Inicio Destacados La estabilidad que requiere EPM

La estabilidad que requiere EPM

La estabilidad que requiere EPM
Foto: EPM


EDITORIAL

EPM para muchos sigue siendo una empresa netamente circunscrita a Medellín, otros que piensan un poco más allá creen que lo es Antioquia, pero lo cierto es que la visión de muchos habitantes del departamento está siendo corta y con profunda ignorancia. EPM es motor de Colombia y su futuro es prometedor si es bien manejada.


Pensar en grande no es un slogan de campaña, y más pierde todo sentido cuando solamente se piensa en grande para ponerlo en avisos de un material de gobierno; todo lo contrario, como se ha conocido a través de los años los actos son los que hablan y no las palabras.

Si bien EPM ha tenido en distintas administraciones la osadía de ir a conquistar Latinoamérica y Centroamérica en un marco de pensar en grande, es cierto que muchos de esos negocios no han salido bien y el alcalde Daniel Quintero tiene toda la razón en varios proyectos que menciona repetidamente en sus discursos.

Cuando Quintero llegó a la Alcaldía de Medellín, con este discurso mencionando esa clase de problemas, se esperaba que como corresponde pusiera en conocimiento de las autoridades todas las irregularidades que encontrase en EPM, en esos negocios que él menciona, en esos sobrecostos que él acusa, las autoridades colombianas están en la obligación de investigar no solamente los sobrecostos sino las malas decisiones que se han tomado. Quien caiga quien tenga que caer: alcaldes, miembros de junta directiva, entre otros.

Es pasar la pelea de los micrófonos a la justicia. Es realmente cuidar el patrimonio público lo que debería hacer un mandatario a través de acciones que permitan recuperar precisamente esas inversiones que han afectado la estabilidad financiera del Grupo EPM. Ahora, los negocios siempre son de probabilidades, se puede ganar como se puede perder, y EPM tiene que seguir mirando hacia el exterior cuando llegue a ese límite de porcentaje que tiene permitido operar en Colombia con Magreb, que recientemente ha ingresado en el negocio de Afinia en la Costa Caribe colombiana y donde se garantice ya su estabilidad, sus operaciones, su solidez; EPM tiene que seguir mirando a otras regiones con el fin de consagrarse como una verdadera empresa multilatina y seguir expandiéndose.

LEER TAMBIÉN: Este es el nuevo gerente de EPM

Para este tipo de cruzadas, EPM requiere no solamente un gobierno corporativo solido sino también impenetrable, que garantice una independencia de la empresa hacia la administración pública, hacia la política, pues está claro que EPM no puede estar al servicio del gobernante de turno y sus caprichos políticos, y sus ansias burocráticas o incluso sus ansias empresariales, de negocios porque acá todos los alcaldes han cometido errores con  EPM y nadie está libre de pecado para tirar la primera piedra y acusar a otros sin que se le ponga la lupa encima.

Foto: EPM

Alcaldes han puesto fichas burcráticas en EPM, de partidos políticos; han puesto a amigos personales en vicepresidencias, gerencias, subgerencias y direcciones de proyectos. Eso la ciudad si no lo conoce lo tiene que conocer; y desde acá no queremos ser jueces y decir que está bien o está mal hacerlo, pero también encontramos irresponsable que solo se acuse a una administración de hacerlo cuando todas lo han hecho.

Además, es cierto que EPM hoy como lo ha requerido en los últimos 20 años necesita una depuración, una auditoría externa, independiente y responsable que entregue una hoja de ruta con acciones para aplicar en donde se depure el peso de la compañía, se avance en las negociaciones, deudas, se deje de cargar con burocracia innecesaria y en donde EPM se vuelva más compacta para seguir avanzando eficientemente en estos tiempos.

LEER TAMBIÉN: Choque de Quintero y Fajardo trás renuncia de gerente de EPM

Pero claro, muchos han guardado silencio con EPM mientras sus familiares estaban trabajando en algunas de las compañías de la empresa o sus amigos eran miembros de junta, pero EPM tiene que trascender la política, las administraciones, nuestra vida misma. EPM es la herencia que le vamos a dejar a los futuros hijos y nietos de todos los antioqueños y colombianos.

EPM no puede caer en garras en populismo, mediocridad, ineficiencia e hipocresía. Esperamos que el nuevo gerente designado por el alcalde Daniel Quintero, Jorge Andrés Carrillo Cardoso, quien tiene una experiencia relacionada con el sector, dé los pasos necesarios para avanzar hacia una EPM que le dé orgullo a los antioqueños, que sea apartada de una vez por todas de las rencillas políticas, de las elecciones de cada cuatro años, que no solamente sus miembros de junta y la gerencia, sino todos los funcionarios de la empresa que estén allí lo hagan porque tienen las virtudes, los méritos, la experiencia y la preparación académica.

Los antioqueños tenemos que rodear a EPM y ser vehementes en su veeduría, en su fiscalización con todos los alcaldes, con todas las juntas directivas, con todas las gerencias. 

Esperamos que la tormenta se supere, que no se afecten aún más las calificaciones de la compañía y seamos conscientes de la inmensa responsabilidad que tenemos en nuestras manos.

Salir de la versión móvil