2023 será un año lleno de retos, expertos presentan pronósticos para las economías latinoamericanas

Compartir

Los países Latinoamericanos antes de la pandemia tenían un PIB de $5.2 billones, durante el 2020, el PIB de América Latina se contrajo pero se espera que crezca hasta un estimado de $6.3 billones entre el 2023 – 2025.


Por: Redacción 360 Radio

Según Bloomberg Economics la economía mundial se enfrenta a uno de sus peores años en las últimas tres décadas a medida que los choques energéticos desatados por la guerra en Ucrania continúan repercutiendo.

En análisis, el economista Scott Johnson pronostica un crecimiento de solo 2,4% en 2023. Eso es menos que un 3,2% estimado este año y el más bajo, excluyendo los años de crisis de 2009 y 2020, desde 1993.

Otras entidades como J.P Morgan prevén un panorama diferente señalando que la economía mundial crecerá a un ritmo más lento de alrededor del 1,6 % en 2023, todo esto a medida que se endurecen las condiciones financieras, que el invierno agrava la política COVID de China y persisten los problemas de gas natural en Europa.

WhatsApp Image 2022 12 06 at 4.02.40 PM
*P hace referencia a los pronósticos

La entidad también menciona que hay buenas y malas noticias para los mercados de valores y, en términos más generales, para las clases de activos de riesgo en 2023.

La buena noticia es que los bancos centrales probablemente se verán obligados a dar un giro y señalar un recorte de las tasas de interés en algún momento del próximo año, lo que debería resultar en una recuperación sostenida de los precios de los activos. y, posteriormente, la economía para fines de 2023.

De la Reserva Federal (Fed) se espera que presente un ajuste acumulado de cerca de 500 puntos básicos (pb) en las tasas hasta el primer trimestre de 2023. Esta actividad del banco central nublo un poco las perspectivas para el próximo año, ya que las decisiones de la Fed son tomadas de referencia por otros bancos centrales, por lo que al terminar el ajuste, se prevé que se detenga las alzas para fines del primer trimestre de 2023 por parte del resto de bancos centrales. 

Le puede interesar:  Copa Holdings registra una utilidad neta de US$176.1 millones en el primer trimestre de 2024

La mala noticia es que para que se produzca ese pivote, se necesita ver una combinación de mayor debilidad económica, un aumento del desempleo, volatilidad del mercado, disminución de los niveles de activos de riesgo y una caída de la inflación. Es probable que todos estos causen o coincidan con un riesgo a la baja en el corto plazo.

En cuanto a Latinoamérica y los mercados emergentes, la disminución de los ahorros del sector privado pondrán a prueba la capacidad para resistir el endurecimiento continuo de las condiciones financieras mundiales y un crecimiento mundial más débil. Pues este año ha sido notablemente turbulento, con la economía global afectada por múltiples impactos adversos, desde problemas de oferta y demanda que se extendieron a los mercados laborales y una tercera ola de COVID-19 hasta las tensiones geopolíticas del conflicto Rusia – Ucrania que siguen sin resolverse.

Si bien los riesgos en torno a las perspectivas de crecimiento internacional son altos para 2023, también se reflejan mucho mejor en las valoraciones de las acciones (y las monedas), y las noticias «menos malas» pueden ser suficientes para impulsar un fuerte repunte una vez que lo peor se incluye en las expectativas de ganancias.

LEER TAMBIÉN: Noviembre con inflación en 12,53 % es la más alta del siglo

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]