¿Colombia estaría lista para recibir inversión estadounidense procedente de Asia?

Compartir

Con la iniciativa ‘Regreso a las Américas’, Estados Unidos traerá mayor inversión extranjera a Latinoamérica, incluyendo a Colombia. A la vez, esto supone mayores retos para el país y la región, que abriría sus puertas a las empresas norteamericanas que llegarían de Asia.


Por: Redacción 360 Radio

En medio de las tensiones políticas entre Estados Unidos y China, el gobierno de Donald Trump inició acciones para materializar una más de sus ambiciosas apuestas: trasladar la inversión estadounidense en Asia hasta Latinoamérica, como parte de la estrategia ‘Regreso a las Américas’.

Este paso, sin duda, no da lugar a una posible flexibilización de las diferencias entre ambas regiones, sobretodo en el caso de China y es una búsqueda del gigante norteamericano en frenar su dependencia asiática en cuanto a la producción, así como un intento por reducir los costos de la misma.

Esta reubicación de la inversión estadounidense tiene que ver con el ‘nearshoring’, un término con el que apenas nos hemos ido familiarizando en Colombia desde este lunes, día en el que el presidente Iván Duque anunció la estrategia ‘Crecimiento Colombia’, de la mano del asesor del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, Robert O’brien y del director de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional, Adam Boehler.

Dicha estrategia hace las veces del segundo volumen del Plan Colombia: pretende luchar contra el narcotráfico y llevar desarrollo a la Colombia profunda. Ahora, con ‘Regreso a las Américas’ Estados Unidos quiere sumarle una mayor inversión al país, que podría beneficiar a los sectores farmacéutico, textil, manufacturero, automotriz y el de bebidas y alimentos.

No obstante, la llegada de compañías norteamericanas a Colombia supone un gran reto: preparar las herramientas necesarias para incorporarlas al entramado industrial nacional. De acuerdo con Sergio Díaz Granados, director ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por Colombia y Perú, se trata de una oportunidad para “que los gobiernos locales y las comisiones regionales de competitividad refresquen y actualicen sus planes de promoción de inversión”.

Le puede interesar:  Reforma pensional avanza en el Senado: finalizó la votación de impedimentos y comenzará la discusión de las ponencias

LEER TAMBIÉN: Colombia y Estados Unidos anuncian ‘Crecimiento Colombia’, una nueva versión del Plan Colombia

Además, con la adhesión de estas empresas extranjeras Colombia y Estados Unidos estarían fortaleciendo lo pactado en el Tratado de Libre Comercio vigente, que según Díaz también debe actualizarse para un mayor provecho, teniendo en cuenta el TLC entre Estados Unidos, México y Canadá.

Si Estados Unidos llega a otorgar dicha inversión adicional al país, debemos estar a la altura para que la oportunidad traiga consigo beneficios bilaterales. Es decir, que no solo cumpla con el propósito de una estrategia estadounidense más, sino que también sea un medio para la reactivación económica en un escenario pospandemia, la generación de empleo, la producción de calidad, la diversificación del mercado y una mayor innovación en el sector.

Los dirigentes de las diversas regiones del país deben trabajar en conjunto para fortalecer la operación de las industrias, esto a la vez permitiría que Estados Unidos perciba en Colombia un aliado ideal, no solo porque logra cumplir con sus expectativas sino porque evidencia su capacidad de superarlas.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]