“Antioquia se ha ido quedando sin unos liderazgos frescos”, representante César Eugenio Martínez en 360

Foto: Twitter/

El representante por Antioquia que hace parte del partido Centro Democrático, analizó la actualidad del departamento de teniendo en cuenta la pandemia que se vive y la situación ocurrida con el gobernador Aníbal Gaviria.



360 Radio:

Usted ha conocido como pocos el departamento de Antioquia en todas sus latitudes. Cuéntenos acerca del puente de La Libertad, en Zaragoza, sobre el río Nechi, que une al barrio Playa Rica, de El Bagre con el corregimiento Palizada, de Zaragoza y que conecta con la Troncal de la Paz en el punto Escarralao, a través de una vía de 11 kilómetros.

César Eugenio Martínez (C.E.M.):

Esa subregión es muy próspera pero con dificultades de seguridad por la presencia de grupos armados y cultivos ilícitos. Pero también es una zona muy marginada porque tienes unas zonas rivereñas fuertes, hay asentamientos humanos pero sobre todo lo que es Nechí, Zaragoza y El Bagre se presenta algo más marginal que en Caucasia, Cáceres y Tarazá.

En cuanto a la obra, es muy necesaria, supremamente importante. Ese puente que está en la discusión jurídica por las dificultades del gobernador había que hacerlo. El tema es que el puente se necesitaba pero había que hacer una licitación nueva para esa obra y no adicionarlo a dedo, que es lo que le están endilgando a Gaviria. Esa región vive muy agradecida con esa obra del gobernador, nosotros habíamos apropiado recursos e históricamente había una deuda con ellos.

El hermano de Aníbal, Guillermo Gaviria, había insistido en esa obra, se presenta la dificultad con Guillermo y se viene el tema de Aníbal Gaviria y Ruben Darío Quintero. Se plantea esta campaña del año 2004 cuando yo era candidato a la Asamblea de Antioquia, recorrimos el departamento y pues obviamente ese tema se había tocado, entra en el plan de desarrollo.

360:

Luis Alfredo Ramos y Sergio Fajardo también son mencionados en este caso. En el respectivo caso de Fajardo, él dice que solo es culpable de un edicto de liquidación; él le recibió a Luis Alfredo Ramos. En cuanto a lo jurídico, hay una base elemental de la contratación pública que cualquier persona la puede conocer y es que las adiciones solo se permiten hasta el 50 % del valor de los contratos, si a eso le sumamos que fue a pocos días de terminar la administración de Aníbal Gaviria le sumó esos cuestionamientos.

¿Tiene usted alguna apreciación que nos quiera compartir sobre esto?

C.E.M.:

Es difícil ser administrador público, quiero poner en contexto que hay mucha gente destituida, detenida e inhabilitada porque faltó una firma, porque en una presentación de un informe faltaron centavos, porque hay problemas de trámites, no de corrupción. Se pueden tipificar faltas que pueden convertirse en delitos, faltas que al ser compulsadas a lo penal se constituyen así.

El puente se necesitaba, es una gran obra y creo que al interpretar que el candidato de Aníbal Gaviria, Eugenio Prieto, iba a perder su candidatura al ganar Luis Alfredo Ramos, él quiere dejar su obra lista y deja el gancho de la nueva adición presupuestal. Ramos entra en una controversia política pero no denuncia el hecho sino que de oficio la Contraloría encuentra este detalle; podría pensarse que la gobernación de Luis Alfredo Ramos debió denunciar y liquidar el contrato pero este era bien intencionado para llevar una obra, pasan cuatro años y luego pierde la candidatura Álvaro Vásquez y gana Fajardo, es decir, la gobernación quedó en otro grupo político pero cercanos a Aníbal porque se dio la alianza gobernador Fajardo y alcalde Aníbal. 

Se viene un tema de liquidar el contrato, podría uno entender que puede haber una falla administrativa sino se denunció el contrato, o lo que sea. Realmente la ejecución quedaba a cargo de los contratistas que habían recibido la obra en el gobierno de Aníbal Gaviria. Piden investigar los nombres de los otros dos gobernadores (Luis Alfredo Ramos y Aníbal Gaviria) y eso empieza a sacudir cimientos de Antioquia.

360:

Hablemos de la institucionalidad del departamento de Antioquia, para muchos es el más importante de Colombia. ¿Cómo cree usted que resulta afectada la institucionalidad de Antioquia con este proceso?

C.E.M.:

La solidaridad que hoy tiene esta causa le da unidad al departamento para sacar adelante el plan de gobierno de Aníbal Gaviria, que termina siendo la hoja de ruta de todos los antioqueños. Veo a un equipo de gobierno realmente bien conformado individualmente muy buenas posturas de gente muy buena en las secretarías, muy competitivo. Veo a Luis Fernando Suárez Vélez con calma y respeto por su jefe, el líder y eso también da tranquilidad de que no va a haber afán de protagonismo sino de llevar las políticas a cabo, veo decisión del Gobierno Nacional de respaldar a Antioquia en cabeza del presidente Duque y eso aminora un daño real que se tiene, aminora el foco que tienen Colombia y el mundo frente a Antioquia porque lo ponen como un caso muy complicado.

Antioquia ha ido perdiendo muchos dirigentes por temas de la vida misma, por el tema de la justicia y la violencia. Se ha ido quedando sin unos liderazgos frescos, sin una escuela de liderazgo y me preocupa que hoy en esta última generación de dirigentes de peso pesado que teníamos en Luis Alfredo Ramos, Sergio Fajardo, Aníbal Gaviria, Álvaro Uribe, Luis Pérez, Juan Gómez, entre otros, ya comienzan a no estar y Antioquia queda huérfana porque no nos hemos dado cuenta que las gobernaciones han sido más asesoras que ejecutoras, y Antioquia todavía tiene mucha paternidad desde la Gobernación con los alcaldes, entonces estos están débiles en cuanto a sus finanzas y dependiendo mucho de la obra de Aníbal, y él esperanzado en el respaldo del Gobierno Nacional. Hay una orfandad muy grande.

Cada vez van a ser menos las obras grandes que se pueden dejar por parte de las entidades del Estado porque no son infinitos los recursos y los ingresos de los departamentos van a ser menos. Reconozco que se golpea el tema, además por lo pronto de la situación. Si fuera después de la mitad de un gobierno, este ya tendría muy trazada la ruta y las obras en ejecución, pero cuando se está planteando un gobierno y empezar esto no sabemos cómo va a ser el desenlace desde lo jurídico, y eso golpea al departamento.

360:

El gobernador Gaviria había logrado hace pocos meses unos recursos para el departamento ante el Gobierno Nacional, y usted como congresista fue citado como bancada antioqueña al salón del gobierno, en la Gobernación de Antioquia. 

¿Qué les había hablado en su momento Aníbal Gaviria sobre proyectos o gestión que se necesitaba revisar con el Gobierno Nacional a futuro?

C.E.M.:

Ahora con la pandemia había preocupación sobre el Metro de Medellín. Se han bajado mucho los ingresos del Metro, hasta en un 70 %, se le ha planteado al Gobierno Nacional la necesidad de ajustar o aplazar el pago de la deuda del Metro, el cual lo estamos pagando los antioqueños. También, en cuanto al Túnel del Toyo porque esos recursos todavía faltan aunque ha habido una convergencia de recursos con el municipio de Medellín muy importantes y obviamente el tema de las Autopistas de la Prosperidad, lo que llamábamos Autopistas de la Montaña. En cuanto a los puertos, tienen una necesidad de apoyo de instancias nacionales.

Sentí una muy buena receptividad de Aníbal Gaviria con la bancada antioqueña, pues la distancia fue apretada con Andrés Guerra y este ha tenido una postura calmada y prudente, la mayoría de los políticos le ayudaron a Aníbal. No existe una diferencia tan grande, el Gobierno Nacional respetará mucho los planteamientos que se le han hecho y uno aspira como dirigente, congresista e hijo de Antioquia que sigamos fortaleciendo la institucionalidad y defendiendo los grandes proyectos en cuanto a narcotráfico, seguridad, zonas de concentración ETCR de FARC.

360:

¿Cómo cree usted que la política en el país debería replantearse cuando afrontamos situaciones como las actuales?

C.E.M.:

Tenemos que volver a ser más domésticos en el quehacer político en Antioquia. El departamento ha sido cuna de presidentes y presidenciables, los unos con opción y los otros con mucha imaginación. Hace 100 años fue presidente Marco Fidel Suárez y eso lo estamos celebrando, pero de ahí a la construcción de líderes nuevos en esta etapa moderna, el paso del expresidente Uribe empieza a marcar una ruta de muchos alcaldes de Medellín y gobernadores de Antioquia de querer ser presidentes de la República y han gobernado para ser candidatos presidenciales. No han hecho una escuela de liderazgo al interior de la parroquia porque se han preocupado por tener una connotación nacional olvidándose que lo requerido era dimensionar el liderazgo del departamento. Todos, sin excepción, en su momento a alcaldes de Medellin los han planteado como candidatos a la Presidencia, lo han buscado; y la Gobernación sí que ha sido cabo cañaveral de muchos ellos.

Desde que llegué a la Asamblea de Antioquia en el año 2004 me puse a ver lo pragmática que podría ser la política en el departamento, lo fácil que podría manejarse un departamento con una visión fraterna de familiaridad, es decir, tengo 125 municipios, ¿cómo puedo hacer las cosas sin que el alcalde tenga que mendigar frente a la Gobernación? También se necesita dimensionar la capacidad que tiene la Gobernación, Antioquia no tiene una hoja de ruta muy definida, ha sido más del criterio del gobernante de paso y ese distanciamiento entre Medellín y Antioquia lo ha puesto a competir en una situación torpe, innecesaria y dañina para el departamento.

Veo a los congresistas más que miembros de un partido jefes de su propio equipo político. Salvo algunos temas del Centro Democrático que es un partido muy caudillista porque nace de las ideas de Álvaro Uribe Vélez y de su gobierno nacional en su momento, que está tratando de hacer una doctrina, una corriente de pensamiento, pero es tanto el antiuribismo que es difícil plantear ideas desde el uribismo y que sientan que usted no es un Uribe 2. Eso ha traído muchas dificultades para nosotros y en los demás partidos no, han sido unos liderazgos individuales, no hay escuela de partidos y eso me preocupa. La última camada eran unos caudillos de vieja guardia que ya no están por las tres causas que mencioné (violencia, justicia, círculo de la vida); veo unos liderazgos muy jóvenes y débiles, sobre todo si se habla en llegar a la Presidencia de la República que ser un buen gobernador, un buen alcalde de un departamento tan importante y tan necesitado. Necesitamos a un gobernador que conozca cuántos kilómetros hay que recorrer entre un municipio con sus corregimientos y otro que trazando políticas nacionales.

360:

En dos años ya habrán pasado las elecciones de Congreso, dentro de un año nos estaremos embarcando en ese panorama y adivinar es bastante difícil pero ustedes como congresistas tendrán que ir preparando sus campañas, los que aspiran a una reelección con tanta prohibición, cero tacto, cero aglomeración, con acceso exclusivo a medios de comunicación y redes sociales se tornaría una campaña digital ciento por ciento.

¿Cómo vislumbra usted esta situación?

C.E.M.:

Me ha dado dificultad digerirla. He confesado que al principio de la pandemia me golpeé mucho, me desmoroné como dirigente hasta el punto de perder mi capacidad de mantener unido a un equipo y llevar optimismo. Soy un hombre muy creyente, muy espiritual y no niego que me dediqué a orar, reflexionar, meditar y tratar de tener solidaridad en privado, porque otras cosas es ese tema de cada que se da un mercado tomarse una foto y salir en esto, cargando la señora, el niño… esas cosas deben nacer del ser humano, no tan preconstruidas para alimentar temas de publicidad. 

Antes de la pandemia tenía una decisión de volver a la Cámara de Representantes, no digo que hoy no la tenga pero no sé cómo va a ser el transcurrir de una campaña, qué va a pasar si los partidos nos vamos a ver en la obligación de cerrar listas, que haya un voto más de conciencia y de partido porque cómo va a ser el manejo, qué se la va a decir a la gente.  Ahora, la virtualidad ha traído una comunicación muy grande con todos pero hay que analizar la calidad de la misma que le llega a la gente porque tiene mucha información pero no quiere decir que esté bien informada.

Las redes sociales se han vuelto una cloaca, existe el enfermizo comentario permanente del uno y del otro. Eso nos lleva a decir que esto es una sociedad que no tiene una opinión pública definida, como no tiene partidos fuertes, los viejos se están desmoronando y a los nuevos les da brega solidificarse, hoy veo eso muy extraño pero siempre habrá qué elegir porque se necesitan tener nuevos gobernantes, habrá una renovación del Congreso. ¿Seremos capaces de reducir el Congreso de la República?, ¿seremos capaces de bajar los sueldos de los congresistas, un peso político que sostenemos? Esa palabra de reinventarse es obligatoria, es buscar qué hacer, cómo defendernos, cómo hacer las cosas.

Estamos en un momento muy distinto y extraño. He logrado estudiar mucho el departamento y claro que los partidos van a tener que jugar un papel si logramos hacer una reforma política para unificar listas cerradas; no me imagino en una pandemia sin poder visitar a los campesinos, ir a una cabalgata o a una plaza pública, entre otras, no sé cómo se va a hacer la política en ese sentido.

Seguramente podremos tener una comunicación, pero no se nos olvide que el mundo se mueve por pasiones y la política es una pasión, pero esta se despierta en un 90 % por el candidato, por la cercanía de este. Va a ser muy extraño hacer discursos por estas vías de la virtualidad, va a hacer frío y complicado.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

Hoy en 360 Radio necesitamos más que nunca la colaboración de nuestros seguidores para seguir al aire. Si eres lector de 360 Radio, de la Revista 360, oyente de 360 Radio en Todelar Antioquia o simplemente quieres apoyar un medio de comunicación ante la crisis que enfrentamos por la pandemia, este es el momento.

El impacto del coronavirus ha causado una pérdida significativa en la publicidad, nuestro soporte económico para seguir operando y brindar la mejor información en el momento más oportuno.

Hemos recibido cancelaciones masivas de inversión que afectan nuestro propuesto, capacidad de trabajo y poder mantener el empleo de nuestros colaboradores, a quienes necesitamos y es nuestro deseo que permanezcan demostrando su valentía ante la difícil coyuntura.

Por esto, puedes donar desde $5.000 cuantas veces lo desees, para que juntos lograremos llevar la información más completa de lo que pasa en Colombia y el mundo.

Quiero Ayudar