El fenómeno Daniel Quintero, ¿cómo se formó y quiénes lo apoyan?

Foto: oto: León Darío Leláez / Semana

El candidato a la Alcaldía de Medellín, Daniel Quintero, se ha promocionado como candidato Independiente, sin partidos ni jefes políticos. Hoy se ha convertido en la gran sorpresa de las elecciones en Medellín.


Por: Redacción 360 Radio

Cuando todas las miradas estaban centradas hace aproximadamente un año, sobre quién sería el candidato del Centro Democrático, si algún congresista renunciaría para aspirar o no, y qué pasaría con la candidatura de Juan Carlos Vélez y Juan David Valderrama, empezaba a esparcirse el rumor de que Daniel Quintero, que había sido gerente de la campaña de Humberto de la Calle en Medellín, que luego apoyó a Gustavo Petro a la presidencia, aspiraría al primer cargo de la ciudad.

Quintero se hizo mucho más visible a través de cada mes, cuando sucedieron los hechos consecutivos y negativos en el proyecto Hidroituango. Se sigue moviendo como un activista continuo contra lo que él catalogaba como mentiras por parte de la administración de Medellín, EPM, empresarios, y se fue como tal ganando espacios en la opinión pública, durante algunas semanas decía que no sabía si lanzarse a la Alcaldía de Medellín o no, que algunas personas se lo estaban pidiendo, pero todo era claro, se sabía que sí iba a aspirar.

Su cercanía a la política también se da por Miguel Andrés Quintero, su hermano y concejal del partido Verde con el famoso marranito. Daniel Quintero después pasó a trabajar en la administración de Luis Pérez Gutiérrez, y venía de ser viceministro de las Telecomunicaciones durante el ministerio de David Luna. También estuvo en Innpulsa y en el sector privado en una empresa de Software.

Lo que ha posicionado a Daniel Quintero y lo que lo tiene de segundo en las encuestas y posibilidades reales de ser alcalde, no solamente ha sido un discurso que ha calado en gran parte de la población, sino su estilo relajado, su irónica coincidencia física y de maneras con Federico Gutiérrez. Medellín ha demostrado que le gustan ese tipo de candidatos, descomplicados, candidatos de calle que hablan el parlache ciudadano, y aunque Quintero no ha llegado o no ha caído en la manera de hablar de Gutiérrez, sus orígenes del barrio Tricentenario – que lo ha sabido explotar – sus pasos como vendedor ambulante y activista, le agregaron valor.

A Quintero más allá de si lo inflaron intencionalmente o no, lo empezaron a catalogar y a darle visibilidad como el candidato de Gustavo Petro, como quien atacaba a Empresas Públicas y quien era el candidato anti sistema anti-establishment. Él, por lo civil, pasivo o activo, tomó nota de esto y lo ha favorecido.

Gustavo Petro sacó algo más de 200 mil votos en Medellín, y por tanto tildar a Quintero de candidato de Petro, es empezarlo a contar con más de 200 mil votos para algunos y para otros con más de 100 mil votos y castigan al 50 por ciento.

Al pasar los meses, quienes no encontraban coincidencias con Alfredo Ramos, que veían que otros candidatos no despegaban decidieron apoyar a Quintero, uno de los principales promotores de los inicios de su candidatura fue Iván Agudelo, senador de la República del partido Liberal, luego se fueron adhiriendo el equipo Liberal de Envigado, Cambio Radical, Juan Carlos Restrepo, Mauricio Parodi, Oscar Hurtado y Carlos Mario Montoya. Empezaron a llegar distintos sectores políticos a la campaña de Daniel Quintero, incluso, hoy algunos conservadores que dicen estar con Ramos, tienen medio pie en la candidatura de Quintero.

Es innegable que Daniel Quintero ha tenido una cercanía con César Gaviria, el expresidente le ha promovido y apoyado para distintos cargos y Gaviria se ha encargado en ayudarle y darle la mano con medios de comunicación en Bogotá, lo que le ha significado mayor exhibición, exposición, y que se hable de Daniel Quintero en todo el país. Ese candidato que amenaza el establecimiento.

Comentarios que se recogen en la calle coinciden en lo mismo: Es el candidato para acabar las maquinarias, para destapar la corrupción de EPM. Me gusta porque es sencillo, porque viene de un estrato bajo, porque creció en Castilla, porque es de la universidad pública, entre otros.

Hoy Quintero reúne una serie de factores que lo hacen un candidato viable y a su misma vez, bastante opcionado pues aglutina indignados, izquierda, centro, derecha, políticos, empresarios y algunos anti políticos, de manera que su caudal electoral y así lo indican las encuestas, superará 175.000 votos el próximo domingo, y será real sombra, no solamente ahora en Medellín sea que gane o no, pues si no logra ser alcalde, será concejal y repetirá su candidatura dentro de cuatro años.

De manera que el candidato Independiente, ha sembrado y se ha convertido en un hecho político que hoy es la principal competencia del Centro Democrático.