Le digo a la Farc que hay que prevalecer en el cumplimiento del acuerdo: Navarro Wolff

Foto: Mauricio Alvarado/El Espectador

El copresidente vocero del partido Alianza Verde compartió sus conceptos con respecto a temas fundamentales en Colombia como la paz, la seguridad, la economía, la explotación de recursos naturales y la descentralización en el país.


360 Radio: ¿Cuál es su lectura de la actualidad en Colombia en lo que se refiere a temas económicos pero también de paz y seguridad?

Antonio Navarro Wolff: Efectivamente estamos en un momento complejo, que ahora con los asuntos del coronavirus va a tener más impacto en la economía. 

En cuanto a seguridad hay dos tipos de problemas: en primer lugar, la seguridad rural que está totalmente ligada a la actividad ilegal de cultivos ilícitos y minería de oro ilegal. Donde hay dinero ilegal, existirá gente que querrá apropiarse de ese dinero mediante mecanismos armados. Eso está en la periferia del país pero ha aumentado y es un problema sin resolver. Después está la seguridad urbana: la del raponazo, cosquilleo, hurto de celulares, que es otro tema de mucha sensibilidad. En todas las encuestas que se han hecho recientemente en las ciudades es el problema más sensible para la población y donde se necesitan acciones de autoridad con información de inteligencia de primera mano, y por otro lado trabajar con los jóvenes vulnerables que en vez de irse por la ilegalidad tengan otras opciones.

Todo esto es la realidad que estamos viviendo. Hay un deterioro en la situación que es infortunado. El acuerdo de paz con las Farc abrió una esperanza muy importante de disminución del conflicto colombiano pero se ha venido deteriorando, además han matado un grupo bastante importante de miembros de las antiguas Farc y lo que yo les puedo decir a ellos con la experiencia nuestra es que pese a todas las dificultades hay que prevalecer en el cumplimiento del acuerdo.

360: El país parece condenado a una guerra infinita por cuenta del narcotráfico. ¿Qué cree usted que se debe hacer con respecto a este fenómeno?

A.N.W.: Cuando fui gobernador de Nariño, tuve un programa que se llamaba Sí se puede, acompañada por el Estado. Era de sustitución voluntaria de cultivos de coca en unos municipios de ese departamento y funcionó bastante bien. Era un programa financiado por la Unión Europea. No tenía los altos costos del programa que diseñó el Gobierno Nacional, pues así se vuelve inviable y va muy lento para cumplirse.

Es indispensable la presencia integral del Estado en el territorio, nosotros le llamábamos PIET. Esta es de seguridad y de desarrollo alternativo. El campesino, finalmente, no va a poder conseguir lo que le da la coca, pero si consigue una cantidad de dinero razonable que le permita vivir con un mínimo de decencia se quita de encima el grupo armado. Eso puede funcionar. Es indispensable llegar a toda la población de una zona rural y obviamente a aquellos que se niegan a hacer la sustitución los presiona la misma comunidad. Debe haber un nivel de erradicación manual para aquellos que sean más reticentes.

Es evidente que hay posibilidades de avanzar en una economía legal con una presencia integral del Estado en el territorio; hay que ayudarle al campesino a que tenga unos ingresos razonables que los saque de la ilegalidad.

360: ¿Cómo evalúa la situación económica del país?

A.N.W.: En primer lugar, la situación tributaria exige una revisión del sistema tributario en general. Lo que hemos hecho todo el tiempo es ponerle parches a la política tributaria. Se requiere una reforma tributaria estructural que haga que el Gini, medidor de la desigualdad, antes de impuesto sea mayor que el Gini después de impuestos. Es decir, que los impuestos ayuden a disminuir la desigualdad como ocurre en los países europeos. 

Además, hay que mirar el gasto, nos hemos desbordado en este aspecto en ocasiones pensando que las finanzas son de largo plazo y no lo son, mire lo que está pasando con el petróleo. Se necesita una política fiscal más razonable y una reforma tributaria estructural.

Si somos capaces de manejar bien el tema del coronavirus podremos amortiguar parte del problema que tenemos, pero lo que está sucediendo con la tasa de cambio que está por las nubes, con el precio del petróleo que viene bajando, y allí dependemos en que se pongan de acuerdo Arabia Saudita y Rusia.

Hay que hacer un esfuerzo muy grande por apoyar en la industria manufacturera, la industria de innovación, el sector agropecuario, que es lo que nosotros podemos producir agregando valor y generando empleo. Si seguimos dependiendo del carbón y el petróleo estamos dependiendo de algo que está en proceso de salir del mercado. 

El Estado debe promover la industrialización y el desarrollo agropecuario en el país. Tenemos unos tratados de libre comercio firmados, y hay que hacer un esfuerzo para proteger la producción nacional.

360: ¿Cómo evalúa usted lo relacionado con la explotación de los recursos naturales en Colombia, que en el papel están dejando buenos dividendos para el Estado?

A.N.W.: En el caso del Páramo de Santurbán nuestra posición es protegerlo. Pero también proteger las aguas que salen de las montañas y son las que le dan abastecimiento a la zona urbana de Bucaramanga y su área metropolitana porque hay un principio de precaución. No hay estudios geofísicos bien hechos que muestren qué va a pasar con las fuentes de agua que vienen de la parte alta de las montañas a nacimientos, quebradas y rios si hay minería.

Si hubiera estudios hidrogeológicos bien hechos uno podría decir qué tanto se afecta y cuál es el efecto final de la minería. Cuando se hace un socavón para hacer una mina se rompen las tapas impermeables y cambia el funcionamiento de las aguas subterráneas. No podemos correr el riesgo con un puñado de dólares o de oro de ir a afectar los acuíferos que abastecen a una zona muy importante de todo el país. Es un principio de precaución, es el que mejor he estudiado. 

Con el cambio climático, tenemos que preservar el medio ambiente. Eso es una política general que debemos preservar frente a otras alternativas de desarrollo.

360: Hablemos un poco de política. ¿Está usted contento con el funcionamiento del partido Alianza Verde a nivel nacional? ¿Cómo afrontarían las elecciones del año 2022?

A.N.W.: Crecimos de manera importante en el año 2018 en Congreso y en el 2019 en alcaldías, gobernaciones, concejos, asambleas y ediles. Es un reto para el partido mantener esa tendencia de crecimiento. Las decisiones para el 2022 las vamos a tomar el año entrante, es temprano para hablar de candidaturas presidenciales, pero evidentemente hay que buscar la opción de que alguien distinto a los tradicionales gobierne Colombia; eso va a exigir alianzas, coaliciones, las cuales hay que saberlas llevar adelante de buena manera.

360: ¿Cómo evalúa el descontento que los jóvenes manifiestan en las calles? El partido Verde tiene un importante número de jóvenes en sus filas.

A.N.W.: Hay un descontento grande en el país que se reflejó en los paros de finales del año pasado, sobre todo en la del 21 de noviembre. Es un asunto multicausal que tiene que ver con la desigualdad fundamentalmente, Colombia tiene unos niveles de desigualdad más altos del mundo y es indispensable buscar mecanismos para disminuirla. El Gobierno Nacional tiene dentro de uno de sus ejes principales la equidad, y poco se está haciendo para avanzar en ese aspecto. Pero por lo menos ha identificado que es un problema que genera mucha sensibilidad en la opinión pública; no hay solución en el corto plazo, ni mágica, pero hay que trabajar en esa línea. A los jóvenes hay que darles voz y voto. El desempleo más alto se registra en los jóvenes. Lograr que los jóvenes se incorporen al pensamiento y a la búsqueda de soluciones es algo indispensable.

360: Cuando usted fue gobernador de Nariño conoció muy bien el funcionamiento del Estado, y muchos gobernantes se han quejado por el centralismo. ¿Está de acuerdo con esta apreciación?

A.N.W.: Se ha presentado centralismo, sobre todo, en la administración de recursos públicos. Hay un sistema general de participaciones que se descentraliza, aunque no totalmente. Es importante avanzar en el fortalecimiento de las instituciones regionales. No todos los departamentos tienen instituciones sólidas, maduras, transparentes, efectivas y eficaces. Se debe hacer un esfuerzo grande de transparencia. Cosas como pliegos únicos y control ciudadano a la contratación es indispensable para poder lograr que haya más descentralización y más manejo autónomo de recursos en las entidades territoriales. Debe haber una mezcla de normas muy estrictas de vigilancia para velar por su cumplimiento y de más autonomía.