Las Farc 2.0, un nuevo reto para el presidente Duque

Fotografía: Publimetro

El presidente Iván Duque no ha salido bien librado de sus últimas decisiones ante la opinión pública. Ahora se le presenta un nuevo y complejo reto: enfrentar las repotenciadas disidencias de las Farc o como son llamadas por muchos, las nuevas Farc.


Por: Redacción 360 Radio

Las capacidades disuasivas militares, policiales y de inteligencia del Estado colombiano, no han tenido muchos éxitos en los últimos años; se han visto diezmadas por una política que en los últimos 4 años fue genuflexa ante la ilegalidad por cuenta de unos diálogos de paz que se adelantaban.

Esa misma que fue flexible por cuenta de la intervención permanente de organizaciones sociales y ONG, las cuales siempre están detrás de cada acción que haga el Ejército o la Policía para denunciar presuntas violaciones de derechos humanos en medio de combates en contra de la delincuencia.

Lo cierto es que esa combinación de formas de lucha que ha utilizado la guerrilla colombiana sí ha dado sus frutos, pues no ir que ir más allá para darse cuenta que hoy tienen más poder los ilegales que el mismo Estado.

Desde que Juan Carlos Pinzón abandonó el ministerio de Defensa, las Fuerzas Militares han venido de capa caída y es una realidad que la comparte gran parte de la opinión pública; no solamente los operativos disminuyeron, sino también las capturas, los bombardeos, las neutralizaciones, entre otras, que hacían parte del objeto misional del Ejército y la Policía: garantizar soberanía y seguridad a cada uno de los ciudadanos de este país.

Más allá de que el proceso de paz haya salido bien o mal, porque cada ciudadano tendrá su opinión y todas son muy respetables, se ha confirmado lo que era un secreto a voces, lo que se especuló durante muchos meses, lo que se trató de ocultar desde varios medios de comunicación, desde varios columnistas y desde varios políticos: existía un rearme de las Farc que se estaba preparando desde Venezuela.

Acá se juntan varias variables complejas para el presidente, pues no solamente tiene a Venezuela como aliado, patrocinador y promotor de grupos terroristas como las Farc, sino que este país se convirtió en el albergue y claustro de operaciones de esta guerrilla.

Y es que tener a un Estado de por medio protegiendo a una de las guerrillas que más daño le ha hecho a Colombia, genera problemas de seguridad nacional, así como líos diplomáticos bastante espinosos.

Iván Duque, que es conocido públicamente por tener un talante moderado, de un hombre conciliador y con una corriente casi pacifista (así algunos lo quieran tildar de asesino y guerrerista, cuando es todo lo contrario) tiene un verdadero dilema: irse a la guerra, como la gente ha creído que lo ha hecho (aunque no lo ha hecho pese a que sus electores lo critican por no hacerlo) o seguir por el que camino de la mitad que viene recorriendo, que no le ha traído bastantes resultados; ese de que no es de izquierda o derecha, además de seguir siendo un estado pasivo a la dictadura genocida de Venezuela, mientras estos patrocinan a las Farc.

Se habla de un Estado pasivo porque en las declaraciones de Iván Duque y el ministro Carlos Holmes Trujillo, estos afirmaron que van a buscar la cooperación del presidente Guaidó, algo que ha sido tomado por la opinión pública como absurdo, ya que Guaidó no tiene ninguna influencia, ni ninguna injerencia en las fuerzas militares venezolanas, menos en la justicia y mucho menos en la inteligencia militar de ese país.

Lo único que le queda a los colombianos es seguir expectantes a las decisiones que tome el presidente Duque, de si hace cambios en la estructura del ministerio de Defensa (que ya bastante se lo han pedido) en virtud de lanzar una ofensiva, no solamente contra las nuevas Farc, sino en contra de disidencias, grupos delincuenciales, BACRIM, ODIN, GAO y todos esos nombres que han salido en los últimos años con distintos brazaletes, pero con algo en común: Son terroristas, narcotraficantes y afectan la seguridad de los colombianos.

Solo basta con ver el más reciente acto de barbarie en contra de la candidata a la alcaldía de Suárez, Cauca, el cual fue cometido con crueldad y completa maldad, luego de atacar con toda clase de armamento pesado a su caravana y dejar sin vida a 4 personas, entre ellas la candidata.

Hay una amenaza que es seria, quizá una amenaza mucho más fuerte en las palabras que en un hecho real, pero que no deja de inquietar al Estado y a la opinión pública que ya se está preguntando por las decisiones que tomará el gobierno respecto a esta nueva situación que vive el país y que seguramente para las elecciones locales, terminará repercutiendo, así muchos no lo quieran ver así.

Lo que haga Duque le va a medir el aceite a su gobierno y va a generar que la opinión pública se volque a apoyarlo, siga con opiniones divididas o por el contrario, se termine de echar encima a su electorado por no tomar decisiones que ellos esperan.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

Hoy en 360 Radio necesitamos más que nunca la colaboración de nuestros seguidores para seguir al aire. Si eres lector de 360 Radio, de la Revista 360, oyente de 360 Radio en Todelar Antioquia o simplemente quieres apoyar un medio de comunicación ante la crisis que enfrentamos por la pandemia, este es el momento.

El impacto del coronavirus ha causado una pérdida significativa en la publicidad, nuestro soporte económico para seguir operando y brindar la mejor información en el momento más oportuno.

Hemos recibido cancelaciones masivas de inversión que afectan nuestro propuesto, capacidad de trabajo y poder mantener el empleo de nuestros colaboradores, a quienes necesitamos y es nuestro deseo que permanezcan demostrando su valentía ante la difícil coyuntura.

Por esto, puedes donar desde $5.000 cuantas veces lo desees, para que juntos lograremos llevar la información más completa de lo que pasa en Colombia y el mundo.

Quiero Ayudar