Desistimientos de vivienda alcanzaron 38.056 a octubre de 2023

La cifra comprueba el preocupante panorama para el sector vivienda en Colombia durante lo corrido del año.

Compartir

El año 2023 ha sido uno de los más complicados para el sector constructor en Colombia al presentar una importante reducción en la venta de viviendas VIS y no VIS en el país, cifra a la que se le suma otro dato preocupante y es que a corte de octubre de 2023, se presentaron 38.056 desistimientos a los proyectos. 

Esta cifra mantuvo la tendencia creciente, como se presentó en septiembre cuando se reveló que los desistimientos llegaron a 33.000 hogares, de los 26.000 lo hicieron en el segmento VIS, donde los desistimientos crecieron 128 %, afectando a los hogares más vulnerables. 

Las cifras reveladas por Guillermo Herrera, en una columna del diario La República, muestran que se tuvo un crecimiento en los desistimientos del 80,7% respecto a octubre de 2022. El 78% de los desistimientos fueron VIS, que acumularon un total de 29.826 unidades respecto a las 13.282 reportadas un año antes. 

El panorama es poco alentador y se proyecta que a cierre del año exista una caída del orden de 45% en la comercialización de VIS y de 30% en el segmento No VIS, algo nunca visto.

Los principales hechos que han perjudicado al sector vivienda

Según Herrera, “los 52.046 subsidios asignados para adquisición de vivienda son el número más bajo desde 2013 para una vigencia, pero, más allá de eso, son el reflejo de una meta global para el cuatrienio que es insuficiente en comparación con las necesidades de la población y que no tuvo en cuenta que cada vez los colombianos somos más y que los hogares de bajos ingresos siguen creciendo”. 

Le puede interesar:  Petro confirma que Muelle 13 de Buenaventura será entregado a corporativas de la zona

Además, se suman a una política de vivienda menos ambiciosa que, para la resolución del déficit cuantitativo y el acceso a vivienda, hoy se sustenta en un solo programa: Mi Casa Ya. 

Y, por último, Herrera destacó en su escrito que “el problema es que el Ministerio de Vivienda nunca implementó un esquema de transición antes de incluir nuevos requisitos para el acceso al subsidio. Mi Casa Ya, un programa que según la evaluación realizada por la Universidad de Los Andes y el Centro Nacional de Consultoría focalizaba bien antes de la exigencia del Sisben, viene presentando problemas derivados de los cambios implementados por el Ministerio, lo cual lo está llevando a perder su activo más importante: la credibilidad”.

Lea también: MinEnergía durante su rendición de cuentas afirmó que entregó subsidios por más de 3,8 billones de pesos

[tds_plans_description year_plan_desc="JTIw" month_plan_desc="JTIw" free_plan_desc="UHVibGljaWRhZA==" horiz_align="content-horiz-center" f_descr_font_size="10" tdc_css="eyJhbGwiOnsibWFyZ2luLXRvcCI6IjQwIiwiZGlzcGxheSI6IiJ9fQ=="]

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]