La condena desproporcionada de Arias

Foto: EFE

Confidenciales 360.


A todas luces, hasta bajo la lupa de los más antirubistas existentes, es claro que la condena contra el exministro Andrés Felipe Arias es injusta y desproporcionada. Acabamos de indultar en un 100% a las FARC, quienes asesinaron, secuestraron, extorsionaron, traficaron y etc. Nunca acabaríamos. En ese sentido, es apenas ilógico que se piense que es justa la condena y la persecución contra Arias, más cuando la misma Contraloría certificó que no se robó ni un solo peso.

Al exministro le cobran desde luego su filiación política, su arrogancia en muchos momentos de poder, y fuera de eso el haber sido un prominente candidato presidencial, que representaba peligros para buena parte del país que no querían más paisas en la Presidencia y mucho menos otro Uribista. Lo más irónico de la vida es que hoy quienes sí le robaron al erario público y tumbaron al Estado con AIS están sueltos, felices de la vida en un yate en el Caribe colombiano.

Fuera de los 17 años en una cárcel que le clavaron, fue sentenciado a pagar una multa de 30.000 millones de pesos. La condena se ejecutó por dos motivos: delitos de peculado por apropiación a favor de terceros y celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales. El problema del primero es que esos llamados terceros hoy no están pagando ni un día de cárcel.

Otro dato no menos importante, la Corte que condenó a Arias estaba conformada por varios de los magistrados hoy envueltos en escándalos de corrupción.

 

 

Comments

comments