Camiones, volquetas, motos y buses representan el 88 % de la contaminación respecto a fuentes móviles

Confidenciales


No se trata de hacer análisis que puedan resultar clasistas o elitistas, sino de evidenciar con cifras concretas las fuentes reales de contaminación en Medellín y el Valle de Aburrá, las cuales no son miradas con el suficiente detenimiento que se merece respecto a las medidas o sanciones que se deben tomar.

Un estudio del Área Metropolitana del Valle de Aburrá evidenció que la distribución de emisiones de PM 2.5 por fuente, es decir las fuentes contaminantes, son diversas y divididas por fuentes móviles y fuentes fijas.

En ese sentido, es válido citar entonces las cifras del gráfico difundido por AMVA en 2017. Este arrojó que los camiones representan el 38 % del tipo de fuente móvil que más contamina, seguido de las volquetas con un 26 %, luego las motos de cuatro tiempos con un 13 %, seguido de los buses con un 10 %, después los automóviles con 8 %, los taxis con un 2 % luego las motos de dos tiempos con un 1 % y finalmente los tractocamiones con un 1 %.

Si se suman entonces las cifras de los camiones, volquetas, motos (tanto cuatro como dos tiempos) y buses da como resultado que el 88 % de las fuentes móviles de ese tipo son las que más contaminan, pues los automóviles, los taxis y los tractocamiones solo representan un 11 %.

Cabe precisar que tanto camiones como volquetas y buses funcionan con el combustible más contaminante, que es el diésel, y por cierto, son poco controlados, pues las autoridades saben dónde se ubican este tipo de vehículos pero no hacen los controles debidos con el fin de que no se siga propagando esa gran cantidad de humo que emana de los exostos de estos vehículos.

De igual manera ocurre con los automóviles de tipo diésel, que sin ser viejos y en su gran mayoría, expulsan también una gran cantidad de humo de sus tubos de escape.

También pasa con las motocicletas de cuatro tiempos, que para ser vehículos pequeños, es demasiado que representen el 10 % de la contaminación del aire en Medellín y el Valle de Aburrá.

Por lo tanto, desde este medio de comunicación nos preguntamos por qué no se toman medidas más drásticas con respecto a las fuentes más contaminantes, que ciertamente no son los automóviles que no tienen más de 15 años de construidos, y es aquí donde también vale la pena preguntar por qué no se toman medidas contra los vehículos modelo 2005 hacia atrás, no de 1996 hacia atrás como se ha estipulado.