Cómo evolucionaría Medellín, según César Hernández

La carrera por llegar a la Alcaldía de Medellín comienza a tomar forma por cuenta de los precandidatos que emprenden sus recorridos con el fin de presentar sus propuestas a la ciudadanía, acompañanado esto de la recolección de firmas que se requieren para llegar al primer puesto de la capital antioqueña. César Hernández, con su movimiento Medellín Evoluciona, argumenta por qué quiere ser alcalde de la ciudad.


360 Radio: ¿Cómo ha transcurrido su precandidatura y cuál es el clamor general en Medellín?

César Hernández: Nosotros somos un equipo de trabajo que busca la evolución de la ciudad, y por ende tenemos que ser muy responsables de acuerdo a la realidad que tenemos, la cual es conseguir 150.000 firmas. Pero no queremos establecer un ejercicio frío solo de conseguir esas firmas para tener un aval, nosotros tenemos que establecer una comunicación directa con cada ciudadano para poner las ideas en común y de lo que representa Medellín Evoluciona, necesitamos una puesta en común de lo que significa César Hernández para Medellín y qué es lo que quiere César Hernández para la ciudad.

La planeación que hemos realizado nos puede permitir definir en qué comunas tenemos unas fortalezas derivadas de mi historia como servidor público en su momento y como gerente de los proyectos urbanos integrales. Tuvimos una gran presencia territorial en algunas de las comunas de la ciudad porque esa era mi misión; luego en otros trabajos con Metroplús, Planeación, entre otros, tenía otros públicos.

Hay que ser muy sinceros, hay que trabajar las ideas, pero también ser muy conscientes del territorio que vamos a abordar. Queremos ser muy respetuosos, alegres y ser parte de lo que a la gente genera esperanza, y eso requiere una planeación milimétrica.

360: Usted ha dicho que su mayor alianza es con los ciudadanos, pero si se llega a dar el chance de tener una alianza, ¿la haría?

C.H.: Es muy prematuro armar una cábala o alguna intencionalidad de alianza, pero sí vamos a hacer las alianzas en su momento cuando pongamos de frente las propuestas sobre la ciudad. Debemos hacer una alianza realmente sobre los proyectos y programas que queremos para la ciudad de Medellín.

Tenemos algo adicional, y es que nosotros no queremos ni ofender ni atacar a nadie, no representamos un bando para atacar a otro. Somos de centro puro, por lo cual la construcción de proyectos y programas van a partir del reconocimiento de los buenos programas y proyectos que se han hecho a la ciudad independientemente del partido político, vamos a hacer ese reconocimiento.

Ese reconocimiento nos va a permitir que, dentro de este ejercicio electoral, las propuestas buenas para la ciudad, las que estén alineadas con nuestros principios serán objeto de una posible alianza. Hoy no puedo decirlo porque no han salido las personas con sus propuestas y programas debido a que están con temas de precandidatura en los demás partidos o movimientos.

Nuestro trabajo es en la calle armando esa conversación y esa escucha directa, y qué mas que hacerlo en este proceso de firmas que lo haremos durante 90 días.

360: ¿Por qué Medellín va bien y por qué evolucionar en temas que tienen que ver con movilidad y medio ambiente?

C.H.: La evolución se da en una ciudad cuando quiere pasar de nivel. Uno puede estar en un estado de confort, y si la ciudad va bien pues solo hay los problemas normales. Pero para nosotros poder evolucionar hay que reconocer los problemas; hoy es claro que tenemos problemas de movilidad, eso no se puede ocultar porque existen en la ciudad 750.000 motocicletas y 550.000 automóviles en las mismas vías y en la misma estructura vial que tiene la ciudad desde 1984.

A partir de ese reconocimiento hay que hacer un ejercicio para descubrir qué programas se han hecho bien para resolver los problemas de Medellín, sea la calidad del aire, movilidad, seguridad. La ciudad ha sido un gran laboratorio de programas y proyectos, cada Alcaldía ha ensayado actividades de este tipo, algunos con buenos resultados y otros no. El problema de la política es que quiere reinventar la ciudad cada cuatro años y de alguna manera desprestigiar programas buenos porque era de otro alcalde o filiación política, y supuestamente mi programa es el válido porque soy el que gobierno.

La gran evolución de la ciudad es madurar políticamente y reconocer las buenas prácticas a los buenos programas, retomarlos y dar los créditos que son necesarios. Aquí no es un tema de egos, es un tema que tiene que ver con qué bienestar le vamos a generar a la ciudad.

El problema de la calidad de aire hoy es que los que contaminamos somos nosotros con el vehículo, ¿entonces debemos retirar los carros más viejos de la ciudad a través de una chatarrización aprobada por el Ministerio de Transporte? Es una decisión de carácter nacional. Las industrias deben generar una reconversión a tecnologías limpias, ¿lo están haciendo? Porque hoy apagamos las industrias, pero el día de mañana vuelven a prenderlas como estaban.

¿Tenemos la capacidad de utilizar sistema de transporte integrado eficiente? El pico y placa ambiental extendido hizo que el Metro colapsara ante esa medida de choque, y le generamos la peor experiencia de sistema de transporte al ciudadano que, de alguna manera por obligación, fue a tomar el Metro. Era la oportunidad de haber organizado muy bien este sistema para que la experiencia de ese ciudadano hubiera sido grata con el fin de que luego lo tomara como una opción real de movilidad, y hoy no lo tenemos.

Nosotros sí tenemos que invitar a una ciudad a reconocer las buenas prácticas y los errores, pero indudablemente tenemos que brindar una solución al problema de manera efectiva y colectiva, es decir, ¿hoy Medellín está dispuesta a tomar medidas estructurales frente a la calidad del aire? Pues pongámonos todos de acuerdo en eso que es esencial para que no estemos con pañitos de agua tibia y pensar cómo hacer ese equilibrio en la sostenibilidad.

360: ¿Se le antoja que cuando un alcalde llega a gobernar con ganas de querer reinventar la ciudad es una medida populista?

C.H.: No. A mí me ha gustado mucho la planeación, de hecho fue director de Planeación de la ciudad, me ha tocado planificar las comunas 1, 2, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 13, llevando a cabo acciones y de largo planeando, lo que nosotros denominamos planeacción. La planeación realmente es una planeacción, pues se debe estar haciendo pero al mismo tiempo se debe estar planeando para permitir que haya continuidad en ese desarrollo sistémico e integral de los territorios.

En eso debo ser coherente: tengo que llegar a la Alcaldía a reconocer esas planeaciones que han hecho los gobiernos anteriores, retomándolos en beneficio de la comunidad porque finalmente ocurre que las comunidades no entienden después de que los proyectos se entregan si es del uno o del otro, ya es de la comunidad, de la gente; y hoy hay territorios esperando que sigan el desarrollo que se planteó con los proyectos urbanos integrales de Sergio Fajardo en las comunas donde fui gerente.

Hay que ser muy claro, y es que si nosotros seguimos reinventado nuestra ciudad cada cuatro años nunca vamos a tener soluciones de fondo a las realidades y problemáticas que tenemos hoy en nuestra ciudad.

360: Usted ha tenido la oportunidad de participar con diferentes cargos en administraciones anteriores. ¿Qué toma de esas experiencias para poder esgrimir como potencial alcalde de Medellín?

C.H.: De Sergio Fajardo la educación pero haciendo la evolución del sistema educativo. Hoy la educación debe llevarse a un sistema vocacional, que esta se adapte a la vocación de los muchachos y muchachas de Medellín para poder encontrarles el proyecto de vida, y que todos nosotros seamos tutores: los privados, públicos y todos los gremios deben formar a nuestros muchachos en los colegios porque ya avanzamos en colegios de calidad, cobertura, y bueno, hay que dar el salto.

De Alonso Salazar definitvamente es el tema social que le apostó de manera integral a superar la pobreza extrema, a llegar con oportunidades a cada una de las familias, tenemos que hacer la evolución del sistema social de Medellín, obviamente los subsidios son muy importantes pero lo es más darles herramientas para que las personas superen su pobreza y realmente construyan proyectos de vida colectivos.

De Aníbla Gaviria indiscutiblemente es el respeto por la vida, de los programas estructurales de ciudad como Parques del Río, el plan de bordes Jardín Circunvalar, los barrios sostenibles en la parte periférica  de borde. Creo que ahí tenemos que generar unas apuestas de continuidad bastante importantes, independientemente del fondo o del origen de los recursos.

De Federico Gutiérrez es indiscutible el fortalecimiento de la seguridad pero obviamente siendo más integral, no solamente desde el tema policivo. Hemos entendido que un alcalde debe liderar como el primer policía de Medellín la persecusión a criminales y eso no se va a bajar, pero también tenemos que entender que para que un criminal se haga es porque muchos procesos fallaron: el de la familia, el del colegio, el de los amigos, el de su entorno, y ahí es donde tenemos que darle fortaleza a la inversión para permitir que dichos entornos no nos produzcan delincuentes. También es importante el fortalecimiento del sistema de transporte, es una gran apuesta, no es de un solo gobierno por lo que el gobierno de César Hernández hace la evolución la continuidad en ese sistema integrado masificando el sistema de transporte tipo Metroplús, las ciclorrutas entre otras, de tal manera que podamos tener una movilidad sostenible en nuestra ciudad.

360: ¿Qué lo diferencia del resto de los precandidatos y por qué usted?

C.H.: Experiencia, conocimiento, trayectoria, cercanía con la gente; conocimiento de primera mano de cada calle y carrera, de cada una de las comunas y corregimientos por todos los cargos que asumí, conocimiento que me lleva a generar esa evolución. La juventud que nos pone con todas las energías para poder trabajar día y noche por la ciudad, las 24 horas y los siete días a la semana, y que somos un movimiento donde todos van a sumar y no va a haber un solo ataque porque realmente la construcción colectiva de nuestra ciudad es la que nos debe llevar a superar cada uno de nuestros problemas. Ese es el siguiente nivel.