domingo, septiembre 25, 2022
More

    El salvavidas a cientos de municipios y el rescate de sus recursos

    - Advertisement -

    Por: David Barguil


    Esta semana más de 170 municipios del país recibieron una buena noticia: no se les recortarán drásticamente las regalías para las vigencias futuras y se les mantendrá al menos el 75% de los recursos de un bienio a otro. Con la unión de senadores de diferentes partidos políticos logramos frenar el que hubiera sido un golpe fuertísimo para cientos de alcaldes que iban a verse a gatas para darle continuidad a políticas públicas exitosas y seguir mostrando resultados a mediano plazo en sus comunidades. La medida tomada debe ser el principio del fin de un sistema perverso que termina castigando a municipios y capitales que han venido haciendo la tarea juiciosamente en los últimos años para reducir los índices de necesidades básicas insatisfechas (NBI) y mejorando la calidad de vida de sus habitantes.

    En diciembre del 2019, cuando se aprobó el acto legislativo que reformaba el sistema general de regalías, advertí que debíamos reformar urgentemente un sistema perverso que premiaba con más recursos a los municipios que no daban buenos resultados ni reducían indicadores NBI, mientras se castigaba a quienes sí han hecho una buena labor. El fin de semana pasado insistimos sobre la necesidad de reformar el artículo 48 del proyecto de ley que se discutía en el Congreso, el cual incluía un cambio en la fórmula de asignación de las regalías para inversión local, provocando que varios municipios que han venido mejorando su índice de NBI, pero siguen teniendo altos índices de pobreza, perdieran un porcentaje desproporcionado de sus recursos. Mostramos con ejemplos concretos la injusticia que iba a cometerse en ciudades como Montería, Cereté y Lorica (Córdoba), así como Buenaventura (Valle del Cauca) y Tumaco (Nariño), entre otras.

    El caso de Montería era uno de los más dicientes. La capital de Córdoba en los últimos años ha venido teniendo buenos resultados en temas como acceso a agua potable, alcantarillado y saneamiento básico. No obstante, por no ser considerado un municipio productor y tener aún altos índices de pobreza, iba a ver notablemente disminuidas las asignaciones por regalías. En concreto, para la vigencia 2019-2020 Montería recibió en total más de $83 mil millones, incluyendo saldos acumulados, con una asignación de regalías para ese bienio de $45 mil millones. Sin embargo, en la nueva vigencia 2021-2022 la perla del Sinú iba a recibir sólo $8.300 millones, es decir, 90% menos de recursos.

    LEER TAMBIÉN: Vías rurales, proyectos 5G y vivienda, las claves de la reactivación económica

    Igualmente, expusimos los casos de Cereté y Lorica, ambas ciudades cordobesas. Cereté pasaba de tener una asignación de más de $10 mil millones en el bienio 2019-2020 a un poco más de $5 mil millones en el bienio 2021-2022. Lorica, por su parte, pasaba de más de $12 mil millones a un monto cercano a los $6 mil millones. En ambos casos la reducción era de un 50%.

    Luego de largas discusiones en la subcomisión creada por el presidente del Senado, logramos entre varios senadores llegar a un acuerdo para modificar el artículo 48 y se creó una compensación en la fórmula para que ningún municipio reciba menos del 75% de las regalías con las que contó en la vigencia anterior. Esto con el propósito de darle continuidad a las políticas públicas iniciadas por las alcaldías locales para suplir las necesidades básicas de sus habitantes y continuar haciendo las inversiones que mejoren la calidad de vida de las familias.

    Finalmente, entre senadores de diferentes partidos políticos presentamos esta propuesta que fue aprobada en la plenaria del Senado y quedó incluida en la ley votada esta semana. Así las cosas, ningún municipio de una vigencia a otra obtendrá menos del 75% de lo que recibió el bienio anterior. Esta base es una gran noticia para muchas ciudades que se veían seriamente perjudicadas en el periodo 2021-2022 y a futuro. Montería, por ejemplo, recupera parte de los recursos que le iban a quitar.

    Esta es una gran noticia para tantos municipios del país a los que se les disminuían notablemente las regalías. Todo ente territorial recibirá una gran porción de los recursos que le correspondieron en la vigencia anterior. Este piso mínimo garantiza que los alcaldes continúen esforzándose por hacer una buena gestión y se esmeren en la tarea de contribuir a que más familias salgan adelante. Este es un avance notable en la descentralización que el país necesita.

    360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

    ¿Quieres contribuir a la expansión y consolidación de 360 radio?

    Quiero Ayudar
    spot_img
    - Advertisement -

    Por: David Barguil


    Esta semana más de 170 municipios del país recibieron una buena noticia: no se les recortarán drásticamente las regalías para las vigencias futuras y se les mantendrá al menos el 75% de los recursos de un bienio a otro. Con la unión de senadores de diferentes partidos políticos logramos frenar el que hubiera sido un golpe fuertísimo para cientos de alcaldes que iban a verse a gatas para darle continuidad a políticas públicas exitosas y seguir mostrando resultados a mediano plazo en sus comunidades. La medida tomada debe ser el principio del fin de un sistema perverso que termina castigando a municipios y capitales que han venido haciendo la tarea juiciosamente en los últimos años para reducir los índices de necesidades básicas insatisfechas (NBI) y mejorando la calidad de vida de sus habitantes.

    En diciembre del 2019, cuando se aprobó el acto legislativo que reformaba el sistema general de regalías, advertí que debíamos reformar urgentemente un sistema perverso que premiaba con más recursos a los municipios que no daban buenos resultados ni reducían indicadores NBI, mientras se castigaba a quienes sí han hecho una buena labor. El fin de semana pasado insistimos sobre la necesidad de reformar el artículo 48 del proyecto de ley que se discutía en el Congreso, el cual incluía un cambio en la fórmula de asignación de las regalías para inversión local, provocando que varios municipios que han venido mejorando su índice de NBI, pero siguen teniendo altos índices de pobreza, perdieran un porcentaje desproporcionado de sus recursos. Mostramos con ejemplos concretos la injusticia que iba a cometerse en ciudades como Montería, Cereté y Lorica (Córdoba), así como Buenaventura (Valle del Cauca) y Tumaco (Nariño), entre otras.

    El caso de Montería era uno de los más dicientes. La capital de Córdoba en los últimos años ha venido teniendo buenos resultados en temas como acceso a agua potable, alcantarillado y saneamiento básico. No obstante, por no ser considerado un municipio productor y tener aún altos índices de pobreza, iba a ver notablemente disminuidas las asignaciones por regalías. En concreto, para la vigencia 2019-2020 Montería recibió en total más de $83 mil millones, incluyendo saldos acumulados, con una asignación de regalías para ese bienio de $45 mil millones. Sin embargo, en la nueva vigencia 2021-2022 la perla del Sinú iba a recibir sólo $8.300 millones, es decir, 90% menos de recursos.

    LEER TAMBIÉN: Vías rurales, proyectos 5G y vivienda, las claves de la reactivación económica

    Igualmente, expusimos los casos de Cereté y Lorica, ambas ciudades cordobesas. Cereté pasaba de tener una asignación de más de $10 mil millones en el bienio 2019-2020 a un poco más de $5 mil millones en el bienio 2021-2022. Lorica, por su parte, pasaba de más de $12 mil millones a un monto cercano a los $6 mil millones. En ambos casos la reducción era de un 50%.

    Luego de largas discusiones en la subcomisión creada por el presidente del Senado, logramos entre varios senadores llegar a un acuerdo para modificar el artículo 48 y se creó una compensación en la fórmula para que ningún municipio reciba menos del 75% de las regalías con las que contó en la vigencia anterior. Esto con el propósito de darle continuidad a las políticas públicas iniciadas por las alcaldías locales para suplir las necesidades básicas de sus habitantes y continuar haciendo las inversiones que mejoren la calidad de vida de las familias.

    Finalmente, entre senadores de diferentes partidos políticos presentamos esta propuesta que fue aprobada en la plenaria del Senado y quedó incluida en la ley votada esta semana. Así las cosas, ningún municipio de una vigencia a otra obtendrá menos del 75% de lo que recibió el bienio anterior. Esta base es una gran noticia para muchas ciudades que se veían seriamente perjudicadas en el periodo 2021-2022 y a futuro. Montería, por ejemplo, recupera parte de los recursos que le iban a quitar.

    Esta es una gran noticia para tantos municipios del país a los que se les disminuían notablemente las regalías. Todo ente territorial recibirá una gran porción de los recursos que le correspondieron en la vigencia anterior. Este piso mínimo garantiza que los alcaldes continúen esforzándose por hacer una buena gestión y se esmeren en la tarea de contribuir a que más familias salgan adelante. Este es un avance notable en la descentralización que el país necesita.

    Ultimos articulos

    Lo más leido

    Mantente al día con las noticias

    de Colombia y el Mundo, de la mano de

    360 Radio Colombia

    Suscríbete a nuestro Newsletter

    Correo electrónico