Congresistas aburridos

Foto: Verdadabierta.com

Confidenciales 360


En los últimos periodos del Congreso siempre se debatió sobre algunos privilegios que tenían los congresistas de la República. Claramente, se discutía siempre sobre el salario, que algunos consideran muy alto y que para otros es justo, pero que para la media colombiana y los aumentos que tenía era diferencial y a simple viste resultaba desproporcionado.

Los congresistas aunque no avanzaron en la reducción de su salario y la consulta anticorrupción, impulsada por Claudia López, no ganó, sí se vieron afectados por algunas de las políticas promovidas al interior de Congreso por la exsenadora de la Alianza Verde.

Una de ellas fue que los representantes a la Cámara y senadores que no residente en Bogotá no tengan derecho a viajar en clase ejecutiva en la aerolínea Avianca.

Avianca es la aerolínea que siempre ha ganado a través de un operador las licitaciones que se han hecho en el Congreso para abastecer a los congresistas con los tiquetes para que se conecten con sus regiones, y normalmente, desde hace más de 20 años los congresistas siempre viajaban en clase ejecutiva. En ese sentido los tiquetes eran más onerosos para el erario público y los políticos, además de viajar en esta clase, lograban beneficios personales como: obtener más millas, lograr ascensos para sus viajes personales, salas VIP Diamond, entre otros.

Varios congresistas han expresado su molestia por esta reforma que se impulso pues consideran ellos que un congresista sí debería tener alguna diferenciación en el avión en el sentido que son figura públicas y están expuestos a cualquier ataque, amedrantamiento que les puedan proferir un pasajero.

Además, consideran en clase ejecutiva están algo más resguardados y en casos de emergencia pueden abandonar o entrar más rápido al avión.