece al ala liberal?

Por otra parte, Alicia Arango sostuvo que la situación no ha sido fácil, pues recibió todo tipo de presiones por fuera del gobierno durante tres semanas para que hiciera ese nombramiento.

“Yo no tengo ningún problema con esa señora; ni la conozco, pero a mí simplemente no me gustó la forma en cómo me llegó esa hoja de vida y cosas de esa hoja de vida que no me gustaron”, expresó la Ministra.

Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, será quien tendrá que definir si nombra o no a Olga Lucía Velásquez.