¿En riesgo de nueva recesión mundial?

Por: Juan Camilo Restrepo


Lo que parecía hasta hace algunas semanas impensable comienza a verse como una posibilidad sería: que el mundo vuelva a verse sumido en una recesión económica a nivel mundial, después de una década de sólido crecimiento. Son varias las razones que los observadores señalan.

En primer lugar, la economía norteamericana empieza a dar muestras de recalentamiento. Trump calificó imprudentemente de torpe a la Federal Reserve por su última elevación de tasas de interés, de las cuales ya lleva varias en los últimos meses. Es evidente que el banco de la reserva de los Estados Unidos no va a permitir un nuevo brote inflacionario y hará todo lo posible para impedirlo, ya sea a través de alzas en las tasas de interés o de otras medidas monetarias que están a su alcance.

Mientras el Banco Central de los Estados Unidos ya ha comenzado a operar sobre las tasas de interés, los europeos aun no lo han hecho pero no puede descartarse que, comenzando por el Banco Central Europeo, empiecen a hacerlo.

Un dinero más caro, tanto en los países industrializados como en áreas en desarrollo como la nuestra, tendrá por efecto desacelerar la actividad económica.

La guerra comercial desatada por Trump no va a pasar tampoco impunemente. Otros países, como la China, han respondido elevando sus propios aranceles a las importaciones norteamericanas. Menor comercio mundial acarrea indefectiblemente menor crecimiento económico.

Para la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, señora Lagarde, los nubarrones comienzan a acumularse en el horizonte. Hace poco dijo: “mi inquietud: espero que no seamos todos víctimas de una amnesia colectiva sobre lo que sucedió hace 10 años, y sobre lo que sucedió mucho antes cuando las tensiones geopolíticas sumadas al proteccionismo provocaron terribles acontecimientos”.

Hasta el momento estos nubarrones de crisis no asoman en el horizonte de la economía colombiana. Pero de continuarse a nivel mundial, tarde o temprano nos llegarán. La semana pasada la bolsa de valores de Colombia tuvo un leve descenso acompañando a la fuerte caída que experimentaron las bolsas internacionales, muy especialmente en el sector de las acciones de empresas de alta tecnología. Hay algunos países que ante el endurecimiento del dólar ya han comenzado a ver dificultoso el pago de su deuda externa, como ha sido el caso de Turquía y de Argentina.

Afortunadamente en todo el mundo, y en Colombia muy especialmente, disponemos de un sistema financiero hoy mucho más sólido y solvente del que había hace una década.

Pero las voces de preocupación comienzan a escucharse y hay que estar preparados. Por ejemplo, una revista tan prestigiosa como The Economist termina su último informe con esta inquietante premonición: “puede no tomar mucho tiempo hasta que presenciemos una nueva recesión. Una década de crecimiento continuado está llegando a su fin”.