El viceministro de trabajo tuvo muy buena aceptación

Foto: Costanoticias.com

Confidenciales 360


Carlos Baena, quien tiene formación como abogado en la Universidad del Externado y quien se desempeñó como congresista del Partido Mira, fue escogido como viceministro de Relaciones Laborales.

El señor Baena fue una persona conocida ampliamente por sus capacidades de diálogo y conciliación en el Congreso de la República, inclusive cuando su movimiento fue víctima de una persecusión política en los últimos años, la cual significó que su partido se perdiera un poco del escenario político nacional y que apenas faltando menos de un año para que concluyera el Congreso le reconocieran las curules que habían ganado en franca lid.

Mira, apoyó la campaña de Iván Duque desde un principio, y en ese sentido y por tratarse de un apoyo que no es tan político, pues tuvo un gran beneplácito en el entorno del presidente Duque, y en esa línea, Baena será quizá la mano sensible del Ministerio de Trabajo en donde está Alicia Arango, quien puede ser todo lo contrario respecto a Baena, pues la nueva ministra es de un carácter mucho más fuerte y radical, y no es un secreto que así ella esté enfocada en el tema de trabajo, tendrá a veces que solucionar temas de índole político del presidente Duque.

En tal virtud, Baena se va a convertir en un viceministro muy importante que también va a garantizar unas condiciones óptimas para los trabajadores colombianos que llega en representación de un partido muy juicioso, organizado y coherente en cada una de sus posiciones , y que constituye uno de los pocos, si no la única recompensa en un partido político por su apoyo en campaña.

En su recibimiento en el Ministerio de Trabajo hubo sonrisas y aplausos. Los funcionarios públicos se dieron cuenta de la calidad humana del viceministro Baena y han dicho sentirse muy cómodos, pues aparenta ser un comienzo realmente nuevo para la mayoría de funcionarios del ministerio, quienes escucharon de boca de la nueva ministra Alicia Arango que a nadie iban a llegar a echar por la puerta de atrás, sino que tampoco se iba a permitir politiquería en el ministerio pero sí trabajar de una manera contundente, dedicada y constante por el país, pues hoy sienten más garantías y regocijo al trabajar con personas con la calidad humana como al del señor Baena y a la vez un liderazgo vehemente y tajante como el de la señora Alicia Arango.