Foro sobre noticias falsas. ¿Mea culpa de los medios tradicionales?

Foto: Semana. Stephen Pritchard, editor del lector en The Observer.

EDITORIAL

Los medios de comunicación más tradicionales se unieron en el Gun Club de Bogotá para hablar sobre lo que para ellos es la amenaza de las “falsas noticias”. El 2017 no ha sido un año bueno para estos medios de comunicación.


Quejas y problemas sobre la caída de las ventas de los medios de comunicación se han escuchado por parte de los otrora poderosos de la opinión publicada en Colombia. Su declive se ha ido acentuando con el paso de los tres últimos años, pues el auge de las redes sociales y las nuevas corrientes de información han originado que las personas no coman entero de estos medios, se atrevan a preguntar, cuestionar, comparar y sobretodo analizar eventuales conflictos de interés entre el negocio y la información que difunden.

Desde la votación del plebiscito del año pasado se pudo confirmar cómo la opinión publicada no era la opinión pública, además de acertar en la revelación que existió por parte de las personas ante lo que muchas cadenas de radio, prensa y televisión trataron de hacer para orientar al electorado. Otra de las grandes víctimas que se han quedado relegada con el paso del tiempo son las encuestadoras, pues a pocas le han pegado en los últimos años y quedaron expuestas como también manipuladoras de las masas electorales.

Fotos, fiestas, reuniones y convenios entre medios, empresas, políticos y empresarios se han conocido excesivamente en los últimos años y ese material ha sido conocido por miles de personas en el país, lo que ha llevado a que toda información que recojan sea leída y analizada con pinzas. Hoy cada ciudadano con un teléfono inteligente es un periodista más, sino fuera así hoy no conoceríamos cientos de atracos, asesinatos, accidentes y hechos de último momento en tan solo segundos, pues la información que se difunde hoy por redes es mucho más fuerte, viral y directa.

En Estados Unidos se vivió un episodio muy parecido a lo que vive hoy Colombia. Absolutamente el 90% de los medios de comunicación en contra del actual presidente Donald J Trump; dedicando sus telediarios a atacarlo por todos los flancos posibles, sacando chismes, escándalos, mentiras, verdades a medias, manipulando titulares, entre otros. ¿Qué pasó? Las redes sociales fueron más fuertes, las personas eran conscientes de la campaña mediática que se había acordado entre los medios para atacar a Trump y por eso decidieron dar un golpe de autoridad en la mesa y volcarse en contra del “Establecimiento”.

Hoy entonces como estos “grandes medios” que ven la realidad del país desde el norte de Bogotá se ven amenazados ante el auge de nuevos medios de comunicación, blogs, redes sociales e influenciadores, decidieron comenzar a tachar de “noticias falsas” toda información que no sea emitida por ellos dentro de su establecimiento. Creemos que es más que beneficioso para el país la existencia de muchas más alternativas de información, esto sumado a que las personas no crean todo lo que ven publicado y no se dejen llevar por titulares sugestivos. Sería mucho mejor que esos medios tradicionales se conectaran realmente con el país, salieran de sus cuarteles fríos en la capital y dejaran de jugarle el juego a un número de personas y compañías por cuenta de intereses personales.

No más agendas informativas con intereses oscuros para destruir personas. No más pedagogía desde ideologías claramente evidenciadas. No más micrófono y pantalla para personas que han cometido toda clase de delitos en nuestro país y no pagan ante la justicia. No más filtración de fallos judiciales. No más persecución contra individuos o compañías que no estén en el mismo bando que a ellos les conviene.

Comments

comments