El riesgo que tiene el Túnel de Oriente de ser obsoleto

Foto: Informativoindustrial.com

EDITORIAL

Sí, puede parecer exagerado decir que un túnel recién inaugurado puede ser obsoleto pero con lo visto en este pasado puente festivo, es claro que construir el túnel no significa una solución completa.


Desconocer las realidades del crecimiento poblacional de Medellín y el área metropolitana, es uno de los principales perjuicios y errores que se pueden cometer en detrimento no solamente del desarrollo competitivo y productivo del departamento y de todo el territorio de dicha área, sino con la calidad de vida de las personas. Creemos que los gobernantes entienden que no es solamente Medellín, pues estamos hablando de una ciudad región con diez municipios con problemáticas que no distinguen fronteras, con poblaciones abocadas en su mayoría a trabajar en el sector servicios, con una movilidad reducida en grandes proporciones, de ese mismo grosor es la demanda de transporte, concectividad y movilidad que solicitan las personas.

El Túnel de Oriente está muy bien hecho y por fin es una realidad, pero para ser pragmáticos este túnel hoy sigue siendo insuficiente, como lo siguen siendo las vías de conexión entre el oriente antioqueño y el área metropolitana del Valle de Aburrá. Estuvo colapsado este puente festivo que acaba de terminar por la cantidad de noveleros que quisieron a conocer el túnel sin ninguna necesidad y solo quisieron atravesarlo como buena característica de las personas que estrenan un juguete.

Más allá de lo anterior, es notable que el tráfico hacia el oriente antioqueño y viceversa siempre irá en incremento, no solo por la cantidad de personas que están decidiendo vivir en esta zona del departamento sino por las personas que allí se han asentado.

Esto sugiere que aunque el túnel no les sirve a todas las personas ubicadas en el barrio El Poblado, en los municipios de Envigado y Sabaneta, sí va a traer un tráfico sumamente importante de más de la mitad de Medellín y de algunas localidades aledañas del norte, que aunque tengan la autopista Medellín-Bogotá y se sugiera una vía mucho más práctica que la del túnel, este puede tornarse más atractivo.

Desde este medio de comunicación, hemos insistido en la necesidad de no cometer el mismo error que se efectuó con el túnel de occidente, y era primero construir el túnel y luego sus vías de acceso. Mismo caso del puente de la Calle 4 sur: se construyó el puente pero no su desembocadura en la Avenida El Poblado, y hoy es un portaaviones bastante bonito que sirve para hacer videos de reggaeton, fotos de matrimonios y ocasionalmente ayuda a descongestionar el ingreso a El Poblado y la salida de este un día a la semana, y en las horas de la madrugada, porque durante el resto del día está colapsado.

De tal manera, hoy es claro lo que esta obra tan importante está pidiendo: el intercambio vial de la Calle 33. Esta necesita sí o sí la construcción de un deprimido que inicie desde la vía Las Palmas ingresando al sector de la glorieta de San Diego. El proyecto consistiría en construir este deprimido, muy parecido al que está ubicado cerca de la Avenida Oriental a la altura de Punto Cero, que vaya desde la terminación de la vía a Las Palmas hasta el puente de la 33 sobre el Río Medellín.

Se tienen que adecuar las transversales de la comuna 14, que si bien han mejorado gracias al plan de valorización que ejecutó Aníbal Gaviria, hoy siguen algunas conexiones pendientes para mejorar la movilidad desde la Transversal Superior y la Transversal Intermedia hacia la Avenida Las Palmas.

Claramente, con las condiciones que tiene el túnel hoy, ya pone a pensar a ingenieros y expertos en el tema, en la necesidad que se comentaba incluso durante su inauguración de habilitar lo más pronto posible el segundo túnel, el que es paralelo al ya inaugurado, de manera que podamos tener una doble calzada que nos conecte al oriente en dicho túnel, dedicado al ascenso y otro dedicado al descenso desde el oriente antioqueño.

Quizá el próximo gobernador será quien tome esta decisión junto con otras de carácter más populista, como si dejar transitar o no motocicletas por el túnel sin que paguen ni siquiera $100, idea que cae bastante mal entre todos quienes circulan por el túnel pagando e incluso entre los mismos constructores del proyecto. Se ha dejado claro que si las motos quieren pasar por allí, que paguen peaje; no pueden pretender pasar por un proyecto de concesión sin pagar un solo peso, mientras los vehículos particulares sean los que subsidien esto y si se ocasionan accidentes, se colapse el tráfico de este importante túnel por culpa de personas que no pagarían un monto económico por transitar por allí.