Insisto… ¡No nos dejen solos otra vez!

Quiero explicarle al presidente cuál es la historia que no queremos repetir; la historia de las violencias, del paramilitarismo y de la estigmatización ganadera.

Compartir

Comenzando el año lancé el mismo clamor en este espacio: ¡No nos dejen otra vez solos!, ¡No repitamos la historia!, e insistí en ello esta semana en carta al presidente Petro, en la que defendí nuestra iniciativa de los Frentes Solidarios de Seguridad y Paz, la cual, como era de esperarse, desató una andanada estigmatizante de los enemigos de la ganadería proclamando la “resurrección del paramilitarismo”.

Por ello mi tarea desde entonces ha sido explicarles a los ganaderos, al sector rural y al país el sentido de esta iniciativa como una forma de organización para construir pacíficamente un tejido de protección solidaria frente a la delincuencia, en colaboración con la Fuerza pública y las autoridades en los territorios: con el alcalde, el personero, el juez y el fiscal.

Le puede interesar: 180 días después…

Esa es la razón de mi carta al presidente Petro y de la audiencia que espero me conceda: explicarle nuestras motivaciones y argumentos, algo que se volvió imperativo con el rechazo público a la iniciativa por parte del ministro de Defensa, Iván Velásquez, quien, al calificarla como “una forma de autodefensa”, ignoró nuestras públicas explicaciones y se sumó a la campaña estigmatizante contra los ganaderos.

Quiero explicarle al presidente cuál es la historia que no queremos repetir; la historia de las violencias, del paramilitarismo y de la estigmatización ganadera; la historia del miedo que produjo esa violencia contra la ganadería y lo rural; la historia de los años en que los ganaderos eran secuestrados y asesinados por centenares, ante la indolencia de la sociedad y de sus instituciones; la historia de la violencia que impulsó a algunos a traspasar la línea de la legalidad y, por esa vía, se volvieron un remedio peor que la enfermedad y le dejaron al gremio la herencia maldita de la estigmatización.

Le puede interesar:  Lo de Bukele, parte 2: la seguridad ciudadana y la defensa del criminal

«No nos dejen solos»: el llamado de los ganadores del país a las autoridades competentes

En fin, la historia de centenares de miles de ganaderos entre dos fuegos y entre dos miedos: la guerrilla y los llamados paramilitares; extorsionados, amenazados y despojados por ambos actores violentos, muy pronto absorbidos por el narcotráfico.

Hoy es latente el riesgo de que esa historia se repita, porque el ganadero está atado a la realidad rural y no puede “irse con sus vacas a otra parte”; el riesgo de que el regreso del miedo a perder el sustento, la libertad y la vida resucite la idea de “comprar seguridad” y entrar en un diabólico círculo vicioso de extorsión y mayor inseguridad.

Por eso elevamos también este clamor a la Procuraduría, a la Fiscalía, a la Defensoría, al Congreso y al Consejo Gremial Nacional, porque frente a la arremetida de los violentos para controlar el territorio y frente a nuestro derecho a participar pacíficamente en nuestra propia seguridad, esperamos una respuesta de Estado.

De ahí nuestro clamor al presidente y al país, que una vez nos dejó solos, a los ganaderos y al campo donde imperaba la violencia. Por ello insisto… ¡no nos dejen solos otra vez!

Lea también: Del debate… a la acción

Por: José Félix Lafaurie – @jflafaurie

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]