El lío de Evacol, Crocs y la SIC

Foto: Laestacioncentrocomercial.co

Confidenciales 360

Antes de que se conociera la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, a favor de la empresa Crocs, las personas en Colombia se habían podido percatar de que las tiendas de estos zapatos habían desaparecido. En el caso de Medellín, sus tiendas fueron cerradas hace más de un año y estos zapatos solo se pueden comprar en Estados Unidos o a través de plataformas como Amazon. Cuando las personas preguntaban por estos almacenes en centros comerciales eran redirigidas a almacenes llamados Evacol, con un entorno muy similar dentro de sus instalaciones de venta al que tenía Crocs y vendían los mismos zapatos, idénticos.

Evacol logró vender un importante número de unidades a nivel nacional, e inclusive distribuirlos a través de almacenes de grandes superficies a unos precios inferiores de los que tenía la multinacional sueca y poco a poco Evacol fue reemplazando esos zapatos que vendía Crocs en Colombia.

Después de más de un año, la SIC ordenó, además de cerrar todos los establecimientos a nivel nacional, retirar todos los productos con las referencias señaladas y recogerlos en un término de 30 días hábiles y destruir todos los moldes que se tenían para la fabricación, así como los zapatos producidos y que aún no eran distribuidos, pues estaban incurriendo en un acto ilegal según la SIC. Fuera de eso, Evacol tiene que pagar a favor de la multinacional Crocs la suma de $74’530.440 por concepto de indemnización de perjuicios. 

La empresa colombiana ubicada en el Valle del Cauca apeló la decisión y tendrá que esperar a que una sala civil del tribunal de Bogotá resuelva este conflicto.

Uno de los senadores que ha terciado en el debate es el liberal Luis Fernando Velasco, quien ha expresado que en Estados Unidos se puede comprar ese mismo zapato que no sea de la marca Crocs. Ha cuestionado al superintendente porque según él esto ataca la industria nacional, se le impide a una empresa que genera cientos de empleos fabricar un zapato y dice que todos los empleos que aporta esta compañía son formales.

Además, hizo un señalamiento delicado. Y es que según información que él tiene, eso no es una copia y que los empresarios de Evacol llegaron a la SIC antes que Crocs para patentar el diseño y registrar la marca, y la Superintendencia no lo dejó patentar pero luego sí le otorgó ese registro a Crocs.