Depósito ABO, parte de la historia de Arboletes

Compartir

Depósito ABO S.A.S lleva más de 40 años en Arboletes fortaleciendo el desarrollo en el territorio. Carlos Mario Botero, hijo del fundador y actual gerente nos cuenta un poco de la historia del negocio de su familia. 

Por: Redacción 360 Radio 

Carlos Mario Botero llegó a Arboletes en 1983 cargado con una mochila «llena de ilusiones.» Su padre trabajó en el Banco de Bogotá por más de 20 años y decidió trasladarse a este pueblo y crear empresa. A los dos años llamó a Carlos para que le ayudara en el negocio familiar y cuidara al resto de los hijos que estaban todavía muy pequeños.

@360radioco

“Para subir hay que construir escaleras” dice Carlos Mario Botero, gerente de Deposito ABO. Este #negocio lo comenzó su padre hace más de 40 años y desde entonces han sido claves en el #desarrollo y el #progreso de Arboletes. Conozca su #historia #historiadevida #cemento #construcción #empresas

♬ original sound – 360RadioColombia

En ese entonces la mayoría de las casas de Arboletes todavía eran «de palma y tabla, no había ni siquiera muros», relata Carlos Mario. El negocio familiar de los Botero empezó a cambiar la concepción de la construcción en este municipio.

Fue un proceso que se fue dando con los años. «Sí vos construís una casa bonita, el vecino de enseguida va a querer crecer de la misma forma. Es un crecimiento personal que le da empoderamiento a las personas». De esta forma se fue generando el progreso en Arboletes, de la mano del Deposito ABO.

Han sido más de 42 años en los que este negocio ha evolucionado y ha acompañado el desarrollo de Arboletes. «Yo creo que para subir hay que construir escaleras», dice Carlos Mario, refiriéndose a las ganas de trabajar, de formarse como ser humano y de aportar al crecimiento en muchas familias.

El negocio de los Botero ha tratado de estar siempre a la vanguardia. Fueron de los que empezaron en Arboletes con el sistema de computadores «La gente iba desde muchas partes a mirar. Eran dos computadores con unas pantallas de color naranjado que terminaba uno con los ojos hinchados en la tarde. En las otras ferreterías les parecía una utopía que se pudiera manejar una empresa con un computador», recuerda Carlos Mario.

Ahora las redes sociales le han permitido hacer envíos y ventas a muchas partes del país que ni siquiera sabía que existían como pequeños pueblos del Valle del Cauca y Boyacá. «Las herramientas están permitiendo crecer» comenta Carlos Mario.

Su voz es baja pero sus palabras certeras. Le habla directo y de frente a sus clientes para generar confianza. Cada vez que les atiende le genera «una satisfacción muy grande».

Carlos Mario es un vendedor que no le gusta estar en la oficina encerrado. Le encanta relacionarse con todo el mundo «desde la señora más humilde, hasta el empresario o ganadero más grande».

Trabaja pero con inteligencia porque ha visto «personas que trabajan mucho pero sin inteligencia y no consiguen nada». En ese trasegar se ha encontrado aliados claves, como por ejemplo Cementos Argos, que fomenta el desarrollo en los territorios de la mano de compañías como la de la familia Botero. «Las ganas de trabajar te van abriendo puertas» explica Carlos Mario.

Actualmente, Deposito ABO cuenta con 62 empleados o «aliados directos» como los nombra Carlos Mario, además de muchos otros aliados indirectos. Al convivir con ellos todo el tiempo, para él son «sus amigos y su familia». Ha creado lazos importantes con ellos, los ha visto crecer, salir adelante y les apoyó en el desarrollo y el cambio de sus casas y sus vidas.

Eladio Posada es de los «aliados directos» más antiguos. Inició hace más de 20 años y con ayuda de Carlos Mario pudo llegar a obtener casa, carro y su hijo pudo estudiar y ser un profesional.

«Es la empresa privada que más genera empleo directo e indirecto en el municipio» enfatiza Eladio para quien la empresa aporta recursos para la construcción de un tejido social más ecuánime y justo en Arboletes.

Una de las anécdotas que más recuerda es que gracias a Deposito ABO, pudO salir del país a Estados Unidos y conocer la planta de envasado de aceites  que se distribuyen para todo el mundo. «También nos llevaron de tour por varios estados. Esta fue una experiencia muy bonita y enriquecedora.»

Hace aproximadamente 10 años Eladio Posada tuvo un accidente. «No se sabía quién estaba más asustado si Carlos Mario o yo». Esto es una prueba para él de que Deposito ABO también es amistad y familia.

La misión de Deposito ABO es «construir sueños garantizando los más altos estándares de calidad, eficiencia y competitividad con el fin de satisfacer las necesidades de los clientes a través de nuestros productos y servicios». De esta manera contribuyen «con el bienestar de la región y el país»

Entre sus valores institucionales se encuentran la honestidad, responsabilidad, amor por el trabajo, fe, disciplina, perseverancia, diligencia, capacidad de aprender, creatividad, calidad, servicio y valor.

ABO viene de las iniciales del padre de Carlos Mario: Alfredo Botero Ossa. Concluye con la anécdota de que una vez un par de niños jugaban en la acera de su negocio y uno le dijo al otro:

—Mira, ABO, ¿De dónde viene ABO?

—ABO viene de «Aboletes»— le respondió el otro niño.

Esto refleja la apropiación y el cariño que le tienen los habitantes de Arboletes a este negocio.

Lea también: Cementos Argos alcanzó 118.000 millones de utilidad neta en primer trimestre del año 

 

 

Le puede interesar:  "En cada uno de los ecosistemas tenemos textos literarios que hacen alusión directa o metafóricamente a los ecosistemas de Bogotá": Valeria Baena

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]