La arrogancia del alcalde de Medellín

¿Por qué celebramos la navidad?

Por: Catalina Escobar

No recuerdo haber visto o escuchado que un alcalde de Medellín fuera constantemente abucheado por los ciudadanos del municipio que administra. El alcalde actual, es tal vez, el alcalde menos popular que ha tenido la capital antioqueña.

A pesar de las “jugaditas” del alcalde de Medellín para socavar la democracia, la sanción social es algo que no podrá eludir. Si bien la institucionalidad le falló a los ciudadanos y no permitieron que en democracia se revocara o no al alcalde, el descontento con Daniel Quintero no cesa y por el contrario parece incrementarse cada día. Y es que, el cariño y respeto de los ciudadanos, no se gana con imposiciones, ni con mentiras, ni victimizándose; se gana con respeto por nuestra cultura, transparencia, con autenticidad.

DEL MISMO AUTOR: Soy católica y no voto por Petro

En Antioquia le queda muy difícil al populismo, porque siempre hemos tenido líderes que, aunque no concordemos en todo con ellos, nos une el amor por esta tierra y la verraquera. En Antioquia siempre ha habido una perfecta unión entre la academia, el sector público y privado que nos ha permitido mirar siempre hacia adelante y construir sobre las ruinas, así que el odio con el que pretenden desunirnos desde la administración municipal, no funcionará.

En Antioquia claramente aborrecemos las ideas que el alcalde de la capital antioqueña acompaña en las elecciones a la Presidencia. Apoyar la campaña de un hombre que empuñó las armas para imponer sus ideas, no es justificable. Los antioqueños, precisamente, hemos sido un muro de contención en el país contra esas ideas y muy a pesar del alcalde, y si DIOS lo permite, Antioquia lo seguirá siendo.

@cataescobarpe

LEA AQUÍ A NUESTROS COLUMNISTAS

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

Quiero Ayudar