Así funciona Uber en los países que ya es legal

Foto: Getty Images

Por: Redacción 360 Radio


Su funcionamiento depende de la legislación de cada país. En algunos casos, los conductores deben tener seguros propios y el pago de una parte de la carrera.

Desde hace algunos años, Uber se ha convertido en la principal alternativa de transporte para aquellas personas que no quieren tomar el servicio de un taxi, sin embargo decisiones judiciales, presión de los gremios y diferencias entre los involucrados, han hecho que en varios países se dificulte, o hasta se prohíba, el funcionamiento de la aplicación.

En realidad son pocas las ciudades donde el servicio está regulado. Por lo general en la mayoría de lugares Uber funciona de forma clandestina y acorralada por las protestas de los taxistas.

Londres, Río de Janeiro y México D.F. han logrado regular la aplicación. No obstante, en cada una de estas ciudades han tenido que superar fuertes confrontaciones contra movilizaciones de taxistas.

Los políticos no interfieren en estos asuntos, pues prefieren no tener que lidiar contra las manifestaciones de las taxistas debido a que podrían perder un gran número de votos.

La única excepción fue en Río de Janeiro, donde el ayuntamiento prohibió el uso de Uber, aunque luego tuvo que reconocer la sentencia de los tribunales y aceptar la regulación.

La decisión en Brasil se basó en el argumento de los derechos a la libre iniciativa. La jueza encargada del caso determinó que no podía “prohibir una actividad económica lícita abierta a la iniciativa privada y a la libre competencia” pues atentaría contra la Constitución.

En Reino Unido, las autoridades consideran que la aplicación es legal debido a que el servicio es regulado por un GPS que controla sus trayectos. Debido a esto, las autoridades catalogaron que Uber es “una alternativa económica lícita” a pesar de la furia de los taxistas.

Por su parte, en México D.F. la compañía ha tenido que eliminar algunas de sus características esenciales para lograr su regulación. Los conductores de la aplicación deben pagar un 1,5 por ciento de lo cobrado en cada carrera, además deben responder por una tasa anual para recibir una licencia y tener un vehículo con condiciones específicas.

Varias ciudades de Canadá también han decidido regular Uber y las condiciones terminaron siendo para los conductores, donde deben poseer una licencia y seguros propios para poder movilizarse.

Sin embargo, en zonas como la Europa continental la guerra contra la aplicación ha sido férrea, debido a que ha encontrado detractores tanto en los jueves como en los gobiernos, quienes se han mostrado reacios ante la incursión de esta alternativa de movilidad.