El debate se centra entre Vargas y Duque

Confidenciales 360. 


La carrera presidencial ha tomado un rumbo no inesperado pero sí sorpresivo, y es que ahora la mayor concentración de choques se da entre los candidatos de la centro-derecha. Por ejemplo, es notorio cómo Duque ha empezado desde hace semanas a llamar a la candidatura de Vargas como la de los copilotos que se quedaron dormidos, mientras la fórmula de Vargas y Pinzón ha señalado que Duque no tiene experiencia y que es una persona que carece de todas las capacidades para manejar este país.

Lo anterior ha llevado a que las agresiones entre los grupos de apoyo sean mucho más fuertes, a que hayan arreciado de manera contundente y sobre todo que sean mucho más beligerantes o dañinas las palabras que se dicen de unos a otros.

Vargas está apostando por ir desgastando la imagen de Iván Duque de cara a una eventual segunda vuelta presidencial, y Duque lo que también busca es lograr que Vargas no pase a segunda vuelta porque sabe que si eso ocurre va a ser mucho más vulnerable en ese escenario.

El exvicepresidente de la República quiere mostrarse como una opción de centro y así poder recuperar siquiera unos 700 mil votos que le permitan llegar a una segunda vuelta, en la que sin lugar a dudas está Iván Duque.

Vargas Lleras está siendo mostrado por el uribismo como la persona que es el continuismo del presidente Juan Manuel Santos, como una persona que participó directamente en lo que ellos consideran el debacle económico, político y social del país, y desde luego creen que las posiciones que han tomado sobre aspectos como la paz han sido más oportunistas que de convicciones.

Una de esas batallas va a tener episodio en departamentos como Antioquia y Córdoba, donde el uribismo tendrá mayor enfrentamiento con Germán Vargas Lleras.

Habrá que esperar si este nuevo escenario electoral les favorece a los dos, y si como todo parece indicar, será la foto final en la segunda vuelta.