“Cometí errores pero no crímenes; soy víctima de una farsa jurídica y política”: Dilma Rousseff

El abogado de Jucá, Antonio Carlos de Almeida Castro, reconoció las conversaciones, pero afirmó que no hay nada “ilegal” en ellas, ya que solo se habla “de manera general” sobre el asunto.

Por: Jhonatan Ortiz

Con sus ojos al borde del llanto, la ya expresidenta de Brasil, aceptó este jueves formalmente la destitución que le fue notificada por el senado y le da 180 días para preparar su defensa, Dilma Rousseff expresó en su declaración pública en el Palacio de Planalto de Brasilia que lo que se ha llevado a cabo “ha sido un proceso fraudulento, un verdadero golpe” y alertó de que “el mayor riesgo del país es ser dirigido por los sin voto” en referencia al gobierno que formará el vicepresidente Michel Temer mientras ella esté apartada del cargo.

De acuerdo con Rousseff, “no existe una injusticia más devastadora que condenar a un inocente” y cree que es lo que se ha hecho con ella, razón por la que se declaró inocente de los crímenes de responsabilidad de los que se le acusa por maquillar las cuentas del país del año pasado. La expresidenta explicó que los decretos que firmó para atrasar gastos públicos “siguieron la ley” y son una estrategia llevada a cabo por otros gobiernos anteriores.

La exmandataria no paró ahí y aseguró que “Fue un proceso frágil y jurídicamente inconsistente. Un acto injusto desencadenado contra una persona honesta e inocente”. Sin embargo aseguró estar dispuesta a cambiar esta situación durante los próximos 180 días que durará su defensa: “Voy a luchar con todos los instrumentos legales de los que dispongo para ejercer mi mandato hasta su fin, en 2018″, puntualizó Rousseff.