Claves para entender la crisis en Venezuela

Foto: AFP

Por: Redacción 360 Radio


Este año para Venezuela encerró un sinnúmero de dificultades que afectaron el orden institucional, recrudeciendo la crisis causada por cinco posibles causas: la caída del precio del petróleo, la inflación y devaluación del bolívar, el atentar contra las instituciones democráticas, la crisis en las relaciones diplomáticas y el asistencialismo.

Así mismo, la crisis venezolana se profundizó cuando el gobierno de Nicolás Maduro decidió comenzar la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente, con la cual, afirma el gobierno, traerá la paz, pero la oposición, en desacuerdo con la misma, denuncia que perpetuará el chavismo en el poder.

Para entender el complejo escenario político y económico que atraviesa el país venezolano, es importante precisar cinco puntos clave:

Elecciones

La oposición venezolana busca un cambio de gobierno desde 2016, para ello lo ha intentado mediante un referendo revocatorio, que fue suspendido, y después exigiendo elecciones generales. Ha calificado el hecho de realizar la Constituyente como un “fraude”, con el fin de asegurar la permanencia del mandatario Nicolás Maduro.

Las elecciones de la Constituyente fueron salpicadas, pues el dato de participación fue adulterado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en un millón de votantes (el organismo reportó ocho millones). La denuncia fue realizada por Smartmatic, empresa que prestó el soporte tecnológico en dichas elecciones.

Cabe precisar que la cifra era clave para la legitimidad de la Constituyente, después de que la oposición asegurara haber recaudado 7.6 millones de votos contra la iniciativa de la Constituyente, en un plebiscito simbólico efectuado el 16 de julio del presente año.

Las elecciones presidenciales están previstas para finales de 2018, aunque el calendario podría cambiar por causa del nuevo marco constitucional.

Choque de poderes

Desde enero de 2016 son constantes los choques de poderes, en el momento en que la coalición de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tomó las riendas del poder Legislativo después de 17 años de hegemonía chavista.

A finales de marzo del año en curso, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumió temporalmente las competencias de la cámara, luego de que dicho organismo, señalado de servir al gobierno, declaró en desacato al Parlamento y consideran sin efecto alguno sus decisiones.

Acto seguido, la exfiscal general, Luisa Ortega, tomó la decisión de alejarse de Maduro, a quien acusa de tener “ambición dictatorial”. Meses después, la Asamblea Constituyente, en cabeza de Delcy Rodríguez, destituyó a Ortega de su cargo y la inhabilitación para el ejercicio de cualquier cargo público.

Hecatombe económica

Vale la pena apuntar que la caída de los precios del petróleo desde 2014 arruinó la economía venezolana, la cual recibe 96% de sus divisas de la exportación del hidrocarburo.

La industria funciona al 30% de su capacidad por falta de insumos, y es que Venezuela redujo drásticamente las importaciones, generando una rigurosa escasez de alimentos y medicinas. Ese país, lleva tres años consecutivos de fuerte contracción, con 9.7%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Adicionalmente, Venezuela tiene la inflación más alta del mundo, que el FMI proyecta en 720% para 2017.

Según Nicolás Maduro, el colapso se debe a una “guerra económica” propiciada por empresarios de derecha con el fin de destronarlo, la cual estaría secundada por la oposición y Estados Unidos.

Derechos humanos

Durante las protestas, retomadas a partir del 1 de abril del presente año, se redoblaron las denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de la fuerza pública venezolana. Los opositores aseguran que hay una “fuerte represión”.

La Fiscalía General ha imputado cargos a varios policías y militares por la muerte de diversos manifestantes, allanamientos ilegales y robos.

Según la ONG Foro Penal, la cantidad de presos políticos llega a más de 500.

Diálogo

El gobierno venezolano y la oposición iniciaron un diálogo a finales de 2016 con acompañamiento del Vaticano, pero un mes después fracasó.

El mandatario Nicolás Maduro dice que la Asamblea Nacional Constituyente será un espacio de reconciliación.