Dreamers & Makers, es con hechos

Es por lo anterior que I+D y Dreamers & Makers, es un ejemplo claro de lo que se debe hacer y cómo se debe hacer.

Compartir

Hace apenas un par de meses registrábamos en este espacio de opinión, la creación de la Fundación Innovación para el Desarrolló I+D. Dentro de las diferentes y novedosas actividades que iban a adelantarse, resaltábamos la creación de una espacie de tanque de pensamiento, que al mismo tiempo sería de acción, lo cual rápidamente se ha materializado con el programa Dreamers & Makers.

¿Qué es esto? Básicamente, es una aceleradora de liderazgo juvenil que le apunta a consolidar como tendencia, la inversión en el capital humano. Para esto se han establecido dos objetivos fundamentales, ampliar el concepto de éxito de jóvenes líderes y vincularlos a un ecosistema de ciudadanía global. Vale la pena destacar que este programa en su primera fase buscaba beneficiar a 120 jóvenes de todo el país para que en un primer momento se beneficiaran de este proyecto que trae consigo toda una suerte de capacitaciones, formación, oportunidades, viajes al interior de Colombia y al exterior, entre otras.

Este programa se dio a conocer el 01 de febrero y días después arrancó convocatoria; y acá quiero hacer un paréntesis y expresar cuan importante es liderar no con discursos e ideas vagas que llevan a la polarización y no a la transformación, sino con hechos y determinación para realmente hacer cambios en la sociedad. ¿Cuántas ideas en lo personal, en lo colectivo, en lo empresarial, en lo PÚBLICO, vemos como iniciativas vigorosas que nacen y nunca se materializan ni prosperan? ¿Cuántas obras vemos que inician y no llegan a buen término?

Es por lo anterior que I+D y Dreamers & Makers, es un ejemplo claro de lo que se debe hacer y cómo se debe hacer. El viernes 12 de abril llegaron a Bogotá no los 120 primeros D&M sino más de 150 que fueron selecciones – superando la meta inicial en un esfuerzo apoteósico del expresidente Duque, su esposa María Juliana y todo el equipo de I+D- en donde tuvieron su primer Bootcamp[1]. Estos jóvenes, literalmente de todo el país, con todas las visiones, se reunieron con un solo propósito crear “una comunidad de liderazgo joven que le dé una propuesta de valor a Colombia”.

Le puede interesar:  General Motors y el desafío de mantener el empleo en Colombia

En este encuentro vivieron cosas inéditas para ellos, desde montar primera vez en un avión para algunos, conocer Bogotá para otros, escuchar charlas pasando por Mario Hernández, pasando por Pedro Castellanos – CEO de Monastery- Karen Carvajalino, hasta llegar al Tino Asprilla, entre otros; compartiendo experiencia de liderazgo entre todo, pero sobre todo entendiendo que solo desde la construcción dejando de lado primero la crítica, viendo la virtud de las cosas podemos hacer un mejor país y transformando la vida de estos jóvenes que literalmente vienen desde San Andrés hasta Puerto Nariño – Amazonas.

En mayo se viene el segundo Bootcamp, donde más que reunir personas, se reúnen sueños que transformaran mañana a Colombia.

[1]  Espacio de formación donde se adquieren rápidamente habilidades de distinta índole.

Nicolás Ordoñez Ruiz – @NicoUCD

Del mismo autor: ¡Lo del cambio climático es en serio!

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]