Ganarle a la seguridad con inteligencia y tecnología

La tecnología y todas las innovaciones están jugando a favor del Estado y la legalidad. Están las herramientas, ¡Hay que utilizarlas! Hay que invertir, ser ambiciosos y visionarios en la nueva forma de combatir la inseguridad.


Por: Andrés Felipe Gaviria

La inseguridad en las ciudades ha sido un fenómeno altamente nocivo para la calidad de vida de todos los ciudadanos, para el desarrollo de niños, adolescentes; para la población de la tercera edad…para cada uno de los colombianos.

Sin embargo, hay que mencionar, que hay poblaciones que salen más afectadas que otras por cuenta de este fenómeno.

Lo peor de todo es que se ha vuelto común; se ha vuelto normal convivir con inseguridad, se ha vuelto parte de la rutina salir de la casa sin saber si vas a volver con tu vida o con todas las pertenencias, por cuenta de una cantidad bastante significativa de maleantes, delincuentes y terroristas que andan sueltos.

Quiero aclarar que para mí, es tan terrorista el que roba un celular, como el que mete una bomba en un avión, en un edificio o en una escuela de policías.

El Estado colombiano ha tenido herramientas precarias y se ha visto en dificultades a lo largo de los años en la lucha contra la inseguridad; no solamente porque tiene un pie de fuerza muy pequeño, sino porque realmente su estructura gubernativa no ha tenido un buen aliado y socio.

Así es, me refiero al sistema judicial colombiano y al mismo Congreso de la República, por lo cual se ha configurado un escenario perfecto para que los delincuentes hagan de las suyas, operen siempre con éxito y sepan que aunque los capturen van a quedar libres…eso sencillamente no se puede permitir en un país que intenta ser civilizado. 

Quiero resaltar, la inversión que ha hecho el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, con un importante número de cámaras de seguridad de última tecnología, las cuales han sido instaladas con arcos en las principales vías, arterias, troncales y corredores viales de la ciudad de la ciudad.

Esto es una gran estrategia que se hace en las principales ciudades y es una manera de demostrarle a los bandidos que están siendo vigilados; es una forma en la que el Estado puede combatirles de tú a tú al delincuente, porque tiene las facultades legales de su lado, y sobre todo, porque se convierten en una herramienta para llevarles a esos jueces que tanto les encanta ver alguna debilidad en el caso, alguna falencia en el arresto para dejarlos inmediatamente en libertad. 

Los próximos alcaldes que sean elegidos en las ciudades capitales deben hacer esta clase de inversiones, eso sin quitar que el Estado colombiano está en la obligación de cooperar en la inversión de estas herramientas con municipios que no cuentan con ese musculo financiero. 

Deben implementar programas agresivos de gran calado, ambiciosos, con importantes centros de información y reacción de la policía; una verdadera central de inteligencia que ojalá algún día tenga Colombia, porque aunque el país tiene una dirección de inteligencia, esta es una especie de adorno que solo sirve para intereses particulares.

Debemos tener vigilados a todos los ciudadanos de Colombia; tenemos que avanzar en tácticas de detección de rostro y patrones de conducta; vigilancia 24 horas, en donde miles de personas estén en los puestos de trabajo monitoreando estas cámaras de forma permanente en conjunto con las Fuerzas Militares.

Tenemos que seguir apostando por la seguridad, con drones de alta tecnología, aparatos que son costosos, pero que perfectamente pueden ayudar a la lucha contra delincuencia.

Además, el Estado tiene que mirar de inmediato cómo fortalecer los procesos de la Policía Nacional, llegar a muchas más partes a través de filtraciones que puede hacer la policía. El Estado debe dar un paso más, y ese es mi llamado, hacer una propuesta más inteligente, dar una propuesta más responsable de largo plazo para la sociedad.

Se deben utilizar todas las herramientas tecnológicas que están en disposición y gastarse un dinero importante en ellas, porque hay que hacerlo y así ayudar a todo el andamiaje estatal para aportarle al sistema judicial todas las pruebas necesarias y que estos delincuentes no queden en libertad.

Solo así los ciudadanos podremos vivir con nuestras familias tranquilos, en paz y orden.