Duque no encuentra el camino para el gran acuerdo nacional

Fotografía: Zona Cero

La reunión que convocó el presidente Iván Duque, junto con otros líderes de distintos partidos políticos, no salió de la mejor manera.


Confidenciales 360 Radio

Y es que este encuentro buscaba alcanzar un consenso político que permitiese lograr de manera exitosa una reforma al sistema de justicia o pensional e incluso, obtener la tan anhelada gobernabilidad que el presidente aún no logra en el Congreso (pese a estar cerca de cumplir un año de Gobierno), porque hasta dentro de su partido, el Centro Democrático, persisten numerosas diferencias en torno a la forma en que Duque gobierna al país.

De hecho, los partidos Liberal y Cambio Radical se han convertido en una “piedra en el zapato” para que Duque saque adelante, por lo menos, algunos mínimos propósitos de su Gobierno.

La reunión de ayer tuvo la presencia del jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, el movimiento Mira, Colombia Justa Libres, además de la ASI, el partido Liberal, Conservador y de la U, sin embargo, no cambiaron el panorama que se tenía antes de dicho encuentro.

Es innegable que en este momento el Gobierno tiene una urgencia manifiesta y siente que no le van a dar más compás de espera, no solamente la opinión pública, sino también el Congreso.

Por otra parte, se ha conocido que el presidente Duque sí tiene sobre la mesa la opción de decretar un Estado de Conmoción Interior, lo que ha molestado no solo a los partidos de oposición al Gobierno, sino también de forma sorpresiva a algunos aliados.

Mientras el uribismo plantea cambios de fondo al sistema de justicia transicional, los liberales y la U se cierran férreamente a que esto suceda, y la oposición sigue reclamando un espacio en este diálogo que no han dudado en rechazar al no ser convocados.

Duque está afrontando una tormenta perfecta: su Gobierno no ha generado mayores resultados y no tiene gobernabilidad en el Congreso. Asimismo, en su mismo partido no lo están respaldando y es bastante difícil que Duque logre recomponer el camino si su mismo círculo no amarra las riendas y pone a funcionar, aunque no sea en su estilo, un Gobierno a un ritmo más “autocrático”.

Cabe aclarar que debe entenderse la palabra autocrático, en el sentido de que este país está en un momento en el que no puede tener esperas de meses y mucho menos de años, pues la situación por primera vez, así algunos la subestimen, sí se torna delicada.