¿Hubo fallas de seguridad en la escuela de cadetes?

Foto: Lafm.com.co

Confidenciales 360


Aclarando que ninguno de los análisis que se han hecho buscan sumar una justificación o culpar a la Policía de lo sucedido, y que solo es culpa de la guerrilla, se debe analizar el nefasto suceso en esta escuela de cadetes General Santander y claramente tomar precauciones en todos los estamentos del Estado.

Por ejemplo, se conoció que en el Congreso de la República estaba planillada una reducción del esquema de seguridad de más del 50 por ciento a las instalaciones del Congreso y alrededores, y ahora se está pidiendo que se reevalúe por el conflicto que se enfrentará nuevamente con el Eln.

En lo que concierne al análisis, se conoció que el carro había embestido a varios policías cuando un perro de antiexplosivos ladró anunciando que había algún artefacto peligroso y que este entró a toda marcha para luego explotar, pero hay otros videos que muestran cómo el carro había ingresado, aparentemente, sin ningún policía corriendo detrás y que había entrado sin inconveniente.

En el caso de no entrar a afirmar cuál de las dos versiones es la cierta, lo importante es que es necesario reforzar como tal todos los ingresos a los cuarteles militares, batallones, brigadas e incluso estaciones de Policía; allí deben haber verdaderos centinelas, no auxiliares bachilleres. Estos no tienen la misma preparación y experiencia, y para defender la fortaleza hay que tener unas credenciales muy bien puestas y probadas.

Fuera de eso, está también en entredicho la labor de la inteligencia de la Policía o que tenga el Estado colombiano. En el Gobierno Santos se creó el DNI: Dirección Nacional de Inteligencia, pero esta ha tenido más escándalos que aciertos; si se compara en países como Estados Unidos si una persona compra tres o cuatro elementos que puedan servir para crear un explosivo la policía de inmediato va a llegar a esa persona a capturarlo.

Si un ilegal o terrorista compra un vehículo el Estado tiene que hacer seguimiento e intervenir. Es una falla del Estado que armen un carro bomba en plena capital del país; también es inaceptable que un carro tan viejo (modelo 1993) siga circulando por las calles como si nada y más que llegue a un establecimiento de la Policía tan importante como la escuela de cadetes.

El ministerio de Defensa y todos los comandos de las Fuerzas Armadas y de Policía tendrán que hacer revisiones profundas; tendrán que replantear los esquemas y mejorar a nivel de inteligencia en cuanto a la interceptación de comunicaciones de mensajes en línea o redes sociales, en donde fácilmente se pueden identificar personas que estén implicadas en futuros actos delincuenciales.

De tal manera que servirá para desmantelar carteles de droga, tráfico de personas, de lavadores de activos y de personas que tienen patrimonios abultados.