«Es hora de concebir una nueva propuesta política para los colombianos», Rodrigo Lara en 360

Compartir

El todavía senador ve su ciclo cumplido cuando termine esta legislatura y está comenzando la propuesta política que denomina Juntos, el proyecto cívico político que busca fundamentar la «Libre-SocialDemocracia» en Colombia. Señala que ya es hora de que los colombianos no reciban más de los dos extremos ideológiocos que hay en el país: «la derecha populista y la izquierda radical (…). Quiero dedicarle todas mis energías a la construcción de este proyecto político».


360:

En primer lugar, senador, no habíamos tenido la oportunidad de preguntarle sobre su renuncia al partido Cambio Radical, la cual usted presentó en diciembre. ¿Qué lo motivo a tomar tal decisión?

Rodrigo Lara (R.L.):

El país está enfrentando la crisis económica más profunda desde la Guerra de los Mil Días, estamos enfrentando un proceso muy profundo de ruptura social económica y es imperativo que la oferta política y la capacidad de quienes ostentan cargos públicos de ofrecerles a los colombianos una alternativa que nos fije en un gran propósito común, una nueva alternativa política, lo único que están recibiendo los colombianos en este momento por parte de los dos extremos ideológicos es más división. Por parte de la derecha populista usando el miedo y gobernando para unos pocos, y por parte de la izquierda radical están recibiendo más y más división los colombianos atizando las frustraciones y los profundos resentimientos que produce esta crisis y esta desigualdad tan profunda.

Es hora de concebir, de diseñar una nueva propuesta política por un lado profundamente liberal, es decir, que crea en las instituciones democráticas, en la separación de poderes, en la alternancia, en el Estado de Derecho, en la economía de mercado pero que al mismo tiempo emprenda desde el seno de la democracia liberal las reformas más profundas y audaces que necesita este país. Una política social real, no de mínimos, como la del actual gobierno; una política que fomente cierto patriotismo económico, es decir, que fomente la producción, la manufactura, que es la única forma de generar empleo masivamente, que haga una reforma rural integral, que apoye la educación pública, único camino real para romper círculos de pobreza. Reformas muy agresivas en el marco de la democracia liberal.

Las propuestas de la izquierda son agresivas, pero siempre conllevan de cierta forma a la realización del socialismo y eso puede menoscabar seriamente la democracia liberal.

360:

Tras esta decisión, ¿es por eso que nace Juntos, el proyecto cívico político que busca fundamentar la Libre-SocialDemocracia en Colombia? Cuéntenos los detalles de este proyecto.

R.L.:

Sí. La política en  Colombia debe alimentarse mucho más de fuentes ideológicas, debe traer mucho más filosofía política porque eso permite realmente saber qué esperar de un gobierno cuando llega al poder. Si no hay claridad ideológica, la izquierda marxista de Petro se puede presentar como liberal y no hay quién le diga que no porque son ellos mismos quienes se catalogan así; o la derecha populista que hoy nos gobierna, que está en el poder con Iván Duque, puede también presentarse como de centro porque no hay claridad ideológica.

Por lo que es una forma de inducir en error, por no decir manipular, a la opinión pública. Y claro, cuando llegan al poder gobiernan distinto. La izquierda marxista puede decir que son liberales, demócratas pero realmente son socialistas y llegan al poder y la gente se da cuenta que gobiernan de otra manera; la derecha populista permanentemente hace promesas en vano, usa el miedo y cuando llega al poder gobierna como lo hace; cuando se trata de ayudarles a las empresas solo le ayuda a las grandes, a las microempresas las deja morir, de hecho dejó morir el empleo de millones de colombianos de clase media y de sectores populares que trabajaban o trabajan con micronegocios.

Cuando llega al poder le ayuda generosamente a los bancos, pero estos no son regulados para que le presten a la gente. Hacen reformas tributarias que profundizan los regalos tributarios, exenciones, a los bancos y a los más ricos, y a la clase media y sectores populares los hace pagar con IVA a la canasta familiar y con promesas ilusorias de que después les va a devolver la plata. Eso es derecha populista.

Le puede interesar:  Flexibilizar la regla fiscal en Colombia: MinHacienda presentará proyecto

Si no hay un lindero ideológico claro y si no definimos en dónde está, por ejemplo, el liberalismo social demócrata ellos se pueden presentar como lo que no son. Es muy importante hacer mucha precisión ideológica respecto de lo que puede esperar una persona cuando un partido o una persona llega al poder.

LEER TAMBIÉN: ¿Y si a Petro le hacen la misma de Andrés Felipe Arias?

RL2 2 696x464 1
Rodrigo Lara para nuestra tercera edición de 360 Revista, en 2018.

360:

¿Qué desafíos y retos se tienen que seguir enfrentando en este 2021? El grupo parlamentario Liberal Social Demócrata presentó una iniciativa para aliviar pago del salario de los colombianos hasta septiembre del 2021, esto supone precisamente un oxígeno al empleo y esto entendido en el marco del Programa de Apoyo al Empleo Formal.

R.L.:

La economía colombiana cayó ocho puntos, esta es la depresión más profunda de nuestra historia por lo menos desde la Guerra de los Mil Días. La economía brasileña cayó cuatro puntos, es decir, la mitad. En Brasil ha habido más muertos por habitante a causa del covid que en Colombia. 

¿Cómo explicar que la economía de Brasil caiga cuatro puntos y aquí ocho puntos? Por la ayudas sociales y económicas del Gobierno, siendo de derecha populista al mando de Jair Bolsonaro; él ayudó generosamente a los hogares brasileños en donde las personas quedaron desempleadas y les entregó $350.000 por adulto; un esfuerzo fiscal gigantesco, pero le ayudó a la gente, no la dejó morir; y también le ayudó a las microempresas de Brasil. Ahí están los resultados. La economía de Brasil tiene 11 % de desempleo, la de Colombia tiene 18 %, y tiene 25 % de desempleo en las principales ciudades: Medellín, Bogotá, Cali y Barranquilla.

Las cifras hablan por sí solas, tenemos la tasa de desempleo más alta de América Latina. Recientemente el DANE publicó que en Colombia desapareció el 15 % de todos los micronegocios y por lo menos 1 millón cien mil personas que trabajaban en estos quedaron desempleados. He recorrido zonas comerciales de Bogotá y espero hacerlo muy pronto en Medellín recogiendo firmas para una carta que le queremos enviar al presidente Iván Duque pidiéndole que apoye la exención de subsidio a la nómina seis meses más incluyendo micronegocios.

Nadie sabe de ese subsidio a la nómina, ¡nadie! Se puede recorrer el centro de Medellín, de Envigado y le apuesto a que los micronegocios como tiendas de abarrotes, la peluquería, es decir los que más han sufrido y no tienen acceso a crédito, recibieron cero pesos por parte de este gobierno. Es la expresión más clara de la ideología y filosofía de la derecha populista, ellos gobiernan para unos pocos: para los dueños de los bancos, a quienes les giraron 13 billones de pesos, mucho más de lo que ejecutó el Gobierno en todos los hogares y micronegocios del país. 

También gobiernan haciendo reformas tributarias con la idea de que si le regalas plata al rico eso genera una especie de rebosamiento y terminan ayudándole al pobre o a la clase media, pero como es un Robin Hood al revés ellos tienen que disimular usando el miedo, aturdiendo a los colombianos así: ojo con el 2022, el castrochavismo, Cuba, Venezuela, Rusia; lo que sea con tal de asustar a la gente para que esta, aturdida, no se dé cuenta que gobiernan para unos pocos.

Es hora de crear un reformismo social muy profundo, un gobierno neutro que gobierne para las clases medias, para los sectores populares, para todos en general pero sobre todo para el que más lo necesita, que haga esas reformas que estos gobiernos no hacen pero dentro del marco de la democracia liberal. Ojo porque la otra alternativa que es la izquierda marxista hace las reformas pero en el marco de la realización del socialismo.

360:

Hace unas semanas comenzó el plan nacional de vacunación en el orden establecido, pero hay una sensación de que no llegan demasiadas dosis anticovid todavía de las cuatro o cinco compañías. ¿Cuál es su posición respecto a esto?

R.L.:

Es otro fracaso, esta vez atroz, por parte del Gobierno porque eso significa varias cosas: que habrá más muertes, que habrá más picos, que habrá más restricciones al comercio, menos reactivación, más desempleo, más tristeza y más dolor. En el mundo el cuento no es vacunar, sino vacunar rápido; esa es la gracia para salir de esto y evitar la llegada de variantes del covid aún más agresivas para así salir rápidamente de esta crisis económica. 

Le puede interesar:  Alertan sobre presupuesto de 2025 y dicen que tendría 30% menos para inversión

No hay excusa, tenemos una de las tasas de vacunación más bajas de América Latina junto con Bolivia, Ecuador, El Salvador. Todos los países grandes del continente nos llevan cuatro o cinco puntos; el más rezagado que es Perú tiene casi al 0.9 % de su población vacunada, nosotros vamos en el 0.4 %; Chile posiblemente terminará de vacunar en agosto y saldrán del problema, mientras que a nosotros esto nos va a tomar entre un año y un año y medio más dada la lentitud y demora del Gobierno en la adquisición de las vacunas. Es un fracaso patente. A fecha de hoy han llegado más vacunas a suelo venezolano que a suelo colombiano, eso ya lo dice todo.

LEER TAMBIÉN: Colombia superó el 0,4 % de vacunados

360:

Senador, ¿otro periodo en el Congreso o precandidato?

R.L.:

He decidido que no voy a volver al Congreso de la República, es una etapa en la carrera política de una persona. Ya fui presidente de la Cámara de Representantes, he sacado leyes que considero importantes como la que prohíbe el porte y consumo de droga en los parques, entornos de colegios, y esto es una forma de devolverles los parques a las familias sin criminalizar ni penalizar; es una ley muy bonita que ha funcionado bien; la ley de donación de órganos, saqué leyes de alivio a los deudores del ICETEX, la ley de libertad testamentaria y estamos en otras. Ya esa etapa está agotada.

Quiero dedicarle todas mis energías a la construcción de este proyecto político, es la alternativa real que necesita el país. Aquí se habla mucho de centro, pero en sí este no existe; es un espacio de la derecha populista y la izquierda marxista, en el centro hay ideologías, no basta con afirmar «soy de centro» es decir, neutro, asexuado políticamente. Uno que tiene que definir una ideología clara y elaborarla; eso es lo que está pidiendo el país.

La fe y la creencia en las ideas, y la capacidad de la democracia es lo que nos permite salvar la democracia precisamente. La democracia está en crisis porque la gente siente que el sistema ya no le ofrece oportunidades y cuando la gente pierde la fe y siente que ya no tiene nada que perder vota en las elecciones por las expresiones más irresponsables, más locas y más extremas.

Si no hacemos este trabajo de devolverle a los colombianos la fe en la democracia no hay esperanza en esta, y vienen el resquebrajamiento de los sistemas democráticos. Ese es el propósito.

Primero vamos a definir este concepto ideológico, hay que hacer una gran reagrupación liberal y luego lo de las candidaturas se definirá más adelante. Por ahora el proceso es representar algo ideológicamente y hacerlo digno de lo que esperan los colombianos.

LEER TAMBIÉN: Presidencia de Iván Duque sería en cuerpo ajeno: Rodrigo Lara

360:

Un último mensaje a nuestros lectores y oyentes, senador

R.L.:

Para mí siempre es muy grato estar con ustedes, no hay que perder la fe en nuestro sistema democrático ni en la capacidad como país de salir adelante, perfeccionar esta sociedad. Yo sé que hay millones de personas que están viviendo una situación muy difícil; por ejemplo mi mamá estuvo muy mal con el covid así como millones de familias, todos tenemos un hermano que ha perdido un empleo, todos hemos enfrentado muchas dificultades pero hay gente que ha sufrido mucho más y el mensaje importante es que hay que mantener la fe pero sobre todo la esperanza de que como país somos capaces de fijarnos un propósito común y de salir adelante por las vía y los cauces de la democracia, la única garantía de nuestras libertades y derechos.

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]