Bogotá frente al futuro: retos y expectativas, según María Carolina Castillo Aguilar, presidenta ejecutiva de PROBOGOTÁ

María Carolina Castillo, en diálogo con Revista 360, explicó el panorama para Bogotá de cara al 2024

Compartir

María Carolina Castillo Aguilar, presidenta ejecutiva de PROBOGOTÁ, analiza la situación fiscal de la capital colombiana, los retos del próximo gobierno distrital y aborda temas cruciales como el impacto del Plan de Ordenamiento Territorial, la desaceleración económica y los desafíos en seguridad.

360 Revista: ¿Cuál es la situación fiscal de la capital del país y cuáles son los retos para el siguiente gobierno distrital? 

María Carolina Castillo: Según la Secretaría de Hacienda, hasta octubre de 2023, Bogotá recaudó $11,4 billones de pesos, principalmente del impuesto al comercio (ICA) y el impuesto predial, representando el 85,6 % de los ingresos fiscales. El presupuesto de 2023 fue de $31 billones, enfocándose mayormente en inversión social respaldada por deuda pública. Con proyección de superávit en 2024 para cubrir un déficit de $5,3 billones, de los cuales más de $3 billones corresponden al Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), pero las condiciones económicas (tanto nacionales como internacionales) hacen que esto sea poco probable.

El presupuesto 2024 de Bogotá es de $33,2 billones, con proyección de ingresos de $24,3 billones, de los cuales $13,8 billones provenientes de la tributación, generando un déficit fiscal de -$8,9 billones. El próximo gobierno enfrentará el desafío de mantener la inversión social e infraestructural sin comprometer la sostenibilidad fiscal, especialmente en una época de contracción económica.

360 Revista: ¿Cómo afecta el decreto 555 del Plan de Ordenamiento Territorial al sector vivienda en Bogotá? 

María Carolina Castillo: El decreto 555, al reducir en 21.6 % el suelo de expansión de la ciudad destinado a más de un millón de hogares en 12 años, ha generado un aumento del licenciamiento de suelo en la sabana. En Bogotá, las cargas urbanísticas requeridas para desarrollo urbano (57 %), renovación urbana (45 %), y consolidación (15 %) se han más que duplicado. Además, se han añadido 30 trámites para la construcción, y la incertidumbre jurídica se agrava con 79 nuevos decretos reglamentarios, de los cuales solo se han expedido 31 en 2 años. 

El sector de edificaciones ha sufrido un fuerte impacto. Antes del POT de la alcaldesa Claudia López, se licenciaban anualmente en promedio 2.5 millones de metros cuadrados de vivienda nueva en el distrito. Tras su implementación, solo se han aprobado 85 mil metros cuadrados en la ciudad.

A esto se suma la exclusión de las grandes ciudades de subsidios nacionales para la vivienda, provocando una caída del 30 % en iniciaciones, ventas y lanzamientos anuales en Bogotá. Esta tendencia podría resultar en la pérdida de más de 36 mil empleos en 6 meses, 72 mil en 12 meses y 110 mil empleos en 12 meses. Es urgente implementar un programa propio de Mi Casa Ya para Bogotá.

360 Revista: Bogotá experimenta un crecimiento por debajo del promedio, y el comercio internacional muestra una contracción continua. ¿Cuál es la razón detrás de esto y cómo se podría mejorar el panorama?

Le puede interesar:  Desafíos y Oportunidades: Perspectivas de GSMA sobre las telecomunicaciones en Colombia

María Carolina Castillo: Según los datos del DANE del segundo trimestre de 2023 sobre el PIB, Bogotá presenta un crecimiento anual del 0,2 %, comparado con el 0,3 % a nivel nacional. Estos números reflejan una desaceleración económica general, agravada por el decrecimiento del PIB nacional de -0,3 % en el tercer trimestre de 2023, algo no visto desde finales de los años 90, excluyendo el año de la pandemia.

Esta situación se atribuye parcialmente a la inestabilidad económica internacional, generando incertidumbre en la inversión extranjera en países emergentes y afectando el comercio internacional debido a las fluctuaciones en el mercado cambiario. A nivel global, la presión inflacionaria, impulsada por el aumento del gasto público durante la pandemia, ha elevado las tasas de interés de los bancos centrales.

En Colombia, las propuestas de reformas gubernamentales han intensificado la incertidumbre, impactando la entrada de capitales externos e inversión privada. Esto ha resultado en una disminución de la inversión, afectando las importaciones, generando déficit en la cuenta corriente y reduciendo la demanda interna.

A pesar de la influencia del contexto internacional, existen oportunidades para mejorar la situación mediante medidas contracíclicas. En Bogotá, es crucial fomentar el empleo formal, especialmente en momentos de desaceleración económica. Acelerar proyectos de infraestructura, crear empleo formal y fortalecer la política social son esenciales. Según el DANE, en el tercer trimestre de 2023, solamente el 43 % de la población en edad de trabajar en la ciudad estaba empleada formalmente. Además, se debe proteger el empleo de grupos vulnerables, como jóvenes y mujeres, prestando atención a sectores afectados, como el comercio, la construcción y la manufactura.

360 Revista: La inseguridad es una de las problemáticas más urgentes para los capitalinos. ¿Cuáles estrategias implementará el gobierno distrital, especialmente en localidades como Los Mártires, Ciudad Bolívar y Antonio Nariño?, consideradas las más inseguras de Bogotá, según el último estudio. 

María Carolina Castillo: La seguridad es un desafío crucial para el nuevo gobierno, con cifras alarmantes de homicidios y hurtos, y una creciente sensación de inseguridad. A pesar de una inversión significativa en seguridad ($1.1 billones), la alcaldesa Claudia López admitió que el desempeño de la ciudad empeoró, según un foro de El Tiempo y Probogotá el 15 de noviembre.

Reconstruir la sensación de seguridad implica una recuperación del espacio público y entornos urbanos, abordar nudos de inmovilidad y devolver a los ciudadanos la posibilidad de disfrutar del espacio público, reduciendo oportunidades para el crimen y la violencia.

El nuevo gobierno debe evaluar el despliegue de componentes humanos y tecnológicos de seguridad, focalizando la atención en puntos críticos de la ciudad con una atención integral para transformar las condiciones que facilitan los hechos criminales.

En Los Mártires, la solución implica la recuperación urbanística de las zonas principales y un plan de manejo del espacio público para devolver la confianza ciudadana y reducir las oportunidades para los criminales.

Le puede interesar:  La seguridad ciudadana se presenta como una misión imposible para los nuevos alcaldes, sin justicia y cárceles

En Antonio Nariño, se necesita trabajar en el frente urbanístico y comprender las dinámicas comerciales y residenciales que se traslapan para mejorar la seguridad.

En Ciudad Bolívar, persiste un déficit considerable de capacidades de seguridad, requiriendo una mayor presencia policial gestionada por el gobierno distrital para proteger el borde urbano y fortalecer la integración de la localidad con el tejido urbano.

La solución para los desafíos de seguridad en toda la ciudad dependerá de un equilibrio funcional entre estrategia, capacidades operativas y la colaboración entre ciudadanos, sector privado y gobierno.

360 Revista: Finalmente, ¿cómo le entrega Claudia López a Carlos Fernando Galán a Bogotá? ¿Qué expectativas se tienen del nuevo alcalde? 

María Carolina Castillo:Carlos Fernando Galán asume la alcaldía de Bogotá en un contexto excepcional con un aumento del gasto y del endeudamiento durante el mandato de Claudia López (2020-2023). Esto se destinó a financiar proyectos de movilidad y a mitigar el impacto del COVID-19 en el empleo y la inclusión juvenil, logrando avanzar en obras clave y dinamizar el empleo perdido con la pandemia.

Alcalde de Bogotá - Carlos Fernando Galán

El alcalde electo hereda una ciudad con varias vías principales en construcción, como la Primera Línea del Metro de Bogotá con un avance del 26,3 %, la ALO Sur, el REGIOTRAM de Occidente, la intervención de la Calle 13 y la finalización del proceso de financiación de la Segunda Línea del Metro de Bogotá. En resumen, enfrenta el reto de ejecutar aproximadamente $87 billones de pesos en infraestructura durante su mandato.

La pandemia dejó grandes retos sociales, y el gobierno distrital implementó programas en educación e inclusión social como ‘Jóvenes a la U’ y ‘Parceros’, beneficiando a 45,000 y 28,000 jóvenes respectivamente. Se creó el subsidio IMG (Ingreso Mínimo Garantizado) por parte del Distrito, que atendió 1,3 millones de hogares a 2023, con un gasto de $2 billones de pesos, para reducir la incidencia de pobreza monetaria, que para el 2022 era del 28,1 % de la población (DANE). El nuevo alcalde enfrenta el reto de dar continuidad a estas iniciativas, con un menor apoyo de contrapartidas por parte de la Nación.

En conclusión, el mandato de Carlos Fernando Galán inicia en un contexto desafiante, marcado por obras en curso, retos en seguridad y la necesidad de concluir proyectos y abordar la deuda e inversión para mantener el progreso social y económico de la ciudad. Se espera que el nuevo alcalde demuestre buena capacidad de ejecución y preste especial atención a la calidad del gasto en un escenario de desaceleración económica.

Este contenido hace parte de la octava edición de Revista 360 que cuenta con la participación de más de 70 invitados de todos los principales sectores económicos, productivos y políticos de Colombia. Ministros, líderes gremiales, líderes en áreas de la construcción, sectores bancarios, logística e infraestructura, telecomunicaciones, gobernantes regionales, analistas, economistas, entre otros.

Lea también: Conectar al desconectado: una industria de telecomunicaciones sana

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]