Libardo Álvarez se pronuncia sobre situación del Poli y la exigencia de su renuncia

Foto: 360 Radio

El rector del Politécnico Jaime Isaza Cadavid dijo en entrevista a 360 Radio que “no represento ni a la derecha ni a la izquierda, yo quiero que toda la política se vuelva al Poli porque este tiene que ser la mejor institución tecnológica de Colombia”. Entre tanto, el dirigente se defendió de las acusaciones de quienes piden su renuncia.


360 Radio: ¿Cuál es el balance que hace de su gestión al frente del Politécnico Jaime Isaza Cadavid? ¿Hubo algo que quiso hacer y no ha podido?

Libardo Álvarez Lopera: Mi gestión ha sido de un año y medio, teniendo en cuenta que es un periodo de cuatro años. En estos 18 meses, hemos logrado avanzar en la acreditación institucional, un proceso que no se había iniciado prácticamente. El aspecto más importante era recuperar las finanzas del Politécnico; cuando llegué allí venían de un tiempo de muchos paros debido a que no se les pagaba a los trabajadores y yo logré, mediante procesos de unidad de caja y recursos externos, una estabilidad y es así como hasta la fecha no hemos tenido problemas de liquidez, por el contrario, los créditos de tesorería que se pagaban los desmontamos. Hemos tenido unos ahorros grandes que superan los 400 millones de pesos que pagábamos en intereses y que hoy hacen parte de la liquidez misma de la institución. En la parte financiera damos entonces un parte de tranquilidad.

El Politécnico venía de noticia en noticia negativa. Como por ejemplo que lo habían cerrado por problemas de salubridad, con baños en gran decadencia, entre otros. La institución realmente estaba en un estado de color gris. Hoy tenemos los baños organizados, los registros de salubridad están al día; contamos con una institución pujante, bonita y organizada, con un ambiente completamente diferente. Nuestro proyecto de ser hacedores de luz lo hemos venido logrando.

Hemos tenido problemas. El último fue la negación de unos registros calificados, pero estamos en el proceso en lo que tiene que ver con la interposición de los recursos. Aquí hay que hacer una claridad, y es que a nosotros no nos han negado de plano los registros, que es muy importante que la opinión pública conozca. Sí se negó en primera instancia por requerimientos; es como cuando se va al banco y hace una solicitud de un crédito, le devuelven la solicitud porque le falta un documento; es más o menos en esa forma. Lo que uno no entiende es cómo se pretende sembrar cizaña para llevar una mala información ante una gestión positiva; soy consciente que no nos las sabemos todas, creo que nos falta mucho pero tenemos todavía dos años y medio para lograrlo y creo que hasta el momento lo que he prometido lo he cumplido. Lo que no he hecho hasta este momento lo vamos a hacer, y no entiendo qué podría ser lo que hasta ahora no hemos logrado.

360: Usted habla del polémico tema de los registros calificados. ¿Quién está detrás de esa información mal llevada como usted mismo lo ha llamado?

L.A.L.: Una de las dos asociaciones de profesores, que se llama ASOPOL, agrupa la gran mayoría de los docentes. Con esta he venido trabajando de manera armónica y hemos firmado un acta de compromiso que la vamos a entregar a la opinión pública para que la conozcan. Y hay un grupo que se llama ASPU (Asociación Sindical de Profesores Universitarios), el cual anda en contravía con la otra asociación. Allí hay un malestar de algunos amigos por el nombramiento del vicerrector de docencia. Ellos han pedido en repetidas ocasiones que lo cambie pero yo no he querido hacerlo porque el vicerrector viene haciendo el proceso de acreditación institucional; sé que tiene defectos como todas las personas, pero tampoco me parece sano sacrificar a la gente simplemente porque piden su cabeza. La diferencia que hay entre las dos asociaciones debe ser superada para no hacerle daño al Poli.

Dicho grupo está detrás de esa situación. Ellos vienen de la administración anterior, pero yo no les estoy echando la culpa y eso que quede claro; cuando aspiré, asumí la responsabilidad. Pero ellos sí son los que vienen sembrando esa incertidumbre. Yo los invito a todos a que trabajemos, la crítica es bien recibida, yo la quiero recibir bien; que cuando yo digo que los problemas vienen de tiempo atrás no quiere decir que yo se las esté echando a ellos, sino que los procedimientos debieron hacerse de una mejor manera en su momento. Esa es la realidad de lo que ocurre.

360: Lo cierto es que la asamblea de profesores señaló que la institución ha perdido tres registros calificados

L.A.L.: No. Es que no los ha perdido. Nos negaron un registro de la Ingeniería de  Productividad y Calidad, pero hay unas instancias. Cuando nos llegó averiguamos sobre lo sucedido y fue que en el correo nuestro, que se llama Mercurio, no quedaron inscritos algunos anexos de la respuesta solicitada por el Ministerio, pero ya se entregaron los anexos y estamos esperando que el procedimiento surta una segunda instancia. Y luego, nos negaron dos registros: el de Tecnología en Construcciones Civiles en Medellín y la Tecnología Industrial en Rionegro. Presentamos los recursos y documentos que faltaban, hicimos la sustentación del requerimiento y está en Bogotá para la espera del fallo definitivo. Si a mí me llega el fallo negándolo rotundamente yo diría ‘nos negaron los registros’, pero yo espero que también nos den la oportunidad, si llegan positivos, de decir ‘mire que no fueron negados’. De plano, no han sido negados los registros calificados.

360: ¿Hay algún pronunciamiento al respecto por parte del Ministerio de Educación Nacional?

L.A.L.:  El Ministerio recibió los documentos para que se reconsidere el registro calificado de la Ingeniería en Productividad y de los otros dos proyectos. Esto se demora unos 15 o 20 días. Los términos para el Estado no corren, y estamos esperando que sea muy rápido.

360: Usted hace poco presentó un reporte de los programas del Politécnico Jaime Isaza Cadavid. ¿Qué dice sobre esto?

L.A.L.: El Politécnico tiene en este momento cuatro facultades completamente de nombre; tiene unos programas acreditados. Cuando llegamos solo había seis programas, lo que quiere decir que no cumplía el mínimo para el proceso de acreditación institucional; hoy tenemos nueve acreditados y en esa medida creo que en la parte académica vamos avanzando. Estamos a la espera de una respuesta muy positiva de los registros calificados, y lo digo porque el Politécnico Jaime Isaza Cadavid es una institución que tiene 55 años de historia, yo no creo pues que nos vayan a tumbar en este último tiempo la certificación de los programas, al contrario, estamos proponiendo programas nuevos y nos encontramos creando un nuevo modelo educativo con el Inem; suscribimos un convenio con dicha institución.

Hemos venido acelerando una gran cantidad de convenios con instituciones nacionales y extranjeras para posicionar nuevamente el nombre del Politécnico, que llevaba una cantidad de años sin figurar en los primeros puestos de la academia, eso lo hemos venido logrando. Tenemos un acercamiento con los empresarios, con el sector solidario y en esa medida creo que el Politécnico está incursionando en una nueva época a nivel nacional e internacional.

360: En su propuesta rectoral que pasó para iniciar su periodo, habla, entre los retos, de la parte de investigación aplicada. ¿Cómo va el Politécnico en términos de investigación?

L.A.L.: El Politécnico tiene unas líneas definidas de tiempo atrás y sobre las que venimos trabajando. Hemos querido fortalecer las líneas de investigación y hay dos elementos que yo resalto en este momento: en cuanto a la Facultad de Ciencias Agrarias, somos una potencia inmensa a nivel nacional; allí sobresale el gran desarrollo en la biotecnología, estamos haciendo implantes en el ganado vacuno e inseminación artificial; hemos logrado hacer convenios con la Universidad CES y trabajar en la estación acuicola de San Jerónimo. Allí tenemos una gran oportunidad y la ofrecimos al proyecto hidroeléctrico de Ituango. Esa línea de investigación es muy fuerte para nosotros.

En el campo de la ingeniería hemos sobresalido en un elemento que la gente nos reconoce, y es en la parte ambiental. El Politécnico fue la primera institución que trabajó con estaciones de medición de la calidad del aire, y hoy, después de 30 años, hemos logrado crear con compañías extranjeras la tecnología greenplus. Allí se descubrió una molécula que consume cero carbono, y en esa medida estamos haciendo un aporte a la humanidad.

360: Cuéntenos cómo es la relación de ustedes con la Secretaría de Educación de Medellín

L.A.L.: Tenemos una cordial relación y hemos venido fortaleciendo mucho la misma. La secretaría tiene una institución que se llama Vivero Digital, ubicada en el Inem, y eso ha fortalecido la triangulación entre las tres instituciones. Con Medellín, tenemos articulada la media técnica con 27 instituciones educativas de la ciudad, ese proyecto de articulación es muy bueno porque es el paso desde los grados 9°, 10° y 11° a la universidad.

También contamos con un aporte muy valioso que le hace Medellín al Poli que es a través de Sapiencia. El semestre anterior nos entregaron 420 becas para muchachos de estratos 1, 2 y 3 de la ciudad.

360: Estudiantes del Politécnico Jaime Isaza Cadavid protestaron el año pasado por la desfinanciación de la educación superior en Colombia. ¿Cómo manejaron esta situación?

L.A.L.: Ese es un problema de toda la vida. Yo fui rector del Poli (entre 1992 y 1998) y en esa época daban la pelea por eso, por los escasos recursos. Hoy sucede lo mismo, pero hay que resaltar que los estudiantes el año pasado, a nivel nacional, dieron una gran pelea democrática como debe ser y también dieron ejemplo en la lucha por los intereses de la educación. Allí estuvo el movimiento estudiantil y hay un acuerdo general que esperamos empiece a dar resultados. Yo me sumé a eso teniendo en cuenta que el enemigo número uno del Politécnico es el Estado mismo. Nosotros en cuanto a la ley electoral, cabe decir que el Estado no ha repuesto los descuentos que se hacen por el derecho al voto que ejercen los jóvenes, y en este punto existen unos 10 mil millones que nos deben.

En cuanto a la ley del deporte, el Poli es una potencia en formación de profesionales del deporte, en educación física y masoterapia. Algún talento en deportes que quiera estudiar en el Poli se le da la beca de manera automática, esos descuentos no nos los está pagando la Nación. El municipio de Medellín nos cobra predial, impuesto de industria y comercio, de avisos, entre otros, por lo que yo diría que entre todos esos descuentos y cobros que nos hace el Estado, vivimos casi que en una crisis. Si a nosotros nos repusieran esa plata no tendríamos problemas de financiamiento.

360: Continuando con el tema de la financiación, en la propuesta rectoral se planteaba que había un déficit de 8 mil millones pero además se decía que estaba relacionado con temas de privatización y también de identidad de la institución. ¿Qué tienen que ver estos dos factores con los económicos y de financiación?

L.A.L.: Diría que existe en el aire una política de privatización o de cierre porque el Politécnico tenía sedes en todas las regiones de Antioquia y las han cerrado. Cerrar esas sedes es permitir que el sector privado vaya y se apropie de la educación pública. Soy un defensor de lo público, y en esa medida creo que en la posición en la que estamos, a nivel geográfico, en El Poblado, en plena Calle 10, con una estación del Metro al frente, que limitamos al occidente con la Avenida Regional y el Metro, por el oriente con la Avenida Las Vegas, es estratégica.

Uno reconoce que ha habido personas de la alta dirigencia de Antioquia que han querido llevarse el Poli para otras regiones, como Barbosa o hacia el sur, y yo me he opuesto a eso. Se propone que el déficit que tiene el Poli se pague con la venta de la sede; yo diría que es al contrario: aprovechar el punto estratégico donde estamos y hacer allí unos puntos clave de supervivencia del Poli. Por ejemplo, El Poblado tiene escasos parqueaderos, nosotros podemos hacer una sede de parqueaderos del Poli en convenio con el Metro y es ahí donde hay un gran recurso hacia el futuro para que garantice ingresos permanentes al Poli. 

360: Por último, ¿qué viene de ahora en adelante para su gestión teniendo en cuenta que en octubre se efectuarán las elecciones regionales? ¿La solicitud de su renuncia, del vicerrector y de los seis decanos tiene algo que ver con dichos comicios?

L.A.L.: Las personas que nos atacan hoy saben muy bien que estamos en una etapa electoral, y ellos tienen su filiación política. Yo sé que todos ellos son de la izquierda democrática de este país, sé que ellos están en un juego político, y vale la jugada porque en época electoral es muy bueno tirar y dar la pelea debido a que más bulla se hace. 

Creo que este proceso democrático en el que estamos surte efecto en medida en que llamemos la atención para que el gobernador que llegue vuelva a mirar el Poli como de ser. Los ataques que hoy se efectúan obedecen entonces a eso. Yo no represento ni a la derecha ni a la izquierda, yo quiero que toda la política se vuelva al Poli porque este tiene que ser la mejor institución tecnológica de Colombia. 

Por otro lado, ante la renuncia que nos piden, yo la acepto, yo renuncio, pero si renunciamos todos. Mi renuncia está sobre la mesa, pero que renuncien ellos también a los privilegios que tienen a nivel sindical, como yo los tengo a nivel de periodo. Entonces nos vamos todos y limpiamos la institución, si yo soy el malo.

Alcalde medellin