La tormenta al interior del Centro Democrático

Los que están en la “crema” ya conocían de las claras divisiones al interior del movimiento Uribista, donde en cada elección estas se fortalecen y van produciendo un efecto negativo que cala muy fuerte en cualquier estructura política. El expresidente Uribe si bien es respetuoso y deferente con todos sus militantes, ha sido el principal culpable del desorden administrativo y político que hoy tiene su partido.

Las pasadas elecciones presidenciales causaron el primer gran cráter, la candidatura de Óscar Iván Zuluaga nació en una convención plagada de dudas e incredulidad, además del pésimo desempeño del candidato y su resultado inesperado de perder las elecciones ante actitudes tomadas en la ultima recta de la campaña.

Está claro que hay un matiz orientado por Fabio Valencia Cossio, otro de la familia Guerra de la Espriella,  el de Alicia Arango y un sector que se autodenomina “pura sangre”, y una resistencia antioqueña que ha sido bautizada como “Los Paolos”, que aunque no están en son de pelea ni quieren que los enmarquen como grupo aparte, si tienen serios reparos frente a distintos movimientos que hacen algunos de sus colegas.

Obviamente hay que gente que queda por fuera de las anteriores clasificaciones, como también habrán otros matices, pero lo único realmente importante acá es analizar que hará el partido para las elecciones legislativas y presidenciales, pues en las pasadas regionales no les fue muy bien que digamos.

El ánimo del país es muy cambiante, los políticos que gobiernan en este momento lo saben y eso les da un colchón realmente cómodo para superar las situaciones mas criticas. “En Colombia olvidan fácil”, dice un habilidoso senador gobiernista. Puede que tenga razón, pues está comprobado como el presidente Santos cambia su imagen de un 22% desfavorable, a más del 34% favorable con solo emitir un anuncio sobre el proceso de paz y mostrar algo.

En teoría el Centro Democrático tiene o tenía todo servido para llegar al poder, la imagen favorable de Uribe sigue siendo muy alta y ha mantenido una vigencia realmente sorprendente en la opinión pública. De ahí que el primer escollo sea saber y definir si Uribe va o no va al congreso, pues si el expresidente vuelve y juega, está claro que habrá lista al Senado cerrada. Para ese escenario 360 Radio ha podido conocer que se contarían con unos “prohombres”, de manera que den mucha más legitimidad y ayuden a atraer más el voto de opinión a la lista.

En cuanto a la Cámara si se sigue pensando en alternativas abiertas, como la posibilidad de bajar a uno que otro senador destacado a esas listas, para que jalone en los departamentos un numero importante de votos, que sería imposible de sacar con caras desconocidas. Sobre el candidato a la presidencia se conocen varios nombres, luego ha sido uno de los temas más polémicos por el posible retorno de Oscar Iván Zuluaga a esa aspiración. Carlos Holmes, Juan Carlos Vélez, Iván Duque, Juan Lozano y Paloma Valencia aspiran a hacerse contar, pero en la existencia el ambiente es negativo para todos ellos, ya que muchos dirigentes y mandos medios creen más conveniente y productivo traer al procurador Ordóñez para que sea ese candidato.

El Procurador ha sido claro en círculos muy cerrados cuando le preguntan por esto, ha señalado que no tiene líos en recibir apoyos, como también ha dejado muy sereno al afirmar que el no se acercará a nadie. Ordóñez es prenda de garantías, tiene convicciones y goza de un ambiente favorable en muchos lugares del país.

El Centro Democrático debe revisar rápido y a profundidad que está sucediendo en su interior y tomar decisiones, pues se les está yendo el tren.