La otra cara de la cuarentena, el desesperado reclamo de vendedora ambulante en Chocó

Compartir

En las últimas horas se ha vuelto viral un video que deja en evidencia la lamentable situación por la que atraviesan los departamentos y municipios que toda la vida han sufrido del olvido estatal. En el video se observa como una vendedora de pescado en Quibdó reclama airadamente porque no tiene a quién vender su producto, la mayoría de este se le daña y nadie ha querido ayudarla.


Por: Redacción 360 Radio

Son varios los problemas sociales que han quedado en evidencia desde que fue decretada la cuarentena en todo el territorio nacional.

Uno de estos tiene que ver con las afectaciones que han tenido los colombianos que basan su economía en el día a día, es decir, en el popular ‘rebusque’.

De acuerdo con cifras entregadas por la Unidad de Análisis en Ciencias Económicas de la UNAL, la informalidad en el país está cercana al 50% y una crisis como la que se presenta por cuenta del coronavirus, deja ver lo vulnerables que son este tipo de personas.

Sin embargo, la situación se hace más compleja en los departamentos o municipios en donde el estado colombiano ha dejado de hacer presencia y si en ciudades principales esta población se ha visto muy afectada, en esos territorios la situación es peor.

Este el caso de una humilde vendedora de pescado en Quibdó, capital del Chocó, quien en las últimas horas se vuelto viral al compartir su desesperación por la difícil situación económica que atraviesa.

En el video hace un reclamo por las nulas ventas de pescado que ha tenido, pues no tiene a quién vendérselo, la mayoría de este se daña y asegura que ha tenido que votarlo.

Le puede interesar:  Gustavo Petro propondrá un plan de reactivación económica ante el Congreso y pide respaldo del Centro Democrático

Asimismo, esta vendedora deja expuesto que la situación se hace más difícil cuando van a cobrar los conocidos ‘gota a gota’ y asegura que al no tener cómo pagarles, han querido golpearla.

La señora se pregunta por qué la alcaldía o la gobernación no han querido ayudarla y en medio de lágrimas critica que deba entrar su negocio a las 4:00 p.m. por temor a un comparendo y se pregunta airadamente, “¿Quién me resuelve los problemas?”

La situación de esta señora evidencia la lamentable situación por la que atraviesan los departamentos y municipios que toda la vida han sufrido del olvido estatal, lugares en donde no existe el salario mínimo, las pensiones o un sistema de salud digno.

Esta es la otra Colombia, habitada por personas que viven de las ventas del día a día, quienes no facturan, no tienen seguridad social, se mueren con Sisbén y son los más afectados por esta situación.

Desafortunadamente estas personas son las que terminan siendo aprovechadas por los distintos grupos ilegales que operan en el país, los cuales terminan ofreciéndoles ayuda a cambio de que hagan actividades ilícitas, especialmente con temas de drogas.

El caso de esta vendedora ambulante es la dura realidad de millones de colombianos que en poco o nada se benefician de las decisiones que se toman en Bogotá, medidas muy alejadas de la realidad.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]