Hora del autocuidado, el Gobierno no puede vigilar a cada ciudadano

Por alguna razón equivocada en Colombia se ha construido la figura del Estado colombiano bajo un marco paternalista, pareciese que es este tiene la obligación de educar a los niños, cuidar que las personas no hagan cosas malas, que cada uno cuide de sí mismo y asistirle en absolutamente todo. Esta época de pandemia no ha sido la excepción.


Por: Andrés Felipe Gaviria

Normalmente en cualquier sociedad avanzada, si bien el Estado tiene unas obligaciones perentorias y fundamentales en el manejo de una pandemia como debe ser, en la práctica es imposible ubicar un policía o un efectivo de cualquier Fuerza Armada para controlar las acciones de un ciudadano.

Se podría haber hecho esto en un principio si el Estado colombiano no hubiese confiado tanto en los controles de Migración Colombia entre enero y marzo, y que permitieron olímpicamente que miles de colombianos provenientes de los principales focos de propagación del virus, entraran sin control alguno, y cuando ejercían un control, era una flamante declaración juramentada. Increíble, pero cierto, así Colombia empezó a controlar el ingreso del coronavirus.

Seguramente si a cada una de estas personas, antes de haber cerrado el aeropuerto, se les hubiese puesto un soldado o policía que los escoltara desde que llegara, hasta quince días después, al país no le habría ido como le está yendo, que para unos es mal, para otros es bien, pero considero que el ingreso se pudo controlar muchísimo más. Será menester del Gobierno evaluar si toma decisiones sobre Migración Colombia, y obviamente, a quienes han administrado y eran los responsables del aeropuerto El Dorado, de Bogotá, en su momento.

Me vuelco al papel del ciudadano. Por lo general las personas en Colombia han creído que tienen todos los derechos y pelean por ellos, se ponen como gatos patas arriba para defenderlos y reclamarlos, sin embargo, a la hora de mirar la lista de los deberes, los olvidan casual o convenientemente, no se sabe a ciencia cierta cuál es la realidad.

Creo que es convenientemente, porque si el colombiano lastimosamente puede evadir y eludir pagar un impuesto, lo va a hacer; si puede pasarse un semáforo, lo va a hacer y si puede sacar provecho de un buen negocio, así tenga algo chueco, también lo va a hacer. Esa es la realidad, no estamos en Suiza o Suecia, esta sociedad, en su mayoría, es bastante decadente.

La diversidad en cada una de las regiones tiene su papel, en algunas hay teóricamente, mayor educación, control y civismo. Hay un autocuidado que al final de cuentas es lo que debería tener cada una de las personas. Si yo no cuido de mí, y en segundo lugar de las personas cercanas, quién lo va a hacer, eso no es obligación del Estado.

Tampoco es el momento de tocar los temas regionales, no obstante, me preocupa lo que pasa en la costa Caribe y en el Valle del Cauca, uno quisiera que las personas tuviesen algo más de civismo para cumplir con las normas, entiendo perfectamente de corazón, que a veces no las cumplen porque sencillamente tiene que trabajar, es una realidad, pero esto no excluye que una persona pueda usar correctamente un tapabocas – no dejar la nariz por fuera o tenerlo en el cuello de collar como si creyeran que ahí funciona igual – y guardar una distancia. Estos son protocolos mínimos que todos los colombianos tendremos que hacer en algún momento para poder retornar a una vida medianamente normal, productiva y que, en estas regiones, lastimosamente, está fallando.

Quisiera llamar la atención, porque con las medidas que ha impuesto el Estado, que son absolutamente imposibles de vigilar, llegó la hora de ejecutar y controlar que el ciudadano colombiano sea consciente de su responsabilidad con el país.

Cuántas veces las personas se han preguntado, qué puede hacer el país por ellos, pero no que pueden hacer ellos por el país, es el momento de hacerlo. Llegó la hora de obedecer las directrices que emanan de los gobiernos centrales y de los gobiernos locales.

Hay que tener distancia social, no amontonarse en los ascensores, no pararse en un avión apenas aterriza, respetar la fila, dejar de respirarle a la otra persona en la nunca en un cajero, o en cualquier fila que se puede hacer.

Es obligación usar el tapabocas cuando tengamos personas enfrente, cuando salgamos a hacer diligencias, y se deben mejorar nuestros hábitos de higiene y salud en general. Esto es un compromiso de todos, es responsabilidad de todos.

No podemos seguirle endilgando la responsabilidad a un presidente, alcalde o gobernador, de los muertos que tenga un territorio por coronavirus.

Cada uno debe cuidar de sí mismo y de los demás. Ese es el llamado.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

Hoy en 360 Radio necesitamos más que nunca la colaboración de nuestros seguidores para seguir al aire. Si eres lector de 360 Radio, de la Revista 360, oyente de 360 Radio en Todelar Antioquia o simplemente quieres apoyar un medio de comunicación ante la crisis que enfrentamos por la pandemia, este es el momento.

El impacto del coronavirus ha causado una pérdida significativa en la publicidad, nuestro soporte económico para seguir operando y brindar la mejor información en el momento más oportuno.

Hemos recibido cancelaciones masivas de inversión que afectan nuestro propuesto, capacidad de trabajo y poder mantener el empleo de nuestros colaboradores, a quienes necesitamos y es nuestro deseo que permanezcan demostrando su valentía ante la difícil coyuntura.

Por esto, puedes donar desde $5.000 cuantas veces lo desees, para que juntos lograremos llevar la información más completa de lo que pasa en Colombia y el mundo.

Quiero Ayudar