“La protección y el respeto por la vida son la obsesión de mis gobiernos”: Aníbal Gaviria

Para el candidato a la gobernación de Antioquia se debe recuperar el hilo de una estrategia de seguridad. Gaviria recordó que en su gestión como alcalde de Medellín, los cuatro años seguidos, disminuyeron los homicidios, y en el año 2015 quedaron en la tasa más baja de los últimos 45 años.

360 Radio: ¿Cómo le ha ido en los recorridos por el departamento antioqueño y qué ha podido percibir?

Aníbal Gaviria: Las campañas son algo espectacular, si se toman bien. Es la posibilidad de estar en contacto con miles de personas, de recorrer los territorios y volver a los municipios. Hemos recorrido 80 de los 125 municipios de Antioquia. Nuestra meta es recorrerlos todos, hay otros candidatos que tal vez no van a determinado municipio porque, por ejemplo, es muy pequeño y con poca fuerza electoral. Yo siempre me he puesto la meta y la he cumplido de visitar todos los municipios del departamento porque tanto es Antioquia el municipio de Vigia del Fuerte, Murindó como Medellín o el área metropolitana.

Ha sido un recorrido apasionante, la gente ha sido muy grata. Hemos tenido manifestaciones desde unas 25 mil personas en Turbo y Apartadó, hasta manifestaciones de 500 o 600 personas en municipios más pequeños pero que tienen la misma representatividad desde el punto de vista porcentual de la población. Con esto se obtiene una primera radiografía directa en el territorio no solo en la conversación con los líderes, hemos hablado con candidatos a concejo, alcaldías, alcaldes y con eso uno va afinando ese mapa.

Hay temas que siguen estando en la agenda, como el de la conectividad física. Muchas carreteras secundarias no han sido pavimentadas, y las que sí lo están han sido muy abandonadas. Se ha avanzado en forma muy interesante y eso hay que reconocerlo porque se debe mirar lo bueno y lo que no es tan positivo. El programa de las vías terciarias con las placas huellas ha sido efectivo y que lo encontramos en muchos municipios. El tema de vivienda está muy relegado, ha habido muy poco mejoramiento en este aspecto desde lo rural…

360: Usted creó VIVA…

A.G.: Así es. En el gobierno de mi hermano (Guillermo Gaviria) y después en el nuestro se consolidó VIVA, la empresa de vivienda de los antioqueños, y ese es un primer aspecto que no tengo ninguna duda que vamos a reforzar; nos lo piden todas las comunidades tanto en las áreas rurales como urbanas. Hay que volver a poner a VIVA como un motor de la vivienda, y este tema es una escogencia estratégica porque con la construcción de estas hay una cantidad inmensa de generación de empleo. 

Los estudios técnicos corroboran que la vivienda es la inversión pública de más generación de empleo, más que las carreteras, acueductos y otras importantes infraestructuras físicas. Impacta el ahorro familiar porque las personas que están viviendo arrendadas tienen que pagar y eso no lo están ahorrando, quien está pagando su cuota está ahorrando en su propia vivienda; impacta la salud: los salubristas han dicho con mucha contundencia y claridad que es mejor construir buenas viviendas que hospitales porque lo uno previene la enfermedad y promociona la salud y lo otro atiende la enfermedad. La vivienda es dignidad, convivencia, ataca los fenómenos de violencia intrafamiliar desde la raíz. Vamos a apostarle con todo a la vivienda reactivando fuertemente VIVA, la empresa de vivienda de los antioqueños.

360: ¿Cómo volver verdaderamente rentable a la Gobernación de Antioquia para poder invertir en programas de agro, vivienda, infraestructura, entre otros?

A.G.: Hay que fortalecer, sin ningún lugar a dudas, la capacidad de los ingresos y del presupuesto directo de la Gobernación de Antioquia, y allí tendremos que avanzar en el fortalecimiento de la Fábrica de Licores de Antioquia. Cuando estuvimos en el gobierno lanzamos los productos y las campañas por lo menos de los últimos 20 años de la FLA. El aguardiente tapa azul lo lanzamos nosotros, y fue en estos años la tabla de salvación de dicha empresa. El ron ocho años y toda la estrategia de la araña fue lanzada por nosotros, como también la estrategia publicitaria de Pa’ las que sea y la del Anfitrión en el marco de la Feria de las Flores. Demostramos que administramos adecuadamente la FLA, ahora hay muchas nubes en el horizonte de esta pero nosotros vamos a mantenerla cien por ciento pública, contundentemente, y la vamos a potenciar tanto en lo nacional como en lo internacional.

El otro gran frente y más importante todavía es la dinamización de la economía antioqueña. No es solo centrarse en los recursos que pueda tener sino en como estos apuntan a dicha dinamización, y por eso yo he hablado del momento de Antioquia, pues es crucial; en este confluyen grandes obras de infraestructura que tenemos que aprovechar para que ese momento sea mucho más impactante en la economía, las cuales soñó por unos 50 años, como por ejemplo el Túnel de Oriente y el Túnel del Toyo. 

Todo lo anterior es una plataforma competitiva, que unida a un adecuado enfoque en términos de la cuarta revolución industrial nos va a permitir confluir esos elementos para un salto de la economía antioqueña, entonces estamos hablando de dos grandes frentes: el interno y directo de la Gobernación y además el de la economía antioqueña.

Lo otro que quiero resaltar, es que así el presupuesto de la Gobernación de Antioquia no sea del tamaño de la Alcaldía de Medellín, la Gobernación tiene la gran posibilidad de gestionar recursos a través de las alianzas con los 125 municipios y con la Nación, las alianzas público privadas, con un espectro supremamente amplio. Con gestión, creatividad y nuevas formas podemos tener unos recursos que si bien no van a ser boyantes, sí pueden ser importantes y suficientes para ese impacto que queremos dar en el territorio.

360: ¿Cómo piensa afrontar el problema de seguridad? 

A.G.: La protección y el respeto por la vida han sido siempre la obsesión número uno de mis gobiernos. Lo quiero decir muy claramente: con resultados, no con poses, no con fotografías ni Twitter; es con resultados reales. Yo pongo muy en duda los resultados actuales de las estrategias puestas en ejecución sobre todo en Medellín porque las capturas son unos de los indicadores más movibles, lo que no es movible son los homicidios, pues estos representan el más real y contundente de los indicadores de seguridad, y los homicidios muy desafortunadamente llevan cuatro años creciendo en Medellín y eso la gente no lo ha percibido porque se le ha manipulado a la opinión pública a través de una campaña publicitaria de cientos de miles de millones de pesos. 

Tenemos que recuperar el hilo de una estrategia de seguridad. En mi gobierno, los cuatro años seguidos, disminuyeron los homicidios, y en el año 2015 quedaron en la tasa más baja de los últimos 45 años, esos son resultados. Lo grave es que no son los homicidios: la información oficial que he recibido del Sistema para la Información, la Seguridad y la Convivencia de Medellín, SISC, es que de los diez delitos de alto impacto, nueve han subido en Medellín en los últimos cuatro años; vamos para atrás en materia de seguridad en términos reales, además porque la gente no sabe la realidad de las cifras, de los resultados y eso es porque la estrategia es equivocada: se centra en el show y no en los resultados y acciones, es una estrategia que se centra supuestamente, porque ni siquiera es real, en el ataque a las bandas criminales pero el resultado no se ve, porque si uno ataca dichas bandas y eso tiene un resultado, pues bajan los homicidios, secuestros y hurtos. Hay que atacar a las bandas criminales pero efectivamente, desarticualándolas, y para ello hay que atacar sus rentas.

En nuestro gobierno en Antioquia se produjo la disminución más alta de homicidios en esos cuatro años (2004-2007); en nuestro gobierno en Medellín igualmente. Ya hemos mostrado resultados. 

360: ¿Cómo mejorar las condiciones de vida, dignificar el trabajo de las zonas rurales, donde se encuentran los campesinos, pero también cómo aumentar las posibilidades que tienen los jóvenes de zonas rurales de acceder o continuar con estudios de educación superior?

A.G.: Quiero trabajar muy intensamente en equilibrar la ecuación de desarrollo urbano y desarrollo rural. Este último ha sido olvidado no solo de Antioquia y Colombia sino de la agenda global. Se habla mucho de este tipo de desarrollo, del medio ambiente, de las riquezas naturales pero la realidad es que apenas ahora empieza a tenerse una conciencia real de la importancia en el equilibrio global de un desarrollo y de una protección no solo de las riquezas ambientales y naturales de las áreas rurales, sino también de sus economías y de sus habitantes. A eso le voy a trabajar fuertemente.

Hay diferentes aspectos en ese sentido: hay que mejorar la conectividad física en las zonas rurales, no solo las grandes vías estratégicas de 4G sino también la conexión de estas con vías secundarias y terciarias, y con las motorutas; en cuanto a la conexión virtual, los territorios siguen estando con pésimas condiciones. Vamos a impulsar la universidad virtual, y para ello las personas tienen que tener la posibilidad de conectarse en los territorios y no la tiene. Esa universidad virtual tiene que combinarse con una presencia semipresencial de las instituciones de educación superior de la Gobernación de Antioquia, para que pueda combinarse la virtualidad con la presencialidad.

La vivienda en el campo en las zonas rurales es de una calidad pésima. No tiene la dignidad ni salubridad adecuada. Tenemos que cambiar esto y que sea la vivienda como calidad de vida pero también como competitividad para el campo y como sostenibilidad, porque vamos a trabajar la vivienda ecosostenible; haremos una revolución del concepto del prosumidor: el que produce energía y la consume. Nuestras nuevas viviendas van a tener paneles solares para que el campesino pueda producir parte de la energía que consume y la que no puede entregarla a una red teniendo un ingreso adicional.

Vamos a trabajar en un tema trascendental, y es la economía del campesino. Tenemos una propuesta llamada la nueva generación de plazas de mercado, la cual va a funcionar en nodo: todas las plazas de mercado, nodos, de un sistema en toda Antioquia para ayudar a la capacitación del campesino, pero también en cuanto a su crédito, asistencia técnica y programación de cosecha. Van a estar conectadas y allí estamos hablando entonces de Agro 4.0, ya que se habla de la cuarta revolución industrial, hablamos de este tipo de revolución pero enfocada al agro. Con las plazas de mercado vamos a posibilitar que los ciudadanos consuman, sin intermediarios, parte de los productos del campo que nos traen de las parcelas los campesinos, y las otras se distribuyen desde esos nodos a mercados de más poder adquisitivo y de más demanda. 

El campo va a ser prioridad número uno en nuestro gobierno porque una de las razones es buscar un mayor equilibrio entre las zonas rurales y urbanas. 

360: Usted es el presidente de la Asamblea de The Cities Alliance, y allí tiene encuentros con miles de personas. En ese sentido, ¿cómo el compartir experiencias con más de 100.000 gobiernos mundiales puede nutrir una eventual gobernación suya en Antioquia?

A.G.: Una de las cosas más importantes que hay en el mundo es la creación, discusión y análisis de las enormes cantidades de información y conocimiento que tenemos. Por ello, todo el turismo de conferencias, seminarios, convenciones, foros se ha incrementado en el mundo de una forma impresionante y Medellín se ha convertido en un centro de ese tipo de encuentros porque esa es la forma cada vez más intensa de discutir conocimiento; en pocas semanas tendremos el Congreso Mundial del Aguacate, importantísimo para Antioquia y Colombia porque el aguacate es uno de los productos que va a generarnos más beneficios en el campo en los próximos años, y nosotros desde la Gobernación vamos a impulsar la industrialización y el valor agregado.

360: ¿Qué hacer para que el Ferrocarril de Antioquia no sea más algo nostálgico sino que se convierta en una realidad?

A.G.: El Ferrocarril es sin lugar a dudas es uno de nuestros grandes sueños. Este no puede ser el de la nostalgia, sino el del futuro; le vamos a apostar no solo a la recuperación de las líneas pertinentes de los antiguos trazados del Ferrocarril, sino que le vamos a apostar a nuevos diseños y trazados; también le vamos a apostar a nuevos proyectos de Ferrocarril. Me refiero a la necesidad de que tengamos un sistema férreo, un tren liviano y de cercanías en el oriente antioqueño. Igualmente en el Urabá antioqueño: en estas áreas se van formando unas conurbaciones importantes y no tenemos que esperar a que ocurra lo de Bogotá, en donde todavía piensan en hacer el metro cuando se pudo hacer hace 25 años. Hay que pensar en una conexión férrea entre el Valle de San Nicolás y el Valle de Aburrá.

Aprovecho para decir que nunca fui opositor a la construcción del Túnel de Oriente, nada más falso. Propuse que ese túnel fuera férreo o combinado (vial y férreo), y sigo proponiendo eso. No es una oposición, es una crítica con propuesta. Quiero ser claro, y es que se produjo un error al no poder transitar las motos por el Túnel de Oriente. Hay más de estos vehículos que automóviles. 

360: ¿Usted cómo se ha reinventado a través de estos años, teniendo en cuenta que ya fue gobernador de Antioquia y alcalde de Medellín?

A.G.: Mi propósito es servir bien al pueblo antioqueño. Ahora la versión 2020-2023 de Aníbal Gaviria, tiene el mismo entusiasmo de antes y la misma capacidad de trabajo de los dos periodos anteriores, pero tiene indudablemente más experiencia también por cuenta de mis pasantías académicas, tanto en la Universidad de Harvard, como la de Berkeley. Allí aprendí nuevas cosas y crecí; tuve la oportunidad de dictar clases y de presentar los avances que ha tenido Antioquia y Medellín en el mundo y también los retos que tenemos. Es esa suma del entusiasmo, de las ganas, de la capacidad de trabajo y de la experiencia adquirida.