Las sociedades éter

En esta reconversión planteada desde la sociedad éter habrá que asumir el desarrollo y mantenimiento, no solo de empresas, sino de instituciones sin un ADN que las mantenga unidas, en las que el compromiso y la fidelidad ahora serán efímeros.


Por: Felipe Jaramillo Vélez

Ni bien hemos entendido el concepto de sociedad líquida acuñado por Zygmunt Bauman ―según el cual todo fluye, lo que hace de la sociedad algo difícil de contener y asir, en tanto se “escapa entre las manos como agua entre los dedos”―.

Ahora, nos enfrentamos a una sociedad éter, es decir, fluida, sutil, invisible, imponderable y elástica, que ya no correrá visiblemente entre las manos, en tanto su volatilidad ya ni siquiera se ve y, lo que no se ve, difícilmente puede comprenderse.

Un signo claro de la sociedad éter está dado por la falta de compromiso con la institucionalidad:

Casa, escuela, iglesia, gobierno etc. y, con ello, se verifica el derrumbamiento de un concepto que servía de amalgama a estas: el sentido de pertenencia.

En esta situación valdría la pena preguntarse: ¿cuál será el nuevo ADN de las empresas sin ADN?

Hasta hace algunos años las empresas se erigían como los entes de estabilidad económica de las regiones, miles de hombres asalariados asistían diariamente a las fábricas, esas que la mayoría de las veces tenían como su único lugar de trabajo.

En tanto, su estabilidad era tal, que fácilmente un hombre o una mujer podían pasar en ella treinta o cuarenta años, con lo cual la educación de sus hijos y la estabilidad de la familia estaba garantizada por el salario que les brindaba una compañía, por la cual, más que agradecimiento, se sentía respeto y compromiso.

Hoy, sin embargo, el decorado es otro, los jóvenes van y vienen de una empresa a otra, el auge del emprendimiento y teorías progresistas que invitan a “sea usted mismo su jefe”, van al traste con la estabilidad brindada por la gran industria, misma que cada vez se automatiza más, prescindiendo así de mano de obra “no califica”, esa que antes conformaba el llamado ADN organizacional.

La sociedad éter, gaseosa, impredecible y, en algunos casos, invisible, tendría que generar reflexiones profundas en el ámbito empresarial.

La alta rotación de personal, la seguridad de activos de conocimiento, la pérdida de Now How, debería desembocar en una nueva forma de establecer la estrategia organizacional, en la que conceptos como misión se quedan cortos a la hora de delimitar un cord del negocio, una visión que, antes planteada para años, tendrá que ser planteada para meses o, incluso, días, y unos valores que de letra muerta pasen a ser el motor de las organizaciones.

En esta reconversión planteada desde la sociedad éter habrá que asumir el desarrollo y mantenimiento, no solo de empresas, sino de instituciones sin un ADN que las mantenga unidas, en las que el compromiso y la fidelidad ahora serán efímeros, en donde la estabilidad ya no será la preocupación del trabajador, en tanto que, ahora, su fin es vivir y no, simplemente, sobrevivir.

360 Radio necesita tu colaboración para seguir informando

Hoy en 360 Radio necesitamos más que nunca la colaboración de nuestros seguidores para seguir al aire. Si eres lector de 360 Radio, de la Revista 360, oyente de 360 Radio en Todelar Antioquia o simplemente quieres apoyar un medio de comunicación ante la crisis que enfrentamos por la pandemia, este es el momento.

El impacto del coronavirus ha causado una pérdida significativa en la publicidad, nuestro soporte económico para seguir operando y brindar la mejor información en el momento más oportuno.

Hemos recibido cancelaciones masivas de inversión que afectan nuestro propuesto, capacidad de trabajo y poder mantener el empleo de nuestros colaboradores, a quienes necesitamos y es nuestro deseo que permanezcan demostrando su valentía ante la difícil coyuntura.

Por esto, puedes donar desde $5.000 cuantas veces lo desees, para que juntos lograremos llevar la información más completa de lo que pasa en Colombia y el mundo.

Quiero Ayudar