domingo, septiembre 25, 2022
More

    La buena hora del Presidente Iván Duque

    - Advertisement -

    EDITORIAL


    Nuestro editorial para el día de hoy quiere centrarse en la buena hora que vive el presidente Iván Duque, ese buen momento que el mandatario de los colombianos atraviesa en esta época de fin de año luego del más complejo periodo para él desde que inició la presidencia.

    Si creyó que el año de pandemia sería el más difícil, con más ataques y cuestionamientos, el 2021 puso a prueba al presidente. Logró que descubriese cosas que no conocía y encontró otros rasgos y características que ha usado en los últimos meses.

    El presidente Iván Duque está demostrando que su política de vacunación junto con el ministro de Salud Fernando Ruiz fue efectiva, la vacunación masiva se logró. Las cifras que se registran en la actualidad del Ministerio de Salud son asombrosas, la posibilidad de que todos los colombianos estén vacunados es una realidad; la vacunación es superior al 70 %, lo que ayudó a que la economía se recuperara rápidamente y este es uno de sus grandes legados.

    Más de 190.000 subsidios de vivienda, un sector que ha sido el mayor jalonador de toda la economía. La apuesta real por la producción de energía eólica y solar, fuera de eso la educación gratuita, los más de 5.400 kilómetros de vías rehabilitadas y nuevas, la inversión superior a $11 billones para la paz con legalidad y las políticas de empleo juvenil son algunos de los principales hechos que el Gobierno le está entregando al país.

    Hace poco le cumplía a la ciudad de Bogotá con más de 1.000 policías para reforzar la seguridad, llegando a 4.100 durante todo el año. En las últimas horas se ha revisado la proyección de crecimiento económico para un 9.7 %, claramente venimos de un rebote pero es un país que está creciendo como ningún otro, que ha generado una verdadera dinámica con una recuperación económica segura y que esperamos se mantenga de esta manera.

    También hay avances destacados en el Ministerio de Cultura, en donde la economía naranaja, una de las principales banderas del Gobierno Duque, ha movido más de $22 billones de pesos en los últimos dos años.

    LEER TAMBIÉN: La importancia del empresario y su valor

    El presidente Iván Duque ha tenido claramente muchos errores como cualquier gobernante, lo que sucedió entre abril y junio con el paro nacional lo puso a toda prueba; se equivocó al no retomar de inmediato el orden y la seguridad en varias ciudades, sufrió un atentado que al parecer le despertó y le trajo de vuelta a la tierra, desde ese momento se vio otro presidente, con otro talante y carácter de Gobierno. En la actualidad, Duque habla con más vehemencia, con más precisión, se ha mostrado más cerca de la fuerza pública defendiéndolos y pidiendo respeto por ellos. 

    Definitivamente las cifras han acompañado al presidente, una de las banderas que Duque podría destacar es la verdadera transición energética. Este Gobierno, como ningún otro, ha hecho un avance porque el país empiece a caminar por esta senda; los datos de la producción de la industria manufacturera superiores en crecimiento a un 10 % en octubre demuestran que esa variación anual en producción real, ventas y personal ocupado sigue estando en verde y con la posibilidad de seguir creciendo.

    Le faltarán al presidente seguramente muchas cosas por hacer, pero uno de los mejores regalos que le pudo dar a los colombianos es la concertación con las centrales obreras, con los empresarios, del aumento del salario mínimo; un aumento superior a cualquier otro, una decisión que va en consonancia con las tres anteriores del presidente. Este decreto donde se les garantiza a los colombianos el mayor aumento real en casi 50 años, que llega al millón de pesos, es una buena noticia para los hogares colombianos que hoy padecen efectos tan graves como la tasa de cambio, como la inflación y como la crisis de la cadena de suministro.

    El Ministerio de Minas y Energía ha confirmado recientemente el montaje del primer parque eólico que se construye en 17 años, serán más de doce como un legado real de este Gobierno. Le marca una pauta a las actuales campañas políticas de ciertos candidatos que están hablando de transiciones energéticas pero alejadas de la realidad.

    Por último, queremos resaltar algo fundamental. El Gobierno tiene que aunar todos los esfuerzos para que en estos ocho meses que quedan de Gobierno le vaya bien al país, que el Gobierno comunique los hechos, tienen mucho por mostrar y explicar ante esta creciente ola de demagogia y populismo que se asoma en Colombia. Se tiene que seguir avanzando de la mano del sector privado.

    Cómo no resaltar la reciente entrega del cable submarino en San Andrés entre la empresa Claro y el Gobierno de Colombia; cómo no destacar las recientes entregas de las alianzas público privadas en infraestructura en departamentos como Antioquia. Hay que seguir trabajando, continuar con todos los esfuerzos para demostrarle al país que se ha avanzado, que se ha hecho lo correcto en muchos frentes, que se puede seguir mejorando, hay mucho por hacer pero el camino es realmente construir y debatir con argumentos, nunca pensar que a través de la destrucción y el odio se va a lograr que nuestro país y la sociedad avance.

    En buena hora por el presidente Duque, en buena hora por su Gobierno. Les alentamos para que continúen decididamente cada uno de los días que les quedan trabajando por los colombianos, trabajando para mejorarles su calidad de vida y ojalá se pueda hacer frente a unos de los mayores flagelos de la sociedad: la injusticia y la impunidad. Si el Gobierno lograra conjurar este frente podría rematar con broche de oro.

    Iván Duque fue quizá uno de los presidente que enfrentó las mayores amenazas y complejidades de los últimos 40 años.

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img
    - Advertisement -

    EDITORIAL


    Nuestro editorial para el día de hoy quiere centrarse en la buena hora que vive el presidente Iván Duque, ese buen momento que el mandatario de los colombianos atraviesa en esta época de fin de año luego del más complejo periodo para él desde que inició la presidencia.

    Si creyó que el año de pandemia sería el más difícil, con más ataques y cuestionamientos, el 2021 puso a prueba al presidente. Logró que descubriese cosas que no conocía y encontró otros rasgos y características que ha usado en los últimos meses.

    El presidente Iván Duque está demostrando que su política de vacunación junto con el ministro de Salud Fernando Ruiz fue efectiva, la vacunación masiva se logró. Las cifras que se registran en la actualidad del Ministerio de Salud son asombrosas, la posibilidad de que todos los colombianos estén vacunados es una realidad; la vacunación es superior al 70 %, lo que ayudó a que la economía se recuperara rápidamente y este es uno de sus grandes legados.

    Más de 190.000 subsidios de vivienda, un sector que ha sido el mayor jalonador de toda la economía. La apuesta real por la producción de energía eólica y solar, fuera de eso la educación gratuita, los más de 5.400 kilómetros de vías rehabilitadas y nuevas, la inversión superior a $11 billones para la paz con legalidad y las políticas de empleo juvenil son algunos de los principales hechos que el Gobierno le está entregando al país.

    Hace poco le cumplía a la ciudad de Bogotá con más de 1.000 policías para reforzar la seguridad, llegando a 4.100 durante todo el año. En las últimas horas se ha revisado la proyección de crecimiento económico para un 9.7 %, claramente venimos de un rebote pero es un país que está creciendo como ningún otro, que ha generado una verdadera dinámica con una recuperación económica segura y que esperamos se mantenga de esta manera.

    También hay avances destacados en el Ministerio de Cultura, en donde la economía naranaja, una de las principales banderas del Gobierno Duque, ha movido más de $22 billones de pesos en los últimos dos años.

    LEER TAMBIÉN: La importancia del empresario y su valor

    El presidente Iván Duque ha tenido claramente muchos errores como cualquier gobernante, lo que sucedió entre abril y junio con el paro nacional lo puso a toda prueba; se equivocó al no retomar de inmediato el orden y la seguridad en varias ciudades, sufrió un atentado que al parecer le despertó y le trajo de vuelta a la tierra, desde ese momento se vio otro presidente, con otro talante y carácter de Gobierno. En la actualidad, Duque habla con más vehemencia, con más precisión, se ha mostrado más cerca de la fuerza pública defendiéndolos y pidiendo respeto por ellos. 

    Definitivamente las cifras han acompañado al presidente, una de las banderas que Duque podría destacar es la verdadera transición energética. Este Gobierno, como ningún otro, ha hecho un avance porque el país empiece a caminar por esta senda; los datos de la producción de la industria manufacturera superiores en crecimiento a un 10 % en octubre demuestran que esa variación anual en producción real, ventas y personal ocupado sigue estando en verde y con la posibilidad de seguir creciendo.

    Le faltarán al presidente seguramente muchas cosas por hacer, pero uno de los mejores regalos que le pudo dar a los colombianos es la concertación con las centrales obreras, con los empresarios, del aumento del salario mínimo; un aumento superior a cualquier otro, una decisión que va en consonancia con las tres anteriores del presidente. Este decreto donde se les garantiza a los colombianos el mayor aumento real en casi 50 años, que llega al millón de pesos, es una buena noticia para los hogares colombianos que hoy padecen efectos tan graves como la tasa de cambio, como la inflación y como la crisis de la cadena de suministro.

    El Ministerio de Minas y Energía ha confirmado recientemente el montaje del primer parque eólico que se construye en 17 años, serán más de doce como un legado real de este Gobierno. Le marca una pauta a las actuales campañas políticas de ciertos candidatos que están hablando de transiciones energéticas pero alejadas de la realidad.

    Por último, queremos resaltar algo fundamental. El Gobierno tiene que aunar todos los esfuerzos para que en estos ocho meses que quedan de Gobierno le vaya bien al país, que el Gobierno comunique los hechos, tienen mucho por mostrar y explicar ante esta creciente ola de demagogia y populismo que se asoma en Colombia. Se tiene que seguir avanzando de la mano del sector privado.

    Cómo no resaltar la reciente entrega del cable submarino en San Andrés entre la empresa Claro y el Gobierno de Colombia; cómo no destacar las recientes entregas de las alianzas público privadas en infraestructura en departamentos como Antioquia. Hay que seguir trabajando, continuar con todos los esfuerzos para demostrarle al país que se ha avanzado, que se ha hecho lo correcto en muchos frentes, que se puede seguir mejorando, hay mucho por hacer pero el camino es realmente construir y debatir con argumentos, nunca pensar que a través de la destrucción y el odio se va a lograr que nuestro país y la sociedad avance.

    En buena hora por el presidente Duque, en buena hora por su Gobierno. Les alentamos para que continúen decididamente cada uno de los días que les quedan trabajando por los colombianos, trabajando para mejorarles su calidad de vida y ojalá se pueda hacer frente a unos de los mayores flagelos de la sociedad: la injusticia y la impunidad. Si el Gobierno lograra conjurar este frente podría rematar con broche de oro.

    Iván Duque fue quizá uno de los presidente que enfrentó las mayores amenazas y complejidades de los últimos 40 años.

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico