Incertidumbre en la cúpula de la campaña de Claudia López

Foto: Oiganoticias.com

Las más recientes encuestas por la alcaldía de Bogotá han mostrado que las intenciones de votos por la exsenadora han descendido drásticamente. La desesperación ha sido tal, que la misma Claudia López ha ido a buscar el apoyo de quienes hasta hace unos meses eran sus enemigos políticos.


Confidenciales 360 Radio

Si hay algo que le han criticado fuertemente a Claudia López ha sido su incoherencia política y que cuando ha dicho algo, a los pocos días hace todo lo contrario a lo que había expuesto con anterioridad.

Hace menos de dos meses lo vivió con Gustavo Petro, con quien fue a reunirse para intentar adherirlo a su campaña, luego de asegurar en una entrevista que el senador de la Colombia Humana fue lo peor que le pasó a Bogotá, que su administración había sido un desastre y que no lo tenía en los mejores conceptos.

Pues bien, una vez más la exsenadora le da de qué hablar a los medios y sigue demostrando que pese a su gran experiencia política aún no logra conectar sus ideas y ser consecuente con sus actuaciones públicas.

La nueva víctima de López es el exministro de Interior del gobierno de Juan Manuel Santos, Juan Fernando Cristo, a quien la candidata había calificado de ‘torcido’, pues según López, Cristo cambiaba las hojas de documentos a medianoche que Santos debía firmar, obviamente, sin que el entonces mandatario se diera cuenta.

Incluso, Juan Fernando Cristo dijo que la senadora era “agresiva e intemperante”, pero lo cierto es que ahora ambos posan abrazados, trabajarán juntos en esta campaña y al parecer, el exministro ‘se enderezó’ y la exsenadora se volvió ‘apacible’.

En la campaña de Claudia López están preocupados y desesperados; y no es para más. La candidata ha ido perdiendo intención de voto y la amplia brecha que existía entre ella y los otros candidatos se ha ido cerrando.

La cúpula de esa campaña no sabe qué hacer. Han optado por huirle a los debates y por insultar, prácticamente a sus espaldas, a candidatos como Miguel Uribe y Carlos Fernando Galán.

Están enfocados en adherir como sea a cualquier político que pueda representar algo de peso, sin importar que lo que la candidata piense o haya dicho de este.

Para ellos, lo importante será ganar y aunque lo logren, es más que claro que tendrán que ‘despelucarse’ y seguir haciendo quedar a López como incoherente, porque no la tendrán tan fácil como hace unos meses.