Las reuniones del Gobierno y el Congreso para mejorar relación

Foto: 360 Radio

Por: Redacción 360 Radio


Entre el próximo 5 y 6 de febrero el Gobierno Nacional dirigido por el presidente Iván Duque sostendrá reuniones con los partidos políticos con el fin de hablar sobre el Plan Nacional de Desarrollo y los proyectos de reforma constitucional, que esperan la aprobación en segunda vuelta, fundamentalmente la reforma política, aunque desde los partidos aseguran que esa relación debe ir “más allá”.

Y es que cabe señalar que el semestre pasado no fue nada fácil para el Gobierno, pues no ha tenido la capacidad para llevar adelante iniciativas estratégicas y solo ha recibido el apoyo del Centro Democrático y de un par de grupos de origen cristiano, como es el Movimiento Mira y Colombia Justa Libres. Ni siquiera el partido Conservador, que apoyó en las elecciones al presidente Duque, se ha declarado partido de Gobierno ni han demostrado un gran apoyo.

Con las reuniones a comienzos del segundo mes del año, se buscará “otro momento político”, como según dijo la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez. Allí se va a analizar la agenda legislativa y se tratará de llegar a un consenso en cuanto al Plan de Desarrollo, el cual puede ser una opción para la mejoría de la relación entre el Gobierno y Congreso.

Por su parte, el senador del partido de la U, Roy Barreras, indicó que “si ese Plan Nacional de Desarrollo contiene como eje central para la consolidación de la paz en los territorios y la recuperación de las zonas abandonadas de Colombia, donde nunca ha estado el Estado, esa es la verdadera consolidación de la paz y a eso nosotros estaríamos acompañando”.

Mientras tanto, el senador Ciro Ramírez, del Centro Democrático, dijo cómo se sentirán los partidos con en estas reuniones en cuanto al plan de desarrollo. “Los partidos se van a sentir representados en el plan de desarrollo, no tanto en los puestos, sino en una agenda que le interese a las colectividades y que pueda quedar consignada en el plan de desarrollo”.

Dicho esto, resta esperar lo que dejarán estas reuniones a comienzos de febrero, aunque líderes han señalado que una reunión de 30 minutos no podrán cambiar la distante relación que hay entre el Gobierno y los partidos.