El novelón ruso

Compartir

El novelón ruso: Acostumbrados durante tantos años a actuar en la guerra fría, el espionaje, etc., era lógico que en este nuevo mundo de la tecnología, del Internet y de las redes sociales sean protagonistas.


Por: José Miguel Santamaría Uribe

Si tuviéramos que elegir un país que haya hecho historia durante el año 2022 tendríamos que escoger a Rusia sin dudarlo, así los ámbitos por los que sobresalió sean deplorables.

Si de verdad hiciéramos un recuento de lo que ha sido ese gran imperio a través del tiempo, podríamos entender el comportamiento así no los aceptemos. Desde la época de Pedro el grande, miembro de la dinastía Romanov, en el siglo XVII, ya se vislumbraba que era un imperio, con ansias de poder y con muchísimos recursos. Recorrer San Petersburgo y sus alrededores dan una idea del poderío y la riqueza de esa nación.

Con la caída de la dinastía Romanov, el triunfo del comunismo y la creación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, se genera otra potencia, esta dedicada a llevar ese nuevo modelo económico y social por el mundo: llegó a América, a Asia y a África. Independientemente de sus líderes, su ideología y el nombre que ha tenido durante el momento de la historia, siempre han sido conquistadores, siempre han querido expandirse, siempre quieren crecer y tener más poder.

El novelón ruso

Con la Perestroika y el fin de la URSS, el poder de Rusia tuvo un compás de espera. Las dificultades económicas y sociales, hizo que por un tiempo dejara de pensar como imperio y se dedicara a ordenar la casa por dentro. Haber vivido durante años en una economía cerrada y por obvias razones con un mercado negro dejó muchos vacíos, todavía tiene un mercado financiero incipiente, y las grandes privatizaciones terminaron generando una nueva generación de multimillonarios, los que se quedaron con los grandes negocios otrora del Estado.

Le puede interesar:  La reelección: el objetivo de la Constituyente

LEER TAMBIÉN: Vía Bogotá – Girardot, reflejo de lo malo del país

Pero llegó la era de Vladimir Putin, que con tantos años en el poder directamente y en cuerpo ajeno quiere volver a convertir a Rusia en lo que fue por años, un imperio, es por eso que sale a reconquistar territorios, la guerra contra Ucrania es un ejemplo claro de eso, pero también, empieza otra especie de guerra fría, que es la injerencia de Rusia secretamente en otros países, con armamento, con ayuda económica, pero también con guerra cibernética.

Acostumbrados durante tantos años a actuar en la guerra fría, el espionaje, etc., era lógico que en este nuevo mundo de la tecnología, del Internet y de las redes sociales sean protagonistas.

A raíz de la compra de Twitter por parte de Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, se ha abierto una puerta que ha mostrado cómo se puede manipular la información, el contenido y el alcance de estas redes, y cómo se ha utilizado este poder para coartar la democracia.

Lo que hasta ahora se sabe es que las elecciones de Estados Unidos, de Chile, de Argentina, y ahora las de Colombia fueron desde Rusia infiltradas generando bots y tendencias mentirosas, y haciendo parecer que determinados contendores tenían más seguidores y posibilidades de ganar que otros.

Falta mucho por salir a la opinión pública de esta novela, pero lo visto hasta ahora es escalofriante. Es una nueva guerra fría, sin agentes secretos, sin KGB, sin espías rusos encubiertos, sin James Bond, es una guerra fría cibernética donde está todavía mucho por entender y aprender. Lo único que hasta ahora debemos saber es que desde Rusia intervinieron en nuestras elecciones presidenciales del 2022 y que somos parte de esa nueva lucha de poder.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]