El dictador Maduro

Si quedaban dudas para comprobar que Nicolás Maduro paso de autócrata a dictador, esta semana se consumó el golpe final a la mínima democracia que había en Venezuela.

Compartir

Cuando el presidente de un país asume la posición en donde ellos dicen “Yo soy el Estado” o “El Estado soy yo” y avanzan en una autocracia en el que quieren ser las instituciones judiciales y legislativas, y a la vez que son el ejecutivo, es lo que es el fascismo tanto busco: es el totalitarismo.

Llama la atención que este nuevo hecho pone en vilo los modelos democráticos que se han elegido, por lo menos, en el hemisferio occidental. No es momento para hablar de otros prototipos políticos de lo que ocurre en otras latitudes, pues en algunos lugares del planeta tienen monarquías o sistemas parlamentarios.

Le puede interesar: ¿Cómo una vaca para terminar vías puede molestar a un gobierno?

Simplemente no buscan tener un modelo republicano democrático, pero en el caso de Venezuela, cuando usted tiene un modelo como esos desde hace más de 20 años, pero no hay elecciones limpias y dominan todo el poder judicial y legislativo, y tienen el descaro de inhabilitar a las personas que pretenden derrotar al régimen actual, y todavía sabiendo que se las van a robar. Son tan cobardes que ni siquiera les dejan escribirse para ser candidatos presidenciales. Ocurrió con María Corina Machado y, hace pocas horas, con Corina Yoris.

Acá toca ver la película completa, y es que el Gobierno de Estados Unidos, con su otrora grandilocuente y magnificado por los medios hispanos, anunció que había un súper acuerdo con Venezuela para hacer votaciones democráticas, inspeccionadas que garantizaran una participación masiva y una confianza en las instituciones.

Con base en eso les liberaron a Alex Saab, les levantaron las sanciones y Maduro supo dar el golpe a la mesa como buen “bandido” de traicionar la palabra, la confianza de países garantes en la mesa, estafar a Estados Unidos y su país: inhabilitan a Corina Yoris, María Corina Machado, siguen capturando todos los días a personas que les hacen oposición en las calles de Venezuela, y toda esta película terminará con Nicolás Maduro conservando el poder que ha tenido en los últimos años por herencia de Hugo Chávez Frías, quien en las últimas horas el presidente Gustavo Petro elogió y sostuvo que había hecho una gran revolución y magia en Venezuela.

Le puede interesar:  ¿El presidente quiere cambiar las reglas del juego o no cumplirlas?

“La magia de Chávez fue proponer democracia y cambio en el mundo. La revolución de hoy es transformar el mundo profundizando la democracia”, sostuvo Petro. De manera que preocupa ese doble racero de Gustavo Petro con Venezuela y otros países, a los cuales no duda en atacar todo el día, pero con el país vecino guarda silencio.

El mandatario colombiano fue a posar a Guatemala como gran prócer democrático, defensor de las elecciones y de la voluntad del pueblo, pero con lo ocurrido en Venezuela guarda silencio. Ese es el talante de Gustavo Petro que conocemos en este país.

Gustavo Petro anuncia histórica operación anticontrabando en Colombia | EL UNIVERSAL - Cartagena

La dictadura de Maduro inicia este 2024

Es claro que la dictadura de Nicolás Maduro empieza este año para los términos más ceñidos a la ciencia política. Este fue el golpe mortal. Teníamos un líder de un régimen corrupto, asesino, traficante y nos parece que un país como Colombia no debe confiar y depender de semejante sátrapa, criminal y tirano como Nicolás Maduro.

Lea también: El anhelo ciudadano que la nueva fiscal debería priorizar

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]