miércoles, diciembre 6, 2023

“El voto es la oportunidad para depositar la confianza en un proyecto”: Adolfo Eslava

Compartir

En esta entrega de nuestro especial periodístico en el que nos aliamos con Comfama en su campaña de Votar es Cuidar, conversamos con Adolfo Eslava, director del Centro Humanista de la Universidad Eafit. 

Adolfo Eslava es doctor en estudios políticos, magister en ciencias económicas y economista. También se ha desempeñado como editor académico y ha publicado artículos y capítulos de libro sobre temas como análisis institucionalista, economía experimental y políticas públicas.

En esta oportunidad quisimos dialogar con él en Conversaciones 360 para conocer su visión sobre la consigna de Comfama Votar es Cuidar.

Espacios de conversación como estos son de vital importancia porque nos ilustran sobre el contexto y el panorama electoral que vivimos actualmente y nos invitan a votar de manera informada y consciente.

360 Radio: ¿Cómo cree usted que el voto termina cuidando a la persona y a la sociedad?

Adolfo Eslava: 

A mí me encanta esa esa expresión que han acuñado de la mano de Comfama alrededor del cuidado porque sin duda necesitamos una ética del cuidado al momento de acudir a las urnas. Pero que el momento de acudir a las urnas sea el resultado de un proceso consciente en el que estamos hoy.

¿Cómo entender realmente que el voto es un acto de confianza? Sin desconocer que estamos en un ambiente de desconfianza, es decir, esa paradoja, justamente nos lleva a entender que el voto es la oportunidad para depositar la confianza en un proyecto, para depositar la confianza en un programa de gobierno, que es lo que vamos a elegir finalmente ahora en octubre.

Y no sólo el voto insisto, no solo ese momento del 29 de octubre, sino todo lo que viene ocurriendo durante estos días de campaña es la oportunidad para depositar la confianza en alguien y nos obliga a todos a ser parte del diálogo de diálogo democrático.

360 Radio: Votar con inteligencia y saber votar es uno de los retos más fuertes para nosotros los colombianos. Muchas veces no leemos un programa de gobierno o las propuestas en detalle. A eso se le suma la desesperanza que se percibe en algunas regiones del país. ¿Qué lectura hace usted de este panorama que se vive en Colombia? Sobre todo en ese sentido de poder ser conscientes de que el voto no es simplemente ir y marcar una X sino también leer un programa de gobierno y ser consciente de lo que uno elige.

Adolfo Eslava:

Por supuesto no se trata de acudir a las urnas con ingenuidad, todo lo contrario, cuando se plantea esto de votar con inteligencia significa darnos esa oportunidad de leer propuestas, de escuchar debates y reconociendo que estamos en un momento, si se quiere con dramatismo, de recesión democrática. Un momento en el que justamente estás conversaciones están amenazadas por lo que Moisés Naím denomina por ahí la triple P: los populismos, la posverdad, la polarización y justamente eso a nosotros nos reta en ese contexto de recesión democrática.

Tenemos la obligación de acudir a las urnas con información y para eso básicamente es sumarnos a ese diálogo. Cada cuatro años a propósito de elecciones locales en el país tenemos esta ocasión de diálogo abierto y con la convicción de que conversar es mejor ¿Cómo sumarnos a esa conversación pública? ¿Cómo cualificar ese debate público en el que estamos inmersos hoy en día?

360 Radio: Usted trae una palabra muy importante, conversar. El tema de la política, de poder dialogar y conversar sobre política, es muy clave entre instituciones, gremios, gobierno, empresas privadas, ciudadanía, para que no se convierta en un tabú. Es un tema que hay que conversar y afrontar.

Adolfo Eslava:

Cuando presentábamos los resultados de Hablemos Medellín, citábamos a la filósofa española Adela Cortina, con una frase muy corta que dice: “para disentir o para acordar seguimos creyendo que siempre nos queda la palabra, el medio más propiamente humano para construir la vida conjunta. Cuidar la palabra es una necesidad vital para reforzar la democracia y construir una convivencia justa”.

De la mano de Adela Cortina, en particular de sus ideas tan potentes, estamos conectando esto a lo que nos están invitando ustedes y Comfama alrededor del cuidado y que mejor que cuando decimos “Votar es Cuidar” prestemos especial atención al cuidado de la palabra. Que efectivamente propiciamos esas conversaciones, que en estos días a propósito de las elecciones tenemos la oportunidad de hablar en familia, de hablar con colegas de estudio, del trabajo, de hablar de política a pesar de los pesares.

Le puede interesar:  Comfama hace lanzamiento de sus dos festivales de artes escénicas

Entonces tenemos allí esa ocasión para decir conversar es mejor a quedarnos callados, a quedarnos en un prejuicio, a quedarnos con información que simplemente circula en redes sociales. Ese es un un activo bien humano que tenemos que sacar a relucir en estos días: la palabra, la palabra compartida para construir, pero sobre todo bajo ese mandato al que ustedes nos invitan, el cuidado de la palabra.

360 Radio: Ustedes trabajan en Eafit con muchos jóvenes que hace 4 años no podía votar y ahora participan en las conversaciones familiares y les interesa la política. ¿Cómo potenciar a todos los jóvenes e invitarlos a ser parte de ese tipo de conversaciones y poder cuidar el voto?

Adolfo Eslava:

Tenemos un pretexto muy oportuno para hacer una cosa que solemos eludir y esquivar. Nosotros también en la universidad lo planteamos bajo esta consigna y es la importancia de celebrar el desacuerdo, si de celebrar el desacuerdo porque a menudo todos estamos buscando cómo nos ponemos de acuerdo y eso está muy bien.

Pero justamente el primer paso para llegar a acuerdos fuertes es hacer evidente en qué no estamos de acuerdo. Por eso estos momentos con todo y la crispación que pueda generar y demás es un momento de conversar, pero para plantear esos desacuerdos.

La fórmula que se trabaja mucho es: hoy es el momento en el que a propósito de informar ese voto es el momento de expresar argumentos pero el reto más difícil es escuchar el argumento ajeno. De tal manera que con argumentos propios y argumentos ajenos podamos construir nuevos acuerdos. Este es el momento para hacerlo en familia, en las organizaciones a las que pertenecemos y para hacerlo por supuesto en el debate público.

360 Radio: Otro tema importante es que el voto va más allá de lo que uno marque. Va a ser lo que nosotros elijamos durante cuatro años sea un alcalde, sea un concejal, sea un gobernador. Y eso tiene que ir también muy de la mano con la conciencia de lo que uno hace. En Colombia somos muy dados o se habla de la cultura de vender el voto. ¿Por qué todavía en Colombia sigue pasando eso? Qué análisis hacen ustedes desde Eafit.

Adolfo Eslava:

Es un tema estrictamente ético, para plantearlo con esa palabra que es una palabra que a veces no la miramos a los ojos ni en las prácticas cotidianas ni en las prácticas organizacionales y justamente en esta cita democrática de las elecciones locales incluso llegamos a escuchar aquella terrible frase de correr las líneas éticas. Es un asunto que nos interpela en primera persona tal vez con una pregunta, si se quiere milenaria, del ¿Qué debo hacer? Esa pregunta, que es milenaria, que es propia de la ética, hoy nos interpela en primera persona, nos asalta, nos persigue y nos encuentra.

También hay que conjugar esa pregunta más desde el nosotros y de construir un nosotros incluyente que nos comprometa a decir “aquí realmente hay una decisión muy seria en juego”. Realmente es una decisión que pone en juego cuatro años de nuestro devenir de allí. ¿Qué debo hacer al momento de votar? Pero sobre todo una pregunta colectiva y es ¿Qué debemos hacer? Juntos, ahora, para que ese voto efectivamente no caiga en esas transacciones, de nuevo sin ingenuidad.

Hay unas tensiones, muy fuertes hay unas maquinarias que funcionan, pero de nuestra parte, desde los medios de comunicación, desde la academia, desde las organizaciones sociales, nos toca arrebatarle esa posibilidad a las maquinarias. Que cada vez que más personas vayan a depositar ese voto por un programa de gobierno bien leído, por unas discusiones previas que informaron esa decisión del 29 de octubre.

360 Radio: Usted ha tocado tres puntos primordiales que hay que resaltar del centro humanista de Eafit: el diálogo social, la confianza, la ética y la integridad y le falta uno que es estudios del comportamiento. ¿Cómo lo relaciona también con esta campaña de Comfama de Votar es Cuidar?

Adolfo Eslava:

Desde el centro humanista de la Universidad Eafit tenemos unas consignas muy presentes y en particular claro que está en juego hoy día la pregunta de fondo de ¿por qué nos comportamos del modo en que lo hacemos? ¿Por qué votamos del modo en que lo hacemos?

Le puede interesar:  Rodrigo Lara aumenta intención de voto en Bogotá y le ganaría a Galán en segunda vuelta

Aquí aparece una noción que es transversal, estemos hablando de la conversación, estemos hablando de la confianza o del comportamiento, en el fondo a lo que apuntamos y las elecciones son prueba de ello, es al cambio. Esa noción aparece y de hecho no sólo en estas elecciones, hace cuatro años se vivió por lo menos en la ciudad, el año pasado se vivió en el país. Muchos políticos con habilidad capitalizan esa noción. Yo creo que eso es lo que a nosotros nos interesa como ciudadanía.

Efectivamente ser protagónicos de ese cambio, llenar de sentido esa noción de cambio que todos reclamamos y plantear la pregunta de esa noción de cambio ¿Qué significa? en nuestra localidad, qué significa en un departamento. Para decir un cambio en esencia significa pasar de un estado, a otro avanzar de un lado, de un lugar a otro. Ahí sin duda la pregunta por el comportamiento, pero también con la conversación como protagónica, con la confianza como fundamento nos permite ubicarnos allí.

Y la tesis ahí que lo sintetiza muy alrededor de este cuidado de la palabra del que estamos hablando, es que la conversación nos cambia. Es permitir que la palabra compartida genere en nosotros esa posibilidad de replantear asuntos, pero no solo en la vida personal. Ahí está el asunto: como conectar preguntas íntimas, si se quiere, sobre todo con cuestiones sociales, que es lo que está en juego en las próximas elecciones.

360 Radio: Comfama también nos plantea una serie interrogantes: ¿Cómo puedes demostrar el amor y preocupación por tu barrio vereda, ciudad o departamento? ¿Cómo cuidas a tu familia vecinos y compañeros? Aunque el voto no es la única forma de cambiar las cosas hace parte de las decisiones que tomamos si queremos una realidad diferente. ¿Cómo puede una persona alejada de una ciudad como Medellín o de alguna zona más urbana en la que algunas necesidades ya están satisfechas, cuidar con su voto a su territorio? Sobre todo cuando existen algunas diferencias que son claras una necesidad es que quizás todavía no se han cumplido

Adolfo Eslava:

En nuestras regiones habitamos muchas culturas y eso tiene que ser una riqueza, pero una riqueza que efectivamente reconozca la diferencia, que haga patente esa desigualdad. Con esa desigualdad cada ciudadano tiene algo para decir, para interpelar, por lo tanto yo creo que ahí sí hay un terreno común y es el asunto de cómo entender el voto como la posibilidad de nosotros sumar a una acción colectiva.

De entender que así estemos en una vereda, en un barrio, o en las mejores condiciones urbanas o en las condiciones de mayor vulnerabilidad, el voto no es un hecho aislado. Con el voto en esencia, lo que estamos haciendo es tener una noción cooperativa y de allí por eso está muy acertada la noción que ustedes nos plantean alrededor del cuidado.

Eso significa llevar al voto a una ética del cuidado. Que pensemos en el cuidado de sí, pero sobre todo que estemos pensando en el cuidado del otro, en el cuidado de lo otro. Es así como las necesidades sociales y humanas apremiantes se han tenido en cuenta por esos gobernantes a través de ese voto que al final es un acto de confianza.

360 Radio: ¿Qué mensaje le gustaría dejar a todos los oyentes las personas que nos están leyendo?

Adolfo Eslava:

A mí me gustaría plantear una palabra que a veces escasea en nuestras vidas cotidianas personales, pero también en la vida colectiva y esa palabra es coraje que etimológicamente es algo así como corazón en acción. Yo creo que a nosotros nos corresponde sin ingenuidad, siendo muy conscientes de nuestras realidades difíciles, siendo muy conscientes de la recesión democrática, acudir a las urnas con coraje e invitar a otros a que tengan el coraje de votar, a que tengamos el coraje de ir esperanzados a las urnas en el sentido de que podamos construir por lo menos cuatro años de mejores trayectorias de desarrollo.

Con mucho coraje esa es la invitación.

Lea también: “El voto termina siendo una forma de hacernos parte de una solución”: Maria Bibiana Botero

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Última hora

spot_img

Le puede interesar

[mc4wp_form id=”74432″]