La leche es vida

En 2022, el 33,6% de la población quedó bajo la línea de pobreza monetaria, es decir, tenía un ingreso mensual de hasta $396.864, y el 11% sufría pobreza extrema, con no más de $198.698.

Compartir

La leche ha sido, en muchas culturas y religiones, símbolo de alimento por excelencia y de
vida. No en vano Yahvé le prometió a Moisés, como redención a la esclavitud, que llevaría
a su pueblo a “una tierra donde mana leche y miel”. ¿Qué hacer entonces para que, en un
país que quiere ser “potencia de vida”, a nadie se le niegue un alimento que es vida?

Colombia produce más de 7.000 millones de litros al año, pero la industria no acopia
siquiera el 50% y, además, aunque el consumo per cápita es de 155 litros/año, mientras un
colombiano de estrato alto consume 190 litros, uno de estratos bajos apenas alcanza los 37.

Le puede interesar: Seguridad: ¿Para dónde vamos?

Tan inequitativa distribución está ligada a la pobreza. En 2022, el 33,6% de la población
quedó bajo la línea de pobreza monetaria, es decir, tenía un ingreso mensual de hasta
$396.864, y el 11% sufría pobreza extrema, con no más de $198.698. En el campo la
situación es crítica, con casi ¡la mitad de la población! en pobreza monetaria, condición en
la que está la mayoría de los pequeños productores minifundistas de leche.

Pero la realidad es más cruda cuando ese 33,6% se traduce en más de ¡18 millones! de
pobres, y el 11% en ¡7 millones! que, en 2022, vivían con $6.600 pesos diarios.

Así pues, la desnutrición no se limita a la niñez y la mortalidad infantil, pues aunque es una
enorme desgracia que murieran por esa causa 325 niños en 2022 y 246 en 2023, la
desnutrición invisible, esa que no mata niños ni adultos, pero disminuye su humanidad a
límites aberrantes, es un universo dantesco de 18 millones de humanos viviendo en
condiciones “infrahumanas”.

Le puede interesar:  Reformas necesarias, pero lejos de lo correcto y responsable

Propuestas para romper la inequidad del consumo de la leche en Colombia

Por ello, en carta reciente a la ministra de Agricultura, le expuse las disfunciones de la
cadena láctea que afectan a los productores de leche y le planteé propuestas para romper la inequidad del consumo, las que hemos presentado a todos los gobiernos desde hace 20
años, recibidas con “buenos ojos” pero con escasa voluntad política.

La primera es un fondo tripartito para que el presupuesto nacional, los recursos ganaderos y la industria, se unan, para que esta última ofrezca a los sectores populares leche pasteurizada -no ultra-, en empaque sin pretensiones y sin gastos de publicidad.

Otra es la reorientación de las compras públicas, con leche de producción nacional en la
dieta de la Fuerza Pública, en los jardines del ICBF y en la mezcla de la bienestarina; leche diaria y no jugos azucarados como elemento obligatorio para los contratistas del PAE, para
suplir en la escuela las carencias de la casa.

Hay que hacer algo para que la leche deje de ser un costoso producto en hermosas cajas que cuestan más que lo que contienen; y para que a más de 300 mil pequeños ganaderos,
muchos de ellos parte de la pobreza rural, no les paguen por un litro de leche menos de lo
que cuesta cualquier jugo azucarado.

Hay que hacer algo para convertir a Colombia en un país donde mane leche… para todos.

Lea también: Informe ONU: ¿Gobernabilidad en riesgo?

Por: José Félix Lafaurie – @jflafaurie

Última hora

Le puede interesar

[mc4wp_form id=»74432″]